Series Netflix

Paulina y las flores

  • Cecilia Suárez es el gran descubrimiento de la serie mexicana de Netflix que ha reversionado el culebrón

Cecilia Suárez en el papel de Paulina y su peculiar pronunciación Cecilia Suárez en el papel de Paulina y su peculiar pronunciación

Cecilia Suárez en el papel de Paulina y su peculiar pronunciación / Netflix

Empecé a verla con recelo. Tanta expectación generada antes de su emisión y tanto bombo tras su estreno hicieron que me costara decidirme a ver La casa de las flores. Finalmente le di una oportunidad. Al terminar el primer episodio pensé que tenía que haberla visto antes, que los prejuicios me jugaron una mala pasada. Esta ficción de Netflix es uno de los grandes descubrimientos del año. Se trata de una telenovela totalmente diferente e innovadora. Manolo Caro, su creador, ha unido la comedia y el drama de una forma magistral. Merece la pena ver situaciones en las que están presentes la muerte, el tráfico de drogas, el suicidio, la infidelidad, el desamor, la sexualidad y la crisis económica llevadas al extremo pero contadas con un punto de ironía y humor negro que hace cómplice de lo que sucede al espectador. Los escenarios están elegidos a la perfección, al igual que su extrema decoración (sí, todo es extremo en esta serie, y ese es su encanto). La dualidad entre la florería y el cabaret es un símbolo perfecto de cómo dos mundos a priori tan diferentes pueden ser tan semejantes y albergar al mismo tipo de personas. Vamos, como la vida misma. Y la música. Qué decir de la música. Es inevitable que aumente la complicidad del televidente cuando empiezan a sonar algunas canciones de Gloria Trevi o Mecano.  

 

Si la serie es un gran descubrimiento, el personaje de Paulina de la Mora no es menos. Sin ella la serie seguiría siendo buena, pero no sería lo mismo. El trabajo realizado por la actriz Cecilia Suárez es exquisito. Es la reina de este culebrón del siglo XXI. Nunca una forma de hablar había supuesto tanto éxito. Incluso han salido camisetas a la venta con las frases más emblemáticas de Paulina. La forma de verbalizar lo que piensa es la que otorga a las tramas esa mezcla tan especial de drama y comedia que engancha, identifica y enerva a partes iguales. Y eso es lo que tienen que transmitir los personajes de las series, diferentes emociones. Esto también lo hace el resto de actores, tanto protagonistas como secundarios. Entre ellos Paco León. Otro de los motivos del recelo que me causaba La casa de las flores eran las críticas que la serie recibió en su día por el hecho de que Paco interpretara a un personaje transexual y no hubieran elegido a alguien transexual para meterse en la piel de María José. Esto hubiera sido una buena opción, pero después de verla hay que destacar el respeto desde el que el actor sevillano hace su trabajo.

Otra de las comodidades a la hora de verla es que disfrutar de La casa de las flores no requiere mucho tiempo. La primera temporada está compuesta por trece capítulos que no superan la media hora de duración. La pena es que se hace corta, el espectador se queda con ganas de más. Por suerte Netflix ya ha confirmado que habrá segunda y tercera temporada. Así que el próximo año podremos disfrutar más de una serie que ha reinventado el género de la telenovela y que demuestra que las apariencias son solo eso, apariencias. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios