Series infantiles

¿Es 'Masha y el Oso' un instrumento de propaganda rusa?

  • Varios críticos mundiales coinciden en que la serie, creada por el estudio ruso Animaccord, trata de suavizar la visión internacional del Gobierno ruso

Masha y el Oso es una popular serie infantil producida por la productora rusa Animaccord, que recientemente adquirió el honor de convertir uno de sus episodios en lo más visto de la historia en Youtube. Logró este hito (sin ser un éxito musical) en el popular espacio audiovisual con el capítulo 17 titulado La avena de Masha. Para los que no conozcan la serie, un resumen: una inofensiva, dulce y traviesa niña rubia llamada Masha vive aventuras y desventuras con un oso que fue una estrella de un famoso circo ruso. Al parecer todo correcto... ¿o no?

El prestigioso The Times ha puesto el grito en el cielo con un artículo titulado Children’s show is propaganda for Putin, say critics , en el que defiende que la serie no es tan inofensiva e inocua como puede parecer. Citando a varios académicos mundiales expresa que la serie trata de lavar la imagen de Rusia y el Kremlin. Los analistas sostienen que el personaje de Masha es "luchador, desagradable, pero valiente", y actúa como el presidente Vladimir Putin. Coinciden además en que se trata, "sin duda", de una herramienta de "propaganda suave" para influir en los niños.

Dimitry Loveyko, productor de Masha y el Oso no ha tardado en mostrar su versión en el periódico económico FBA, Economía Hoy. Para Loveyko, todo es de "risa". "Los periodistas británicos podrían escribir que Masha se comporta como Churchill y no como Putin". Ha expresado con ironía que la situación es cómica ya que su estudio, durante 10 años de trabajo no recibió "ni un centavo del estado". "No le preguntamos a nadie, porque somos un proyecto puramente comercial", se ha excusado para expresar que no dependen del Kremlin ni de ningún Gobierno. "Es una pena que una publicación tan seria, en lugar de preguntarnos, cite una opinión, por ejemplo, de un crítico lituano", concluye Loveyko, que matiza que todos los que cita The Times son críticos con el régimen ruso..

En el vídeo que abre esta noticia, el oso, cansado de hacer guardia para evitar que le roben las zanahorias de su huerto, decide darle el relevo a la joven Masha. Le ofrece y coloca una gorra soviética de oficial de fronteras del NKVD ruso. La niña expresa "Oh, ahora sí soy un guardia". A continuación comienza a desfilar guardando las fronteras de su pequeña patria de zanahorias mientras canta "Nubes oscuras sobre nuestra tierra", hasta en tres ocasiones. Es de la canción soviética de 1938 Los Tres tanquistas.  ¿Propaganda?, ¿o un guiño humorístico e histórico de los guionistas?. Juzguen ustedes.

Masha, caracterizada con la gorra de Guardia de Fronteras. Masha, caracterizada con la gorra de Guardia de Fronteras.

Masha, caracterizada con la gorra de Guardia de Fronteras.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios