Sevilla FC Jesús Navas, otro año al límite

  • El Sevilla vuelve a confiar en el extraordinario físico de un jugador capaz de soportar mucha carga con el mínimo tiempo de recuperación

  • Ante el Rennes, otra vez duda tras ausentarse ayer del entrenamiento

Jesús Navas luce un vendaje en el muslo en un entrenamiento reciente del Sevilla. Jesús Navas luce un vendaje en el muslo en un entrenamiento reciente del Sevilla.

Jesús Navas luce un vendaje en el muslo en un entrenamiento reciente del Sevilla. / E.Press

A menos de un mes de cumplir 35 años (el 21 de noviembre), Jesús Navas ya ha sido duda en la previa de varios partidos cuando la temporada sólo acaba de empezar. En un año sin apenas vacaciones para el Sevilla, el palaciego soporta especialmente ahora una carga de partidos muy importante porque además no quiere perderse ni un solo minuto de juego. Juega con el Sevilla en Champions, juega en la Liga y juega con la selección todo lo que le echen y su privilegiado físico en realidad lo soporta, pero a la larga no es bueno ni para el jugador ni para el Sevilla que nunca tenga descanso y que, por segundo año consecutivo, no tenga un sustituto en la plantilla.

Jesús Navas no se entrenó ayer con sus compañeros, algo que se lleva repitiendo en varias ocasiones esta temporada. No lo hizo el día previo al duelo en Granada, pero jugó. También acabó el partido ante el Chelsea muy cargado y después se le vio entrenando con un vendaje en el muslo, pero tampoco faltó a la cita con el Eibar... Al final el campeón del mundo no falla nunca y sus esfuerzos en los partidos son muy importantes, pues recorre muchos metros en ataque y en repliegue es obligado por el modelo de juego a realizar sprint tras sprint.

Tanto Jesús Navas como Sergi Gómez acabaron con problemas físicos el encuentro de Champions del pasado martes ante el Chelsea, que se sumaron al esfuerzo realizado ante el Eibar.

En particular el central catalán parecía que podía tener difícil su presencia ante los armeros al tener que ser sustituido en Stamford Bridge tras un pinchazo en la parte de atrás del muslo, pero todo quedó en un susto. En el caso del palaciego su carga de partidos hace mella en su musculatura por su constante repetición de esfuerzos, aunque en su puesto no tiene sustituto específico. Aleix Vidal, además, no está inscrito en la Champions por falta de fichas y no podría sustituirlo mañana ante el Rennes.

Lopetegui tendrá que estudiar el calendario para determinar en qué encuentros puede dar descanso a un Jesús Navas sin sustituto en la plantilla (lo de Aleix Vidal fue algo coyuntural que puede que ni tenga incidencia en la competición) y al que sólo Jules Koundé parecía capacitado para ejercer su labor. Esto último seguramente sería lo que animó a Monchi y a Lopetegui a no buscar en el mercado un lateral derecho específico para doblar la demarcación, utilizando esa inversión en otro puesto que creyeron más necesario, como el extremo y la llegada de Idrissi.

Quizá la baja del joven y emergente defensa francés por coronavirus ha llevado al entrenador guipuzcoano a forzar la máquina con Jesús Navas en esta fase de la competición sabiendo que el internacional y capitán aceptaría el reto y soportaría la carga.

El canterano no se entrenó ayer junto al resto de sus compañeros, pero apenas nadie en el club duda de que estará en el once titular ante el Rennes por los antecedentes.

Mientras, Sergio Escudero fue novedad en la sesión tras superar la lesión en la cadera que sufrió en Granada y que le impidió estar convocado en el partido ante el Eibar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios