Sevilla FC

Un estío escaso hasta de rumores

Julen Lopetegui, en el entrenamiento, con Monchi, Del Nido Carrasco y Fernando Navarro en la gradita del fondo..

Julen Lopetegui, en el entrenamiento, con Monchi, Del Nido Carrasco y Fernando Navarro en la gradita del fondo..

Tradicionalmente la canícula, la parte del verano de más intenso calor, y que la costumbre fijaba del 15 de julio al 15 de agosto, era una época de partidos amistosos para ver a las caras nuevas, los fichajes. Pero el verano post Covid-19, el verano de la vuelta del público a los estadios es distinto e igual que el calor ha llegado, como es tradicional también, mucho antes en julio, los fichajes se hacen esperar hasta el punto de que es improbable que dentro de una semana el sevillista ansioso de novedades pueda ver sino las paradas de Dmitrovic ante el Coventry.

Tal es el estado de marasmo de un verano apenas animado por la soberbia de nuevo rico enrabietado por su última humillación del PSG. Bueno, el PSG y el Manchester United, mientras el campeón de Italia, nada menos que el Inter, se ve obligado a vender a una de sus estrellas, Achraf, por 60 millones de euros a ese nuevo rico que quiere coger la Orejona de una vez echando tacos y tacos de billetes. Fuera de esto, ni rumores más o menos fidedignos que llevarse a la boca de la curiosidad novelera de los fichajes.

Monchi ya lo advirtió cuando terminó la Liga, hace un mes y medio, y dijo en una de sus comparecencias lo que pocos querían escuchar: "Va a ser un mercado de mucha creatividad y paciencia. Éste es un mensaje subliminal para los sevillistas". Pero, de momento, la imaginación escasea hasta para los rumores de futbolistas vinculados al Sevilla, un club por otro lado que siempre ha sido utilizado por agentes e intermediarios para publicitar los nombres de sus representados, vinculándolo a este equipo que ya es una referencia en Europa en todos los sentidos. Tanto es así que el último rumor tiene ya varios años de antigüedad y acusa fecha de caducidad: Luis Alberto.

Mientras que atrás quedaron los nombres de Joselu, Javi Galán, el rimbombante Guedes, no se sabe bien si como operaciones en hibernación, en espera de una gran venta, o como globos sondas del propio Sevilla para medir los derroteros iniciales del mercado, el nombre del gaditano vuelve a ser vinculado al Sevilla, aunque su precio lo sigue señalando como prohibitivo en Nervión.

Todo ha surgido por la indisciplina del ex sevillista, un pilar básico de la Lazio que quiere cambiar de aires y en Italia ya temen que su absentismo en los primeros días de pretemporada se deba al inicio de un tira y afloja, un tira e molla según el veterano periodista italiano Mario Sconcerti.

El asunto es que parece que el futbolista de 28 años quiere dar por terminado su ciclo en la Lazio. Ya tuvo una tentativa del Inter, pero finalmente el campeón italiano fichó, libre además, a Calhanoglu, del archirrival Milan. Y ahora es el Villarreal, flamante equipo Champions tras ganar la Europa League y con las cuentas muy bien ajustadas, el que se postula como pretendiente de Luis Alberto.

El ex sevillista no se presentó el martes en Formello, la ciudad deportiva lacial. Y Maurizio Sarri estalló y espera que pida disculpas cuando regrese, mientras que Claudio Lotito, presidente del club, le dio un ultimátum para que se personase allí hoy a más tardar. En Italia, esto lo han vinculado, una vez más al Sevilla, pero los 45 millones en los que los ha tasado de salida Lotito lo hacen inviable... Ni aunque se rebajara a 25 millones. Si por 25 millones no lo pudo fichar el Sevilla cuando el mercado estaba vivo, antes del Covid... En fin, estío de hastío hasta en los rumores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios