Sevilla

Las reservas de los viajes del Imserso abarrotan las agencias de Sevilla

Interesados en reservar viajes del Imserso en el interior de Viajes Pino, en la calle Imagen.

Interesados en reservar viajes del Imserso en el interior de Viajes Pino, en la calle Imagen. / Antonio Pizarro

La imagen no se veía en Sevilla desde hacía dos años. Largas colas de personas mayores a las puertas de las agencias de viajes en busca de cazar el destino predilecto de manos del Imserso. Segunda jornada para reservar el circuito deseado y muchos de los que esperan encontrar la ganga se marchan con sabor agridulce. Aunque el programa ofrece más de 800.000 plazas después de tres años marcados por la pandemia, los clientes se topan con la realidad de que son menos los hoteles que participan en esta campaña y, por tanto, se vuelven a casa sin destino fijo y, en el mejor de los casos, apuntados a una larga lista de espera. 

Hasta Viajes Triana ha acudido el matrimonio formado por Carmen Vidal y Gonzalo Prieto. No han tenido suerte. "Es cierto que otros años hemos estado haciendo cola desde las seis y media de la mañana pero ya la salud no nos permite ese largo tiempo de espera de pie". La pareja ha llegado tarde para elegir su escapada a Barcelona. Cabizbajos esperan a que, en breve, alguien renuncie a su reserva para poder disfrutar, como lo vienen haciendo desde hace siete años (sin contar el año de la pandemia), del viaje del Imserso.

En la campaña 2021-2022, que comenzó dos meses más tarde de lo habitual y en unas fechas en las que la sexta ola del coronavirus seguía haciendo estragos, no llegaron a reservarse casi un 40% de la disponibilidad. Desde el sector de las agencias de viajes en Sevilla ven con satisfacción como, tras tres años de campañas afectadas por el covid, "por fin iniciamos la de 2022-2023 en las fechas adecuadas y en un escenario propicio para que se agoten todas las plazas ofertadas. Todo hace indicar que este año no será así y este programa volverá a ser, como lo es desde hace más de 35 años, un aliciente para que nuestros mayores tengan unas merecidas vacaciones y también para mantener el empleo turístico en fechas de temporada no estival", detalla José Manuel Lastra, presidente de las Asociación de Agencias de Viajes de Sevilla.

Sin embargo, esta campaña no se libra de la subida de precios y está ensombrecida por ella. Son menos los hoteles participantes y las agencias de viajes también reclaman mejores remuneraciones. "En ese sentido es necesario conseguir una mayor y más justa remuneración tanto para hoteles como para agencias de viaje, de tal manera que estos sectores -que tan afectados se han visto en los últimos tiempos- vean con agrado la participación en el programa. Este año son menos los hoteles que participan precisamente por esta razón", reseña Lastra.

Desde los hoteles, la percepción es la misma. Aunque en Sevilla la participación en el programa del Imserso por parte de los establecimientos hoteleros es testimonial, "pues se desarrolla cuando en Sevilla es temporada alta y las cuentas no saldrían abaratando tanto los costes", explican desde la recepción de uno de los hoteles del centro de la ciudad, el aumento de los precios imposibilita la rentabilidad y ha provocado que los hoteleros no se hayan animado a participar este año: "Tenga en cuenta que si mantener frío o caliente un hotel el año pasado costaba, por ejemplo, 8.000 euros, este año la factura de la luz es de 34.000. Igual pasa con la comida y otros productos fundamentales, por lo que mantener los precios por debajo y apretar los costes hasta ese punto es un disparate".

Hay quien ya habla de una especie de "Imserso VIP". "Se sabe que hay un público con cierta edad que busca viajes organizados pero de calidad, que está dispuesto a viajar por algo más de dinero y con mayores calidades a cambio", cuenta uno de los clientes que acaba de salir de la agencia Viajes Pino, lugar al que también han acudido Rafael Cabrera y Lourdes Jiménez, matrimonio que a las 08:30 ya aguardaba en la cola con el fin de poder viajar a Menorca o Gran Canaria, "pero no hay plazas, a ver si tenemos suerte y podemos irnos como opción b a la zona de Alicante o Valencia". Otros años el matrimonio ya ha viajado con este programa a Ibiza, Mallorca, Tenerife, Peñíscola, Fuerteventura o Almería. "En general, la experiencia ha sido positiva, te relacionas con otras personas y conoces muchos sitios, aunque las excursiones programadas se pagan aparte", reseñan estos jubilados (funcionaria ella y trabajador de la banca él) que no dejan pasar la oportunidad de viajar después "de una vida de trabajo mañana y tarde". 

Paco Valdivia ha solicitado por primera vez un viaje del Imserso. Paco Valdivia ha solicitado por primera vez un viaje del Imserso.

Paco Valdivia ha solicitado por primera vez un viaje del Imserso. / Antonio Pizarro

Desde 200 euros, diez días, todo incluido

Desde unos 200 euros y hasta algo más de 400 pueden encontrarse ofertas de 10 días con todo incluido, pero la letra pequeña también está escondida aquí, recalca Paco Valdivia: "Es la primera vez que lo solicito, pero por un error en la gestión parece que no voy a poder disfrutarlo. Quería realizar un circuito por Valencia, pero he visto que la relación calidad-precio no siempre es buena".

Misma opinión tienen Aurelio Gutiérrez y Mª José Gacía, quienes destacan que este año "no hay buena oferta". "Se han quitado muchos hoteles del programa y eso se nota. Por ejemplo, en Roquetas de Mar había un hotel buenísimo y ya no participa. El año pasado tuvimos una experiencia muy positiva en Badajoz y peor en Albacete. En Fuerteventura nos fue genial y, sin embargo, en Tenerife había hasta cucarachas en el hotel".

Son los hoteles de costa y los insulares los que mayor rédito obtienen del programa del Imserso al llenar sus instalaciones gracias al programa en temporada baja. "El mayor número de plazas se concentran en las costas peninsulares, seguido a gran distancia por los destinos insulares (Baleares y Canarias) y por el turismo interior", concreta el presidente de las Agencias de Viajes, que añade: "La campaña 19-20 se inició con normalidad pero se suspendió a principios de marzo. La 20-21 no existió. Y la 21-22 comenzó en diciembre (2 meses más tarde de los normal) y con la cepa ómicron en todo su apogeo. Es cierto que ha habido hoteles que no han querido participar ya que consideran insuficiente el precio que se les paga por persona y noche". 

Lastra, también al frente de Viajes Triana, cuenta que la campaña, "en principio, va bien, es cierto que hay determinados destinos y fechas que se han cubierto muy rápido. Hay que tener en cuenta que este martes se abrió el plazo para usuarios preferentes, que son principalmente los que no han viajado en años anteriores, y este miércoles vienen la mayoría de los usuarios, y ya hay algunas salidas en las que hay que ponerlos en lista de espera. En la mayoría de los casos suelen confirmarse a posteriori", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios