Espanyol-Sevilla FC | Resultado Los triunfos ayudan sean como sean (0-2)

  • El Sevilla de Lopetegui arranca con tres puntos como forastero pese a evidenciar que al cuadro aún le restan muchas pinceladas

  • Reguilón y Nolito llevaron al marcador la superioridad, eso sí sin un gran fútbol

  • Así te hemos contado el partido en directo

Las fotos del Espanyol-Sevilla Las fotos del Espanyol-Sevilla

Las fotos del Espanyol-Sevilla / EFE

Comentarios 3

El fútbol es una ciencia completamente inexacta. El Sevilla arranca el curso 2019-20 con tres puntos de un tremendo valor para consolidar la idea de fútbol que tienen en la cabeza tanto Julen Lopetegui, su entrenador, como Monchi, su creador absoluto, pero esto no puede esconder que el cuadro al que aludía el flamante director deportivo aún no está ni siquiera para ser exhibido en una exposición. El cuadro nervionense fue muy superior al Espanyol que se pasea por las previas de la Liga Europa, pero no es un contrasentido ponerle muchos peros al juego de los hombres que han vestido de rojo en su debut en Cornellá-El Prat.

Lógicamente, el lector de este relato de los hechos exigirá explicaciones con celeridad. ¿Cómo puede ser un equipo tan superior al rival y no desarrollar un buen juego, no dejar satisfecha a su afición más allá de la alegría de los tres puntos adicionados, que ya es un explosión de júbilo más que justificada? Muy sencillo, el Sevilla está, a día de hoy, a años luz del Espanyol al que le tocó en suerte en su primera cita liguera. Y eso sí fue una evidencia a pesar de que aún le reste un trabajo infinito al técnico vasco.

Pero esa diferencia abismal, casi sideral con el Espanyol, no puede esconder que este Sevilla aún tiene mucha tralla por delante hasta llegar al punto que su pergeñador máximo tiene fijado en el horizonte. Porque Monchi çestá convencido de que su obra debe ser más sólida, más fuerte, para pasearla por los estadios de España y de la Liga Europa si quiere repetir los éxitos de su primera etapa. Seguro que sí.

Conociendo la forma de pensar del afamado director deportivo, su exigencia, siempre máxima, lo conducirá a pensar que su plantilla debe ser suficientemente fuerte como para no dejar abierta siquiera una rendija a la posibilidad de no ganar este tipo de encuentros. Y el Sevilla, la verdad, tardó demasiado tiempo en cerrarla a pesar de su evidente superioridad sobre este Espanyol. No lo hizo exactamente hasta el minuto 86, cuando Nolito, sí Nolito, aprovechó un saque de banda facilitado por Reguilón para poner el cero a dos en el marcador y dejar todo sentenciado en este arranque liguero.

Fue el epílogo de un partido que deja aún dudas sobre la calidad del cuadro que va a poder exponer Monchi en la Liga española. De entrada, la alineación facilitada por Lopetegui dejó alguna sorpresa que nadie podía esperar. Nolito, candidato máximo en todas las quinielas iniciales para hacer las maletas con destino a Vigo, ocupaba un sitio en el extremo izquierdo del 1-4-3-3 que prácticamente va a ser fijo en todos los onces del entrenador vasco por mucho que después se produzcan variaciones.

Aunque menos, también llamaba la atención que Óliver Torres era el sustituto finalmente del sancionado Banega dentro de una alineación en la que comparecían Diego Carlos, Reguilón, Fernando, Joan Jordán, Ocampos y De Jong, además del propio manijero, para que mucho más de la mitad del nuevo Sevilla fuera completamente nuevo. Es evidente que eso también se tiene que notar a la hora de conjuntar las piezas y no debe ser fácil para un técnico hallar las fórmulas magistrales para que los experimentos sean los acertados desde el primer día.

Las fotos del Espanyol-Sevilla Las fotos del Espanyol-Sevilla

Las fotos del Espanyol-Sevilla / EFE

Con esos mimbres, ayudados por Vaclik, Jesús Navas, Carriço y ese Nolito que nadie esperaba, el Sevilla se aprestó a mandar desde esa idea de buscar el robo muy arriba y de llevar la pelota con velocidad a través de los costados, además de los pases de banda a banda para superar las basculaciones de los rivales. Pero el arranque del juego no tuvo mucho que ver con ello. A pesar del excelente nivel de Fernando y Joan Jordán por el medio, uno en la resta y el otro en la suma, la capacidad de sorpresa era escasa, entre otras cosas porque ni Nolito ni Ocampos llegaban a sorprender a los blanquiazules con sus irrupciones hacia el medio.

El Sevilla se convertía, por tanto, en un equipo bastante previsible y eso permitía que la defensa del Espanyol estuviera cómoda salvo cuando era atacada por los dos laterales. Tanto Jesús Navas como Reguilón sí les hacían daño cuando se desdoblaban, pues eran profundos y ahí sí había una vía para percutir.

Precisamente ellos dos fueron los protagonistas directos de la jugada que cambiaría todo, de ese primer tanto ya cerca del intermedio. Jesús Navas entró por la derecha tras un pase profundo y primero buscó a Ocampos, pero éste optó por diferentes caracoleos camino de ninguna parte hasta que volvió a surgir la opción de meterle la pelota al lateral palaciego. Esta vez su centro fue a la cabeza del hasta entonces casi inédito De Jong. El testarazo del holandés estuvo a punto de entrar en primera instancia, pero el paradón de Diego López no sirvió para mucho debido a que el segundo intento de De Jong se estrelló en el travesaño y fue aprovechado por Reguilón.

El Sevilla había sido capaz de sacar petróleo justo antes del intermedio y eso ya le facilitó mucho las cosas. Fernando, apoyado por los dos centrales y por Joan Jordán jamás permitió que el Espanyol se acercara hasta Vaclik y lo raro era que las ventajas no aumentaran. Lo pudieron hacer antes Nolito y Reguilón hasta que ambos fabricaron el cero a dos definito. Al cuadro le restan las pinceladas definitivas, pero los triunfos siempre ayudan y este Sevilla tiene muy buena pinta con vistas al futuro. Mejor que los brochazos actuales sirvan ya para ganar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios