Vivir

Una Sevilla que fue testigo de la maestría ecuestre

  • La capital acogió el III Concurso Internacional de Enganches de Tradición y el Campeonato de España

Familias enteras, no sólo siendo espectadoras de la demostración, sino participando en ella, como los Aranda o los Repullo. Sevilla, proclamada Capital Mundial del Enganche, vivió ayer su segunda jornada de esta tercera edición, en la que volvió a quedar patente que el mantenimiento de la tradición se consolida en las nuevas generaciones. La ciudad acogió en sus calles el III Concurso Internacional de Enganches de Tradición Ciudad de Sevilla Copa de Naciones y el III Campeonato de España.

La luz primaveral de la ciudad hispalense acompañó a los participantes desde las diez de la mañana, cuando comenzó el certamen en la Plaza de España con la prueba de presentación. En ella, el jurado internacional del concurso valoró la imagen de conjunto de los enganches: el vestuario de los cocheros, pasajeros y lacayos, la calidad y el aspecto de los caballos y del carruaje, las guarnicionerías y los arneses, entre otras cuestiones. Además, se midieron las ruedas de los coches con vistas a cumplir con el reglamento para la prueba que cerró la competición: la de manejabilidad en los Jardines del Prado de San Sebastián. Tras un recorrido de 14 kilómetros por las calles de Sevilla, desde el casco histórico a Triana o el Estadio Benito Villamarín pasando por el Parque de María Luisa, la última prueba consistió en un recorrido de 15 puertas marcado con conos que los carruajes debieron completar en menos de 2 minutos y 11 segundos, las limoneras, los troncos y los tándems, y en 2 minutos y 25 segundos las grandes guías (tresillos, potencias y cuartas).

Entre las distinciones, el trofeo de Campeón de Campeones fue para José Varo Garrido, de Alcalá de Guadaíra y propietario de la yeguada Olivera, que concursó con un break sport. Hoy, a las 12:00, se realiza la XXXI Exhibición de Enganches en la Plaza de Toros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios