Sevilla-Getafe | Pablo Machín

El plan necesita una urgente revisión total

  • La medular formada por Roque Mesa y Banega es insuficiente y el exceso de centrales, muy aculados, es pernicioso

  • Andre Silva sólo encontró conexión vertical con la salida de Ben Yedder

La pizarra del Sevilla La pizarra del Sevilla

La pizarra del Sevilla / Dpto. Infografía

Comentarios 3

A estas alturas parece que lo de Vallecas fue un espejismo y que la realidad es la que se atisbaba ya ante el Zalgiris o el Sigma Olomouc. El Sevilla tiene un importantísimo problema en la ineficaz aplicación del plan de Pablo Machín. La carencia de una medular con pocas piernas y la poca ayuda de los carrileros a la hora de tapar; la escasa salida y nula conexión con los tres de arriba salvo en los cambios de orientación; la ineficacia de los centros laterales... El técnico soriano está a tiempo de ver eso.

También de ver que hay partidos en los que sobran los tres centrales, sobre todo si no adelantan la línea y dejan la presión para los medios. Si encima el Getafe, sin un delantero referente, se pone 0-1 en una pésima presión de los contemplativos Roque Mesa y Banega a Jorge Molina, pues más aún. Machín trató de corregirlo variando el dibujo con dos delanteros tras el descanso, pero no fue bastante. Ver a Quincy Promes de carrilero debería hacerlo reflexionar. Y, sobre todo, debería caer en que Ben Yedder sí se acopla con Andre Silva y tiene gol, aunque se lo anularan injustamente.

Defensa

No se sabe si es falta de acoplamiento, de confianza, simple inseguridad... Jugar con tres centrales, si no es para adelantar la línea y presionar al rival en su campo, no sirve para nada. Aculados, sin que Kjaer impusiera su físico y su criterio al veterano Jorge Molina, Roque Mesa y Banega no soportaron las acometidas rabiosas del correoso centro del campo del Getafe. El ex bético desbarató todo el sistema a los tres minutos, cayendo a esa zona de nadie que no taparon los medios sevillistas, y dándole un balón de oro a Ángel ante la contemplativa zaga. El problema es que sucedió más veces. Y a eso se unieron las pérdidas en la salida de Roque Mesa y Banega y también de Aleix Vidal.

Ataque

Andre Silva hace movimientos pero no encuentra apoyos. Nolito no tuvo fuerza, a Sarabia le faltó tino, y sólo cuando salieron Franco Vázquez y Ben Yedder encontró con quien asociarse con verticalidad y peligro. En cuanto a los centros... No fue el día de Jesús Navas, Aleix Vidal con la zurda no pudo y tampoco hay piezas altas para el remate que se incorporen desde atrás. A Quincy Promes le faltaron espacio y apoyos.

Virtudes

Ese arreón de verticalidad tras el descanso.

Talón de Aquiles

Mal plan, errónea elección de piezas e insuficiente corrección con los cambios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios