Leganés - Sevilla | Copa del Rey La Copa, en sede neutral, el Wanda

  • El Sevilla vuelve al estadio del Atlético ante el Leganés a causa de los daños ocasionados por la nieve en Butarque

  • El recinto rojiblanco está mejor equipado

El estadio Wanda Metropolitano el pasado martes antes del Atlético-Sevilla.

El estadio Wanda Metropolitano el pasado martes antes del Atlético-Sevilla. / Juanjo Martín / efe

Puede ser un inconveniente menos, ya que Julen Lopetegui y el cuerpo técnico del Sevilla se preparaban para una batalla en un campo duro y helado que hubiera mermado la superioridad técnica de los suyos e igualado las fuerzas más de lo que ya en sí lo ha hecho el formato de la competición, con eliminatorias a un solo partido.

El CD Leganés, rival del Sevilla en los dieciseisavos de la Copa del Rey, comunicó ayer por la mañana que el partido que debe disputarse mañana sábado a las 20:00 horas entre pepineros y nervionenses se jugará en el estadio Wanda Metropolitano por el mal estado del césped de Butarque a consecuencia de las nevadas que ha sufrido la Comunidad de Madrid. El club madrileño comunicó oficialmente esta decisión en una nota de prensa publicada en sus canales oficiales en la que explicaba las circunstancias que rodean al partido y la imposibilidad de acondicionar el terreno de juego de Butarque, en el que la nieve está dando paso al hielo, con el consiguiente perjuicio para el césped.

“Tras haber acreditado que concurren excepcionales circunstancias de fuerza mayor y encontrándose el estadio Wanda Metropolitano en la misma federación territorial y provincia, y habiéndose así comunicado en las últimas horas a la Real Federación Española de Fútbol, el Sevilla FC y el Club Atlético de Madrid, finalmente se llegó a un acuerdo y el choque se disputará en el recinto donde habitualmente juega sus partidos el conjunto rojiblanco. El CD Leganés quiere agradecer a todas las partes implicadas por facilitar dicha gestión y especialmente al Club Atlético de Madrid por su solidaridad y total predisposición”, explicaba la entidad blanquiazul.

El estadio del Atlético está equipado con medidas clave en este tipo de circunstancias como calefacción bajo el terreno de juego con un macrocircuito integrado de agua caliente, que acelera que la nieve y el hielo acumulado por el temporal se derritan.

El fin de semana pasado el Leganés ya vio suspendido su encuentro ante el Almería de la Liga Smartbank que debía celebrar en Butarque y el filial tampoco pudo jugar su partido ante el Álamo.

La medida, lógica por la situación extrema que se está viviendo en la zona del centro de España, es sin duda una ayuda para el Sevilla, que debe volver a viajar a Madrid después de que el pasado viernes tuviera que estar retenido dos horas en el aeropuerto de San Pablo sin autorización para volar debido a que el temporal no garantizaba el aterrizaje en Barajas.

Precedentes en Córdoba, Jerez y Getafe

Por tanto, la medida hará que el choque de Copa se dispute en campo neutral, aunque la condición del Sevilla sea la de visitante. Eso sí, será la primera vez que ocurra a partido único, ya que el sistema de competición es novedoso. El equipo blanco ya disputó en Getafe 33 minutos del Betis-Sevilla de Copa en marzo de 2007, cuando el duelo en Heliópolis fue suspendido por un botellazo lanzado desde la grada que impactó en la cabeza de Juande Ramos. El Sevilla pasó a semifinales de un torneo que acabaría ganando gracias al gol de Kanoute (0-1) en el Villamarín antes de la suspensión.

Con menos suerte –y también en una época claramente menos gloriosa–, el Sevilla también disputó un encuentro de Copa en campo neutral por la clausura del Sánchez-Pizjuán. Fue en Córdoba ante Osasuna, un rival que eliminó a aquel Sevilla de Marcos Alonso y que se adelantó con un golazo de Tsartas, que después sería remontado. Aquella noche, Rafael Carrión tuvo que escuchar agrios insultos mientras daba una rueda de prensa para tratar de explicar un rotundo fracaso de un equipo que también se iría a Segunda.

También con Caparrós, en 2003, el Sevilla tuvo que disputar cuatro encuentros más en el exilio, en este caso en Chapín, por sanciones de cierre recibidas contra su estadio. Uno de ellos fue en Copa y también ante Osasuna, un duelo marcado por el mal estado del césped y que significó que los nervionenses no pudieran acceder a semifinales, pues fue la antesala de aquel partido en El Sadar nevado con aquella prórroga vibrante que acabó 3-2 y en la que los de Caparrós no sabían que con 2-2 estaban clasificados. Reyes puso el 0-1 en Jerez, pero un gol en propia puerta de Javi Navarro puso el 1-1 final que no movería un penalti fallado por Toedtli.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios