Masterclass de Monchi La adaptación de la persona, más que del jugador

  • Monchi explica la importancia del tratamiento humano del futbolista, su conocimiento del club y el acercamiento a sus necesidades y su realidad 

  • "Tiene que conocer el club como si hubiera nacido en El Tardón o San Bernardo y conocer la rivalidad con el Betis", pone como ejemplo

Captura del canal de Youtube del Sevilla durante la charla de Monchi. Captura del canal de Youtube del Sevilla durante la charla de Monchi.

Captura del canal de Youtube del Sevilla durante la charla de Monchi. / SFC

Monchi impartió la noche de este viernes la octava lección de su Massterclass sobre la planificación. Se trata del capítulo dedicado a la adaptación del futbolista a su nuevo entorno. "Algo que para mí es importantísimo, olvidarnos por un momento que el jugadores es solamente un futbolista... Y nos metemos en la persona", asegura el director deportivo del Sevilla.

"En muchos de los errores, de las bajas formas, de los fracasos, el problema no está en el jugador, el problema está en la persona", dijo como introducción Monchi.

De esa forma "el hábitat, el entorno, la situación más idónea para que su rendimiento sea como mínimo aquel que provocó que tú lo prefirieras entre otros".

El gestor isleño dividió este capítulo titulado la adaptación de la persona en tres partes: la adaptación del club; las peculiaridades de la persona; y la puesta de largo.

El director deportivo avisó de que podría parecer una clase poco técnica. "Es de los momentos más importantes", advirtió. "Tiene que conocer el club como si hubiera nacido en El Tardón o en San Bernardo, mi barrio. Estamos hablando de una ciudad con dos equipos con una historia inmensa, como son el Real Betis Balompié y el Sevilla Fútbol Club, con una rivalidad muy grande. Y tienes que explicarle adónde viene. Siempre pongo el ejemplo un poco absurdo de avisarles de que no se compren un coche. 'Oye, si las cosas van bien, bien; pero como las cosas vayan mal...".

La historia del club, la relación con al prensa, la presión, la idiosincrasia de la afición... "Tiene que empaparse de lo que significa y conocer al máximo el lugar adonde viene, en mi caso es el Sevilla, pero en el Betis, el Atlético o cualquier equipo es igual. Para que nunca haga declaraciones que no tengan nada que ver con la exigencia, la historia o la rivalidad de este club. Y eso son mochilas que le vas quitando al jugador para que sólo se quede con el fútbol".

El segundo punto está referido al jugador en sí: "Su entorno, sus habilidades, sus gustos, todo... Si es musulmán, cristiano o de otra religión, si es practicante o no. Si le gusta un hobby, si es muy familiar o no; si tiene o no tiene novia. Todo eso te va a ayudar".

"Muchos partidos se ganan desde la persona", insistió Monchi. "El club que no tenga una persona o un departamento de atención al jugador está obsoleto. Tenemos que estar cercanos para después poderle exigir y decirle que no tiene ninguna excusa".

Y el tercer punto está relacionado con la presentación en sociedad del jugador. "Hay muchos fichajes que se han hecho pedazos el primer día, por dejarlo hacer ciertas declaraciones, o porque se presente en esa primera foto o en el primer vídeo de una forma que ya luego sea ya difícil recuperarlo, esa pataditas primeras, o si viene con exceso de peso". "¿Cuántos jugadores han dicho yo vengo a meter 30 goles o a ser campeón? No, error", puso como ejemplo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios