sevilla f.c.

La delantera y el gol, el huevo y la gallina

  • El Sevilla de Sampaoli transmite la necesidad de un goleador, aunque Ben Yedder tiene mejor promedio que Bacca en total y que Gameiro en su primera temporada

Lenglet y Ben Yedder en la ciudad deportiva. Lenglet y Ben Yedder en la ciudad deportiva.

Lenglet y Ben Yedder en la ciudad deportiva. / Antonio Pizarro

Un delantero que garantice 20 ó 25 goles será una de las prioridades del Sevilla en el próximo mercado de invierno. La idea, expresada con esas palabras más o menos por José Castro la pasada Feria, es ésa. Otra cosa es que luego las circunstancias impidan que la apuesta tenga reflejo en el césped. Porque garantizar el gol es lo más difícil del fútbol y existen múltiples ejemplos. El Sevilla traspasó en enero de 2016 a Immobile porque no tenía ni continuidad ni gol y ahora el italiano ha encontrado acomodo en la Lazio y lleva 22 tantos, el doble que Ben Yedder, en 33 partidos. Es muy recurrente también el caso de Iago Aspas, aunque tenía por delante a dos goleadores de raza como Bacca y Gameiro. Jorge Sampaoli se ha quejado de la falta de contundencia de su equipo, aunque su estilo de juego, poco directo, y la falta de continuidad de los delanteros influyen.

En el gol todo es relativo y cabe preguntarse si es antes el huevo o la gallina. ¿No marca un delantero porque no le dan confianza en forma de continuidad o no tiene continuidad porque no marca? En el caso del Sevilla actual, la sensación generalizada es que al equipo, a la plantilla, le ha faltado gol. Esa idea se ha quedado y poco va a cambiar cuando restan dos jornadas. Y, sin embargo, cuenta con un delantero que presenta unas muy aceptables cifras, pese a que apenas ha gozado de la continuidad de sus predecesores como para exigirle más de lo que da. Ben Yedder tiene mejor promedio de goles por minuto que Gameiro en su primera temporada y que Bacca en sus dos años en Nervión.

El francés empezó a la sombra de Vietto y luego tomó el relevo de la titularidad, hasta que el desembarco de Jovetic, fulgurante de inicio y apagado después, los dejó a los dos fuera del foco. Ahora Ben Yedder vuelve a ser titular y ante la Real Sociedad marró un gol clarísimo para darle otro a Sarabia, un jugador que está paliando esa falta de pegada de los tres arietes.

Ben Yedder, sin tener la continuidad que todo artillero requiere, la que tuvo Gameiro en su tercer año o la de Bacca en los dos que estuvo, marca un gol cada 125 minutos. En total lleva 18, tres de ellos de penalti, en 40 partidos (2.241). Gameiro, en su primera temporada en Sevilla, sumó en 49 partidos 21 tantos (dos de penalti), los mismos que Bacca en 52 encuentros oficiales, aunque éste en muchos más minutos: 3.427 frente a 2.679. En global, ambos jugaron más que Ben Yedder y no lo superaron en la ratio goleadora.

En su segunda campaña, Gameiro sí tuvo una ratio superior. Jugó menos (44 partidos y 1.908 minutos) y también marcó menos (17 goles en total, tres de penalti). Su eclosión fue en la tercera, ya con Bacca en Milán. Era titularísimo y esa confianza catapultó sus cifras: 29 goles (7 de penalti), uno más que que los 28 (7 de penalti) de Bacca en su segundo año, en 52 partidos y 3.571 minutos. Su ratio, para haber jugado tanto, fue formidable: 123 minutos por gol.

Ben Yedder, en su primer año, ha enseñado las credenciales que no han podido Vietto ni Jovetic, dos cesiones que no han terminado de cuajar, por una u otra razón. En su segunda temporada, el francés debe tener más ayuda en el gol, pero también más experiencia y es posible que la deseada continuidad que busca todo delantero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios