Bienestar

Cómo proteger las partes del cuerpo que más sufren por el frío

Cómo proteger las partes del cuerpo que más sufren por el frío Cómo proteger las partes del cuerpo que más sufren por el frío

Cómo proteger las partes del cuerpo que más sufren por el frío / José Ángel García

Es invierno y tiene que hacer frío. Sin embargo, en Andalucía y otras zonas del sur de España no estamos acostumbrados a las bajísimas temperaturas, el hielo o incluso, la nieve, que están dejando tanto la borrasca Filomena como ahora la ola de frío.

Salir para ir a trabajar, al colegio a comprar o hacer deporte es necesario a pesar de las temperaturas gélidas y de que nuestros pies, manos y orejas se queden literalmente helados. El frío, la lluvia, la sequedad en el ambiente y el viento son enemigos de nuestra piel durante el invierno por lo es necesario cuidarla si no queremos que se vuelva más seca, pálida, sensible y se agriete.

Guantes para proteger las manos del frío. Guantes para proteger las manos del frío.

Guantes para proteger las manos del frío. / Rafa del Barrio

Esto ocurre porque la circulación sanguínea de nuestra piel disminuye en contacto con el frío, recibiendo menos oxígeno y nutrientes. Te contamos cómo proteger las partes del cuerpo que más sufren con el frío: manos, rostro, labios y piernas.

Crema y guantes para las manos

Crema hidratante. Crema hidratante.

Crema hidratante. / Archivo

Las manos es una de las partes del cuerpo más expuestas al frío, incluso llevando guantes. Las manos pasan mucho tiempo sometidas al frío ambiental, lo que provoca la reducción de la circulación sanguínea local. Por este motivo, la piel se deshidrata y aparecen zonas secas y eccemas. En estos días hay que utilizar, siempre que se pueda, guantes de lana o manoplas para los más pequeños. También es conveniente aplicar crema hidratante para protegerlas del frío y recuperar la hidratación y mejorar la circulación sanguínea.

Hidratante y con protección solar para el rostro

El rostro es la parte más sensible a las bajas temperaturas y el viento. Aunque ahora nos vemos obligados a llevar mascarilla, la cara no se puede ocultar, sufriendo así los golpes de frío. Por esta razón, mantenerla siempre hidratada será la clave para que no se resienta. Cremas faciales, tanto hidratantes como con protección solar contra las radiaciones ultravioleta son la clave. La sensación de frío se puede mitigar con un buen gorro y orejeras. Una bufanda que nos cubra bien el cuello y la nuca también aisla estas zonas del contacto directo con el viento.

Labios perfectos con un protector

Labios resecos y agrietados. Dentro del rostro, los labios son la parte que más se resiente, por lo que requiere un cuidado especial. Tienden a secarse, llegando a cuartearse y descamarse en los casos más extremos. Además, su fragilidad la hace también muy propensa a contraer el virus del herpes, que aparece en periodos de frío cuando nuestro sistema inmune está más débil. Por eso es recomendable usar bálsamo labial con protección solar antes de salir a la calle y llevarlo en el bolso para repetir la operación tantas veces como sea necesario. En el mercado hay cientos de labiales con protección solar, específicos para hacer deporte, infantiles o con color, a gusto de cada persona.

Un buen gorro para proteger al máximo a los más pequeños. Un buen gorro para proteger al máximo a los más pequeños.

Un buen gorro para proteger al máximo a los más pequeños. / Agencias

Mover las piernas y llevar varias capas de ropa

Las piernas no están directamente expuestas al frío (salvo para los que hacen deporte al aire libre con pantalón corto) pero también sufren por las bajas temperaturas. Lo mejor para contrarrestar el frío en las piernas es vestir con varias capas de ropa (por ejemplo con mallas técnicas o térmicas), además de mantenerlas también bien hidratadas con cremas corporales e intentar no estar mucho rato de pie o sentado, ya que la circulación sanguínea baja y hará que sientas más frío.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios