Sociedad

Detenidos los tres organizadores de la fiesta 'rave' con 300 personas que duraba desde Nochevieja en Barcelona

  • El alcalde de Llinars ve la fiesta como una acción "muy bien organizada"

Fiesta "rave" ilegal de Llinars. Fiesta "rave" ilegal de Llinars.

Fiesta "rave" ilegal de Llinars. / M.G.

Los Mossos d'Esquadra y la Policía Local de Llinars del Vallès (Barcelona) han detenido este sábado a los tres organizadores de la fiesta ilegal que se ha celebrado en esta localidad con la participación de unas 300 personas, y en las próximas horas pasarán a disposición judicial.

Según han informado a Efe fuentes de la policía catalana, los tres organizadores de esta rave ilegal, que comenzó durante la noche de fin de año en una nave abandonada de Llinars y cuyo desalojo ha durado horas están acusados de desobediencia y de resistencia a agentes de la autoridad.

Además de estos dos delitos, a los tres se les ha levantado un acta administrativa por una infracción "muy grave" al organizar una fiesta ilegal que incumple las medidas restrictivas contra la covid, y cuya sanción puede ascender hasta los 600.000 euros, de acuerdo con el decreto ley aprobado por el Govern sobre el régimen sancionador que regula la tipología de las infracciones que contravienen la normativa.

En un primer momento, los Mossos señalaron que no querían desalojar por "por criterios de oportunidad, congruencia y proporcionalidad" y para evitar con ello graves incidentes.

Algunos de los participantes de la fiesta han compartido en las redes sociales imágenes y vídeos del evento.

Una acción "muy bien organizada"

El alcalde de Llinars del Vallès (Barcelona), Martí Pujol, ha asegurado este sábado que la fiesta es una "acción muy bien organizada", detrás de la cual se encuentran personas extranjeras.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Pujol, que vive en una masía cercana al lugar, tiene la sensación de que esta mañana "había gente que ya iba de retirada y que hay menos coches que ayer", ya sea por el aviso de que la policía los desalojaría o porque "ya se han cansado".

A su juicio, los participantes "estaban dispuestos a entrar allí sí o sí" la noche del 31 en una "acción muy bien organizada, con la mayoría de los participantes extranjeros, de Italia, Francia, Holanda", que han circulado con sus furgonetas por Europa durante varios días.

Tras agradecer los refuerzos policiales que ofrecieron en un primer momento los ayuntamientos de Sant Antoni de Vilamajor y Cardedeu, el alcalde ha sostenido que los organizadores son también extranjeros, porque "los camiones que llevan los equipos de música y de manutención tienen matrículas extranjeras, es gente que va por Europa buscando ubicaciones próximas a las autopistas, de buen acceso".

El alcalde considera que "deben tener algún sistema de internet oculto, con el que se comunican con la gente que los sigue y acaban dando la ubicación y encontrándose, porque no vinieron de golpe, vienen en cascada, se lo van diciendo, y también marchan en cascada".

Respecto a la situación jurídica de la nave, la ha tachado de "muy complicada", porque hace años era una fábrica de cerámica, de capital catalán, pero "luego pasó a ser una empresa italiana, que suspendió pagos durante mucho tiempo". "Ahora la situación jurídica exacta no la puedo asegurar, pero la noticia es que estaba en concurso de acreedores", ha puntualizado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios