Sevilla FC | El año de Ben Yedder Wissam, tras la estela de Freddy

  • Ben Yedder se confirma en su gran año, en el que ha hecho 22 goles, cifra inalcanzada desde 2009 con Kanoute

Ben Yedder, muy sonriente en un rondo ante Sergi Gómez. Ben Yedder, muy sonriente en un rondo ante Sergi Gómez.

Ben Yedder, muy sonriente en un rondo ante Sergi Gómez. / Manuel Gómez

El año que se va ha sido el de la eclosión definitiva de Ben Yedder en el Sevilla. Con Pablo Machín ha redondeado lo que ya venía anunciando y ahora se hace impensable un Sevilla sin el menudo delantero. Y eso que en verano estuvo con medio pie fuera del club, a poco que hubiese llegado una buena oferta o que Joaquín Caparrós hubiera dado con un delantero de ese otro perfil que quería el técnico soriano. No fue así y ahora agradecerá Pablo Machín ese giro inesperado que ofrece el fútbol de vez en cuando.

A contracorriente, como un salmón en busca del desove, Ben Yedder ha remontado el año hasta auparse a la cúspide del equipo, táctica y técnicamente, y del corazón de los sevillistas. Porque Vincenzo Montella tampoco contaba mucho con él, pese a que fue el artífice de sus principales logros: el triunfo en el Wanda Metropolitano en la Copa y, sobre todo, los dos goles para el aldabonazo histórico en Old Trafford.

"Oh, Ben Yedder, oh, Ben Yedder, todos queremos que marque Ben Yedder", canta ahora el graderío más joven, rememorando el son que le dedicaba al gran Frederic Kanoute. Curiosamente, francés como él, de origen africano como él. Y así ha ido sumando goles Wissam, como los hacía Freddy, hasta alcanzar los 22 goles en el año natural.

Desde Kanoute, en 2009, ningún delantero del Sevilla había alcanzado ese registro en el año natural. Yeso que por Nervión han pasado formidables puntas. Aún estaba Luis Fabiano entonces. Luego Negredo, Bacca y Gameiro, por no hablar de Fernando Llorente, Immobile o Iago Aspas, que no se pueden comparar, por rendimiento ni, sobre todo, por contexto, con los anteriores.

Ben Yedder ya había demostrado en las dos temporadas anteriores que su ratio de goles por minutos era excepcional. Jugaba poco, pero cuando lo hacía siempre mojaba. Y así tenía mejor promedio que todos los mecionados y sólo Gameiro, en su primera temporada, aguantaba ese pulso de los goles en comparación con el tiempo de juego.

Según un prolijo análisis de la web del Sevilla, la cifra de 20 goles marcaba el tope en el año natural desde aquel hito de los 22 de Kanoute en 2009. En 2010, repitió Kanoute con 20. Y en los años posteriores todos los principales delanteros del Sevilla alcanzaron esa cifra, lo que habla bien a las claras de la calidad que siempre ha tenido el club de Nervión en su ataque: 2011, 2012 y 2013, Negredo; 2014, Bacca; 2015 y 2016, Gameiro; y 2017, Ben Yedder.

Los 22 tantos que ha realizado el franco-tunecino en este año que termina se reparten así. Desde que comenzó esta temporada ha marcado 8 goles en la Liga y 6 en la Liga Europa (dos en las rondas previas), para un total de 14. Y la campaña pasada, con Montella y Joaquín Caparrós, que sí confió en él desde el principio, marcó 5 en la Liga (tres con el utrerano ya en el banquillo), dos en la Champions (Old Trafford) y uno en la Copa.

La temporada pasada, la 17-18, la terminó con 22 goles también, ya que con Berizzo marcó 14. Su primera campaña, la 16-17, con Jorge Sampaoli, realizó en total 18 tantos. Y esta temporada, en la que ya lleva 14, va camino de tumbar todos sus registros.

Además, Ben Yedder adorna el año 2018 con la firma de los dos al Manchester United, con los que se ratificó como el mayor goleador en la historia de la Champions del Sevilla: 12 tantos. "Oh, Ben Yedder, oh Ben Yedder...". No es casual que haya tomado el relevo de Kanoute incluso en el cántico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios