Sevilla FC El problema de los laterales

  • Lopetegui volvió a sacar a futbolistas de su sitio natural para taponar el flanco derecho, ya sin Pozo en la plantilla, y Reguilón evidenció su déficit defensivo y salió en la foto de los goles del Madrid 

  • La cesión de Pozo al Mallorca ya es oficial

Reguilón acosa a Carvajal en el partido del sábado en el Bernabéu. Reguilón acosa a Carvajal en el partido del sábado en el Bernabéu.

Reguilón acosa a Carvajal en el partido del sábado en el Bernabéu. / Joaquín Corchero

El impacto anímico que supuso la anulación del 0-1 en el Santiago Bernabéu minimiza todos los análisis. Los matiza al menos. Cualquier conclusión está condicionada por la repercusión anímica que tuvo en el equipo ese arbitrario uso del VAR, un instrumento que sigue generando muchísima polémica porque demasiadas veces pone el fútbol al servicio de la tecnología y, según qué casos, se queda en el olvido uno de sus dogmas de aplicación: sólo interferirá en el juicio del árbitro ante un error claramente manifiesto. Pero, dejando a un lado la polémica, en el Santiago Bernabéu volvió a florecer un problema latente desde el inicio de la temporada y más o menos patente en muchos partidos: la insuficiencia de los laterales para un sistema que los desgasta por su proyección ofensiva.

El problema tiene su raíz en la pretemporada, cuando Julen Lopetegui convence a Pozo, y a Monchi también, de que puede retrasar su posición y actuar de lateral para aprovechar su desborde en carrera. Pero llegado el mes de enero esa apuesta ha tenido un resultado totalmente contrario: el extremo canterano ya no pertenece a la plantilla al haber salido cedido al Mallorca y deja un hueco en el flanco derecho.

Desde pretemporada, Monchi también convino con Lopetegui que Koundé podría ser la tercera opción para cubrir el flanco derecho, por detrás de Jesús Navas y de Pozo, sin que haya trascendido quién de los dos ha tenido más fuerza en esa idea que se trasladó al césped otra vez en el Santiago Bernabéu. Koundé pasó en la segunda parte del eje de la defensa al lateral, donde le costó un mundo hacerse al sitio, tras no haber estado brillante tampoco como central, y fue desbordado más de una vez por Vinicius. En una de ellas, Vaclik salvó el gol con una buena parada a Kroos.

En el otro flanco, Reguilón quedó retratado en los dos goles. Ni cerró a Casemiro cuando Jovic, por sorpresa, cierto es, lo habilitó de tacón ni tapó el centro de Lucas Vázquez que posibilitó el cabezazo franco del propio Casemiro ante Koundé. Fue la constatación, en un gran escenario, de que el futbolista cedido por el Madrid tiene un importante déficit defensivo, que ya se vio en el partido de la primera vuelta también, cuando el gol de Benzema se originó por su flanco.

Cuando llegan los partidos serios, a Reguilón se le ven las carencias defensivas, y tampoco termina de ser decisivo en ataque, mientras que la confianza en Escudero va a menos, quizá por estar fuera de forma ante la titularidad del futbolista cedido por el Madrid, hasta el punto de que en el anterior partido liguero, ante el Athletic, Lopetegui lo dejó en el banquillo, con Reguilón sancionado, y puso en el lateral izquierdo a Koundé, hasta que tuvo que corregir el fallo de partida al descanso.

Koundé fue la principal apuesta de Monchi, el niño mimado de su planificación, con un coste de 20 millones de fijo más cinco en variables al que no está acostumbrado el Sevilla para un puesto como el de central, que es su posición natural. Y Lopetegui no le está dando un puesto fijo a Koundé en el eje de la zaga, con el efecto pernicioso que puede tener para su evolución y su acoplación con el otro central titular, Diego Carlos, siendo la pareja de centrales uno de los elementos clave para cimentar el rendimiento de un equipo.

Paralelamente, Jesús Navas no tiene un recambio natural en la derecha, salvo Koundé, claro. Y a sus 34 años cumplidos es lógico pensar que en la segunda vuelta, y con la llegada de las eliminatorias duras de Copa y Europa, no podrá jugarlo todo y la fatiga y las lesiones musculares, como en años precedentes, lo privarán de la deseable continuidad. Porque además el palaciego no se esconde en ningún partido, sea en el Bernabéu o ante el Escobedo.

Monchi tiene hueco para firmar a algún futbolista más en enero. Y está valorando qué le viene mejor a la plantilla y qué opciones hay en el mercado. Pero en los laterales el panorama es el que es. Escudero parece amortizado, Jesús Navas envejece y Reguilón es un cedido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios