Los Astérix y Obélix del Covid-19 en Sevilla

¿Cómo se han librado 17 pueblos de Sevilla del coronavirus? Así lo cuentan sus alcaldes

Dos mujeres saludan desde un balcón en Algámitas. Dos mujeres saludan desde un balcón en Algámitas.

Dos mujeres saludan desde un balcón en Algámitas. / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

Como si de la aldea gala de Astérix y Obélix se trataran, 17 pueblos de la provincia de Sevilla resisten irreductibles la expansión del coronavirus. Una pandemia que no ha podido traspasar los encalados muros de las viviendas ni circular por las calles empedradas que, como le dijo un miembro de la Unidad Militar de Emergencias (UME) al alcalde de La Campana, “huelen a lejía”. Tres veces a la semana se han desinfectado durante el confinamiento, revela ese regidor, Manuel Fernández, las calles este municipio, el mayor en población de cuantos están libres de Covid-19.

El número de habitantes es uno de los factores clave para explicar porqué estas localidades no figuran en las largas y diarias listas de contagiados. Ninguno de ellos supera las 6.000 personas, lo cual favorece un estricto control del confinamiento y las medidas impuestas por las administraciones. Si a ello se le suma que están a más de 35 kilómetros por carretera de Sevilla capital, principal foco de contagios de la provincia con más de 1.300 casos, se reduce considerablemente la probabilidad. Y si se le añaden continuas tareas de limpieza y “un poquito de suerte”, como reconocen varios alcaldes de estos pueblos, encontramos el secreto para que la pandemia, que suma más de 200.000 muertes en todo el mundo, no sea protagonista.

La Campana, además, tuvo el acierto de adelantarse varios días al estado de alarma y encargar material sanitario extra para sus trabajadores. “Las decisiones rápidas y acertadas que tomamos fueron clave”, opina Fernández, que también agradece la labor “voluntaria” de agricultores, cooperativas, hermandades y numerosos vecinos de este municipio de la Vega del Guadalquivir. La colaboración ciudadana a la hora de desinfectar con tractores las calles ha sido una tónica general durante el último mes y medio. “Cuatro veces se fumiga por semana”, revela Francisco López, alcalde de Pruna. Allí, en la Sierra Sur de Sevilla, cortaron todos los accesos al municipio menos uno, en el que había agentes de los cuerpos y seguridad del Estado desinfectando y controlando quién entraba y salía.

Casi todos pueden moverse con libertad durante las horas de paseos

El Garrobo El Garrobo

El Garrobo / Antonio Pizarro

Cerca de Pruna, en Lantejuela, la realidad ha sido parecida. Su alcalde, Juan Lora, se congratula especialmente del dato de cero contagios, pues “es un pueblo con mucha movilidad y muchas empresas que tienen que salir y entrar diariamente de él”. Agradece a la suerte y a sus vecinos el éxito de las medidas sanitarias, pero no se fía del virus: “Vamos a seguir como el primer día, mantener teletrabajo y no cansarnos de insistir en que esto no ha terminado. Mientras no haya vacuna o tratamiento, estamos en guerra contra él”. Una postura compartida por más ayuntamientos de esta selección de pueblos sin coronavirus.

José Ramón Montaño, alcalde de Aguadulce, es uno de ellos: “Vamos a seguir cumpliendo al pie de la letra y controlando que no se vulneren las medidas del Gobierno”. Unas normas más flexibles para estos municipios, puesto que al ser menores de 5.000 habitantes, no tienen limitación geográfica para sus paseos o la práctica del deporte al aire libre. Los vecinos de La Campana son los únicos de la lista que deben cumplir con la exigencia de no alejarse más de un kilómetro de sus domicilios.

Los alcaldes no bajan la guardia

El Palmar de Troya El Palmar de Troya

El Palmar de Troya / José Angel García (SEVILLA)

El desconfinamiento, que ha sido tomado por la población como un respiro tras semanas de reclusión, sabe a victoria en estos puntos de la geografía sevillana. La tranquilidad reina en ellos, sabedores de la ausencia de Covid-19 del vecino con el que se cruzan al ir al supermercado o volver del trabajo. Y miran al futuro más próximo con recelo por la apertura progresiva que se debe suceder en las próximas semanas. “El miedo existe y va a condicionar las medidas que tomemos en el futuro con respecto a los visitantes”, reconoce el alcalde campanero. En la misma línea se manifiesto su homólogo lantejolense: “Me preocupa que las ferias de otoño puedan ser el inicio de repunte en nuestro pueblo y en otros cercanos”.

La crisis económica y social es también compartida por estos municipios aunque la sanitaria sea patente. “Estamos pensando en el día después del confinamiento”, explica Manuel Fernández, que anuncia un plan de empleo, un aumento de reparto de alimentos a familias desfavorecidas y ayudar a sus vecinos en dificultades para pagar las facturas del agua o la luz. Carlos Raigada, alcalde de Almadén de la Plata, prefiere no revelar las medidas que se plantean por lo cambiante que puede ser el panorama en los próximos días, aunque reconoce que están preparándose “para todas las posibilidades”.

Casi un 20% de los pueblos de Sevilla no padecen coronavirus

La resistencia en los pueblos de Sevilla al Coronavirus: Pruna La resistencia en los pueblos de Sevilla al Coronavirus: Pruna

La resistencia en los pueblos de Sevilla al Coronavirus: Pruna / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

Algámitas, otro municipio sin coronavirus entre sus gentes, puede marcar el camino. No tanto por sus medidas, compartidas por muchos, sino por el estudio nacional de seroprevalencia que dirige el Ministerio de Sanidad en colaboración con el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) van a realizar a algunas familias voluntarias junto con otras de municipios que sí han registrado casos (Marchena y Estepa). Con él esperan saber la dimensión de la pandemia en nuestra sociedad. Por el momento, la mayoría de los que no tienen contagios están en el distrito Norte de la provincia, que suma ocho municipios. La mitad tiene el distrito Este y el Sur. Y uno, al que puede considerarse bastión en su área, el distrito Aljarafe.

Más allá de datos y estadísticas, estos pueblos, casi un 20% de los 106 que componen la provincia de Sevilla, han demostrado eficacia a la hora de combatir el virus. Sea por su idiosincrasia (tamaño o ubicación) o por su forma de actuar (desinfección viaria, reparto de mascarillas o rigidez en el confinamiento). Sus ayuntamientos parecen haber hallado la poción mágica, como hiciera el druida Panoramix en las historietas de Astérix y Obélix, contra la enfermedad que a todos preocupa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios