Cine de verano Séptimo arte bajo las estrellas, en Tomares

  • Abre sus puertas el cine de verano de la localidad, que cumple 54 años siendo el único privado de estas características de la provincia

El promotor de Cinema Tomares, el tomareño Rafael Cansino. El promotor de Cinema Tomares, el tomareño Rafael Cansino.

El promotor de Cinema Tomares, el tomareño Rafael Cansino. / M. G.

Cinema Tomares, el último superviviente de la provincia de los antaños cines de verano, ya ha inaugurado la temporada con la película infantil, Ferdinand. Cinema Tomares vuelve un año más, y ya son 54 consecutivos, para obsequiar de nuevo a los tomareños y demás vecinos del Aljarafe, de lunes a domingo a las 22:30, con los últimos estrenos y las mejores películas, hasta el 9 de septiembre.

Un paraíso para los cinéfilos, situado en la calle Navarro Caro, nº 50, de Tomares, donde vivir una experiencia diferente en un lugar idílico, donde retrotraerse en el tiempo, asomarse en la clásica ventanilla de taquilla para adquirir la entrada y sentarse en las típicas sillas de hierro azules o en las sillas con veladores, donde también se puede cenar y disfrutar de tapas caseras mientras se disfruta de una película al aire libre.

Un espacio único en Sevilla, donde se puede disfrutar en su gran pantalla de 72 m2 (12 de largo por 6 de alto) recién pintada, de películas y numerosas comedias como La Tribu, protagonizada por el sevillano Paco León y Carmen Machi, (17 y 18 de junio), El gran Showman, C’est la vie, Coco, Una bolsa de caninas, El cuaderno de Sara, Cincuenta sombras liberadas, La Librería, El Gorrión rojo o La forma del agua, entre otras muchas más, por 4 euros la entrada.

Su promotor, el tomareño Rafael Cansino es un entusiasta de la vida que a sus 72 años dice que “se siente rejuvenecer cada verano con la apertura de su cine, como en aquella famosa película Me siento rejuvenecer, de Howard Hawks, protagonizada por Cary Grant, Ginger Rogers y Marilyn Monroe en 1952.

El Cine de Verano de Tomares, el único que queda en la provincia, ha mantenido intacta la misma ilusión con la que nació en 1964, hace más de medio siglo, de manos del tomareño Rafael Cansino Vega, un enamorado del cine, que en 1957 puso también en marcha por primera vez en Tomares el cine de invierno. Una pasión que luego heredaron su hijo, Rafael Cansino Pérez, sus dos hermanas, y los hijos de éstos, quienes han llevado con gran cariño y dedicación este negocio familiar durante más de 60 años, con el orgullo de no haberse podido doblegar a los intereses inmobiliarios. Un amor por el cine que les corre por las venas, ya que la familia Cansino tiene entre sus parientes lejanos a Margarita Carmen Cansino Hayworth, la gran estrella de Hollywood, Rita Hayworth.

En 2015, Cinema Tomares dio el salto al mundo digital, lo que supuso un cambio radical en el funcionamiento. Su cabina es un auténtico museo en el que todavía se conservan todos los tipos de proyectores que han hecho posible el cine de verano de Tomares desde los años 60, incluidos los que funcionaban con carbón. Atrás queda el trabajo de la familia Cansino donde han llegado a cortar y pegar fotogramas de una película de 35 milímetros. Ahora cuentan con la tecnología en Digital 2D, que permite al público ver las películas con la máxima calidad de imagen y sonido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios