Toros

El Gobierno aprueba ayudas complementarias al sector taurino

La plaza de toros de la Maestranza vacía. La plaza de toros de la Maestranza vacía.

La plaza de toros de la Maestranza vacía. / Antonio Pizarro

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto-Ley de medidas sociales complementarias para la protección por desempleo y de apoyo al sector cultural, entre las que se incluyen medidas concretas para los técnicos y auxiliares del mundo de la cultura y para el sector taurino, que habían quedado fuera de las anteriores ayudas.

El Gobierno estima que la medida que afecta al personal técnico y auxiliar del sector cultural alcanzará a más de 10.000 personas y supondrá un coste de 14 millones de euros, mientras que la ampliación de la prestación extraordinaria por desempleo llegará previsiblemente a 35.567 artistas, con un coste estimado de 95,4 millones de euros, según han confirmado fuentes del Ministerio de Trabajo. El Real Decreto-ley recoge tres medidas relativas al sector cultural. La primera de ellas supone la ampliación del acceso extraordinario por desempleo de los artistas en espectáculos públicos. En las justificaciones del Real Decreto-Ley se apunta a que es "necesario asegurar la protección efectiva de estos trabajadores".

Así, recuerda que a las consecuencias de la evolución de la pandemia, así como a la intermitencia propia del sector, debe añadirse el vencimiento de las prestaciones recogidas en el anterior Real Decreto-Ley, previstas para 120 o 180 días en función de los días de actividad en el año anterior a la entrada en vigor. Por ello, se amplía hasta el 31 de enero de 2021 la prestación extraordinaria por desempleo de los artistas en espectáculos públicos, que será incompatible con la realización de actividades por cuenta propia o cuenta ajena, o con la percepción de cualquier prestación o renta concedida por cualquier administración pública.

Una vez reconocido el derecho, el abono de la prestación se suspenderá mientras el titular del derecho realice un trabajo por cuenta ajena o propia, sin perjuicio de que se reanude después, por el tiempo que reste de percepción de la prestación, tal y como contempla el texto de la medida. Por otro lado, habrá un subsidio por desempleo excepcional para personal técnico y auxiliar del sector de la cultura. La duración del subsidio será de tres meses, y no podrá percibirse en más de una ocasión y la cuantía será el 80% del indicador público de rentas de efectos múltiples mensual vigente.

El plazo para presentar la solicitud del subsidio será de 15 días a partir del siguiente a la entrada en vigor del Real Decreto-Ley y establece algunos requisitos para los beneficiarios. Así, tendrán que estar inscritos como demandantes de empleo en el SEPE, no estar trabajando por cuenta propia o ajena a jornada completa o haber cesado en el último trabajo en un contrato temporal por cuenta ajena con situación legal de desempleo, entre otros. "Debe hacerse efectiva la protección de otros colectivos que por las peculiaridades del ejercicio de su profesión, especialmente la intermitencia, tienen dificultades para acogerse a los mecanismos generales de cobertura", ha señalado el Gobierno entre las justificaciones de la medida.

Por último, también se incluye el acceso extraordinario a la prestación por desempleo de los profesionales taurinos, trabajadores afectados por la suspensión de actividades y las medidas de contención vigentes "durante su periodo de mayor actividad". "Ello les ha impedido trabajar y cotizar lo necesario para generar derechos a las prestaciones por desempleo", añade el texto. El derecho quedará extinguido como máximo el 31 de enero de 2021 y la cuantía será de 775,83 euros mensuales. Entre los requisitos para los beneficiarios, se incluye figurar a fecha 31 de diciembre de 2019 en el censo de activos; o no estar percibiendo rentas derivadas de actividades por cuenta propia o ajena, así como cualquier renta o ayuda concedida por cualquier administración. La prestación se suspenderá mientras en titular del mismo realice cualquier trabajo por cuenta propia o ajena.

Quejas previas de los sectores

Tanto el sector taurino como los técnicos de espectáculos han sido dos de los más críticos con el Ministerio de Cultura, al entender que se habían quedado fuera de las ayudas. Por ejemplo, desde el movimiento Alerta Roja -que aglutina a numerosos trabajadores del sector de eventos- se convocó una manifestación el pasado mes de septiembre que reunió a cerca de 25.000 personas en distintas ciudades españolas. El portavoz de Alerta Roja, Iván Espada, ya adelantó que, pese a que todavía no se manejan cifras de desempleo en el sector, el volumen de trabajo ejecutado hasta octubre era de un 10% en relación a años anteriores.

Por otro lado, desde el sector taurino se han producido numerosas quejas, entre ellas la de entender que el pasado mes de mayo se excluyó a toreros, novilleros, banderilleros, mozos de espada, subalternos y toreros de las prestaciones extraordinarias para artistas en espectáculos públicos, que es la regulación laboral en la que se encuentran éstos. Incluso el nuevo presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia, Antonio Bañuelos, junto con su homólogo de la Unión de Toreros, Íñigo Fraile, afirmaban el pasado mes de mayo que estudiaban iniciar acciones legales contra el Gobierno por "discriminación" en la gestión de la crisis del coronavirus.

La Fundación Toro de Lidia agradece las ayudas pero dice que "no es la solución"

La Fundación Toro de Lidia ha agradecido las ayudas complementarias a la cultura para técnicos y el sector taurino, aprobadas este martes por el Consejo de Ministros, pero ha asegurado que esta "no es la solución". "Se agradece la intención de poner una solución y de atender, aunque sea de una manera mínima, las necesidades, pero no es la solución. ¿Qué es lo que sucede con todos estos meses de carencia?", se ha preguntado el portavoz de la fundación, Chapu Apaolaza.

Así lo ha manifestado este martes Apaolaza después de que el Consejo de Ministros haya aprobado un Real Decreto-Ley de medidas sociales complementarias para la protección por desempleo y de apoyo al sector cultural, entre las que se incluyen medidas concretas para los técnicos y auxiliares del mundo de la cultura y para el sector taurino, que habían quedado fuera de las anteriores ayudas. En este contexto, el portavoz de la Fundación Toro de Lidia ha criticado que lo que se ha aprobado en el Consejo de Ministros es el acceso a un subsidio "que no es el que les corresponde a los trabajadores del sector taurino".

No obstante, ha aclarado que la posición de la fundación es que "todo avance de reconocer los derechos y ayudar a un sector necesitado y discriminado durante estos meses de necesidad es positivo", pero, según ha añadido, "la respuesta no es la que se esperaba". Así, Apaolaza ha explicado que a principio de la pandemia el Ministerio de Cultura y Deporte elaboró un Real Decreto para ayudar a la cultura, que incluye a los trabajadores de espectáculos públicos "de manera implícita". "Los trabajadores del sector taurino están así reconocidos en el Decreto de 1 de agosto de 1985", ha recordado.

En este punto, ha criticado que es "inexplicable" que en esa orden haya una "quiebra de doctrina entre el Ministerio de Cultura, el Ministerio de Trabajo y el Servicio Público de España que no reconoce a banderilleros y trabajadores de los toros como trabajadores de espectáculos públicos". "El ministro Rodríguez Uribes sí que considera que sean considerados trabajadores de espectáculos públicos, reconoce la legitimidad de la petición y él mismo nos anima a acudir a los tribunales para resolverlo por vía judicial", ha asegurado Apaolaza.

Por ello, el portavoz de la fundación no entiende que los trabajadores del sector no estén incluidos en el Decreto de ayuda a la cultura y sí lo estén "como algo extra, el que se reconoce una cosa excepcional". "Los picadores y banderilleros dicen que les corresponde la ayuda que se decretó por el Ministerio de Cultura y que debería concederse de manera retroactiva", ha precisado. La sensación del sector taurino por la pandemia, según ha subrayado Apaolaza, "es de desconcierto". "Vivimos en manos de la incertidumbre, se está intentando de todas las fórmulas para hacer espectáculos seguros, las plazas de toros están al aire libre. El público de los toros es civilizado, no ha problema de desórdenes, no hace falta policía para controlarlos", ha dicho.

Por último, ha señalado que la gente del toro "siempre es leal" y que "no quieren parecer desagradecidos", pero que "les corresponde lo que les corresponde por ley". "No puede ser que nadie dé una explicación competente y correcta de por qué se discrimina a los trabajadores del toro frente a otros artistas", ha concluido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios