Sevilla FC

El Sevilla repartirá dividendos: 4 euros por acción

Imagen de la mesa en la Junta de Accionistas del Sevilla de 2019. Imagen de la mesa en la Junta de Accionistas del Sevilla de 2019.

Imagen de la mesa en la Junta de Accionistas del Sevilla de 2019. / Víctor Rodríguez

El acierto de José Castro y su consejo de administración en dar plenos poderes a Monchi para que rehiciera la plantilla del Sevilla fue pleno. Los resultados deportivos ya lo dejaron claro. Y los resultados de las cuentas anuales del club vuelven a demostrarlo. En un año tan difícil como el actual, por la incidencia del SARS-coV-2 en la economía, el Sevilla terminó el ejercicio 19-20 con beneficios. Escasos, pero beneficios, lo que permitirá al club repartir de nuevo dividendos, aunque en mucha menor escala: habrá 4 euros por acción, frente a los 44 de la temporada anterior.

Se trata de una cantidad bruta que, tras impuestos, sufrirá una rebaja variable por acción –según sea la carga impositiva sobre personas o sociedades, además de otras peculiaridades fiscales–, pero que el Sevilla reparta beneficios es un síntoma claro de que la sociedad ha salido a flote el año del Covid... y lo ha hecho gracias a su rendimiento deportivo.

Así lo reconoce la memoria de cuentas que firmaron todos los consejeros –incluidos los representantes en el consejo de José María del Nido– a excepción de Fernando Carrión, ausente por motivos personales, aunque sí constan las firmas de Gabriel Ramos, representante también del grupo Carrión y actual vicepresidente y Jesús Carrión.

En el Informe de gestión con que el consejo remata el documento de las cuentas anuales, se expone expresamente: "La sociedad, a pesar de los efectos económicos negativos de la pandemia, ha incrementado su cifra de negocios, que ha ascendido a 145,266 millones de euros (135,423 en el ejercicio anterior). Esta variación está en gran parte determinada por el incremento de ingresos asociados a la disputa de competiciones europeas, lográndose finalmente el título de campeón de la UEFA Europa League por sexta vez".

Monchi repasa sus notas en la pasada Junta de Accionistas, el 30 de diciembre de 2019. Monchi repasa sus notas en la pasada Junta de Accionistas, el 30 de diciembre de 2019.

Monchi repasa sus notas en la pasada Junta de Accionistas, el 30 de diciembre de 2019. / Víctor Rodríguez

El Sevilla, según esas cuentas que ya están a disposición de los accionistas, presentará un beneficio bruto de 2,822 millones de euros, antes de impuestos; es decir, un beneficio neto de 1,183 millones de euros.

Con ese beneficio, el consejo propondrá a la Junta de Accionistas repartir dividendos, aun en esa magra cantidad por acción. De los 1,2 millones aproximados de beneficios, el Sevilla dedicará, para cuadrar el número de 4 euros por acción, un total de 413.868 al reparto de diviendos. Y el resto hasta esos 1,183 millones de euros, es decir 769.439,15 euros exactamente, serán destinados a las reservas voluntarias. Esto quiere decir incrementar los fondos propios.

El ejercicio deja 1,2 millones de beneficios, frente a los ya escuetos 2,476 millones del ejercicio 18-19, gracias al excelente rendimiento deportivo del Sevilla en agosto, como reconoce el propio consejo. En concreto, y según se explica en la memoria de cuentas, el Sevilla tuvo unos ingresos y gastos posteriores al 30 de junio que han sido incluidos en el pasado ejercicio, como explican los auditores, con salvedades excepcionales por el Covid que justifican esa irregularidad contable.

La cifra de negocios de julio (Liga) y agosto (Europa League) asciende a 28,8 millones de euros. Ahí van incluidas partidas relativas a la parte proporcional de los derechos televisivos de la Liga y también a las eliminatorias de la Europa League y el triunfo final, con su market pool. En ese mismo periodo, la cifra de gastos es de 17,171 millones, divididos en 15,776 millones por gastos de personal (primas a la plantilla, costes de las prórrogas de contrato de Banega, Bono y Reguilón, por ejemplo) y 1,395 de otros gastos. No está incluida la Supercopa de Europa, que ya es del presente ejercicio. Sin el éxito de Colonia, el balance habría sido negativo.

Las salvedades de la auditoría

Los auditores que han revisado las cuentas que presentará el Sevilla en la próxima Junta realizan un Fundamento de la opinión con salvedades en el que especifican que, según el marco regulador de la Ley de Sociedades de Capital, hay un aspecto temporal irregular, comprensible por las circunstancias del Covid-19, por los ingresos y gastos en julio y agosto, fuera del ejercicio cerrado el 30 de junio.

Así lo explica en su escrito, firmado por la compañía Ernst&Young. "La Sociedad ha registrado en el ejercicio todas las transacciones derivadas del desarrollo y finalización de las competiciones en las que participa el primer equipo, aun aquellas que podrían considerarse asociadas a partidos disputados tras la fecha de cierre del ejercicio social, como consecuencia de la pandemia generada por el virus Covid-19. Este registro contable no es conforme al marco normativo de información financiera que resulta de aplicación. En consecuencia, el resultado antes de impuestos del ejercicio se encuentra sobrevalorado en 11.650 miles de euros".

Es el valor de restar del importe neto de la cifra de negocios de ese periodo, 28,821 millones de euros, los gastos generados, o sea, 15,776 millones (gastos de personal) y 1,395 millones (otros gastos de explotación). Ambos apuntes deberían ir en el presente ejercicio, salvo por la excepcionalidad de la pandemia.

Además, las cuentas del Sevilla incluyen el gasto en costes de traspasos, que ascienden a 150,602 millones de euros. Se trata de la mayor inversión en la historia del club en este apartado. Y fue lo que requirió Monchi para darle la vuelta a la plantilla como a un calcetín. En ese capítulo, lógicamente, ya constan, siempre como valores amortizables durante los años de contrato de los jugadores, los 40 millones aproximados invertidos en En-Nesyri y Suso en enero de 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios