Sociedad

El coronavirus pone en jaque a la moda flamenca

  • Ante la suspensión total de la actividad del sector de la moda flamenca las asociaciones Mof&Art y Qlamenco reivindican una serie de medidas ante la crítica situación en la que se encuentran

El taller de Lina en la calle Lineros. El taller de Lina en la calle Lineros.

El taller de Lina en la calle Lineros. / Antonio Pizarro

La moda flamenca es uno de los sectores que más ingresos genera en la economía andaluza. Ahora, en plena crisis sanitaria y con un parón generalizado en la economía global, la moda flamenca se convierte en uno de los sectores más castigados. Después de haberse realizado pasarelas como Simof, escaparate mundial de la moda flamenca, y We Love Flamenco, las expectativas en el sector eran bastante altas. Trajes de flamenca, complementos, calzado e incluso maquillaje, todo un universo girando en torno a la moda flamenca que este año no recibirá ningún tipo de ingresos.

Sin ingresos hasta 2021

El estado de alarma no sólo ha dejado a los sevillanos sin Feria de Abril. Tampoco habrá romerías ni ferias en otras localidades andaluzas. "En estas fechas y hasta octubre es cuando se celebran nuestras ferias, romerías y fiestas y el ser anuladas o suspendidas provoca que en nuestros negocios y familias tengamos cero ingresos y, hasta que no se solucione, no tendremos posibilidad de obtener ingresos", asegura Pilar Vera, presidenta de Mof&Art. Por eso, desde la asociación, junto con Qlamenco, han elaborado un listado de medidas que proponen al Gobierno central, autonómico y local para ayudar al sector ante esta situación tan crítica en la que se encuentra.

Una gran industria con muchas aristas

A pesar de que la cara visible de la moda flamenca sean los desfiles que durante enero y febrero sirven para dar muestra de lo que será tendencia en materia de lunares y volantes, la industria de la moda flamenca es un gran entramado compuesto de un sinfín de aristas. Desde los propios diseñadores hasta la firma de complementos, pasando por las costureras particulares y artesanos de los mantones y mantoncillos. Muchas actividades que son completamente estacionales y que hasta el próximo año no reanudarán su habitual producción.

"Esta suspensión total de nuestra actividad llega en el peor momento para nosotros, al ser fechas en las que se factura el 90% de nuestro volumen de negocio, con el que cubrimos gastos, impuestos, tributos y recuperamos las inversiones realizadas en meses anteriores", apuntan desde Mof&Art.

Propuestas para la supervivencia del sector

Para evitar el completo hundimiento del sector, desde la asociación proponen ayudas al crédito, subsidiar tipos de interés y abrir una línea ICO específica y exclusiva para la artesanía y la moda flamenca, además de bonificaciones en los costes de la seguridad social de los trabajadores hasta la vuelta a la normalidad. En ese sentido, también hacen hincapié en la regularización de la cotización del autónomo a tiempo parcial y la suspensión de la cuota del autónomo hasta la normalización del sector.

También reivindican el apoyo de la administración en materia de subvenciones y ayudas, al igual que la reducción de la presión fiscal empresarial o la reducción del IVA, asemejándolo a la industria cultural. Debido a su carácter estacional, desde la asociación proponen la no inclusión de las tiendas de moda flamenca entre los comercios que pueden abrir en la fase de desescalada, "ya que carece de sentido vernos obligados a abrir cuando no tendremos actividad hasta 2021".

Al igual que prorrogar los ERTE hasta alcanzar la normalidad en cuanto a la productividad de cara a 2021. Atendiendo al reto que suponen los nuevos modelos comerciales y los cambios en los hábitos de compra del consumidor, desde la asociación instan al apoyo de su subsector a través de ayudas del 100% para avances tecnológicos que incidan en la venta on line y que su vez sea compatible con el apoyo al comercio tradicional.

La formación específica gratuita y especializada también está entre sus propuestas, además del empoderamiento de la moda y la artesanía flamenca, incluyéndola como industria cultural y artística, con todo lo que ello implica, y poder estar incluidas en los planes estratégicos que se elaboren en estos sectores. Como última propuesta, solicitan la denominación especial de Moda Flamenca como marca de calidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios