Vivir

La cara más divertida de la ciencia

Comentarios 1

el devenir de la ciencia

Su padre, que fue catedrático de la Escuela de Magisterio de Sevilla, tenía "una magnífica biblioteca" especializada en temas científicos en la que él descubrió y cultivó su pasión por la ciencia. Bernardo Rivero Taravillo tiene 44 años y es profesor de Física y Química en el IES Miguel Servet de Sevilla y hace dos años decidió llevar a la red El devenir de la ciencia, "una bitácora de divulgación de la ciencia a través de su historia, curiosidades y protagonistas".

Aunque el blog surgió "casi de forma casual", con el paso del tiempo se ha hecho con muchos seguidores de todo el país y también de México, Argentina, Colombia, Perú y otros países hispanoamericanos. En él, este profesor casado con una bióloga sevillana y padre de dos hijos de 12 y 9 años de edad, pretende "divulgar la ciencia desde una perspectiva poco usual". Así, cuenta, se fija en protagonistas que han tenido una vida fascinante "como el joven matemático francés Galois, de la primera mitad del siglo XIX, quien murió a los 20 años en un misterioso duelo" aunque dejó antes escritas las páginas que "revolucionarían el álgebra".

Asegura Bernardo Rivero que "podemos aprender mucha ciencia indagando en el contexto histórico en que surgió, en la evolución de las ideas científicas, en la forma en que se realizaron los experimentos". Por ello, no es de extrañar que haya hecho suya para definir su blog la frase de Goethe: La historia de la ciencia es la ciencia misma. Y es que la filosofía de esta web, asegura su creador, es "hermanar la ciencia con el resto de la cultura" ya que la primera "no sólo tiene importantes aplicaciones prácticas" sino que de ella se derivan también "consecuencias filosóficas". Además, continúa, "encontramos sorprendentes relaciones entre la ciencia y la literatura" y el arte en general.

En cuanto al público al que va dirigido pretende que el blog "resulte de interés a cualquier persona con inquietudes intelectuales y culturales, sea cual sea su formación". También lo utiliza con sus alumnos en la asignatura Ciencias para el Mundo Contemporáneo y "los científicos también pueden hallar aspectos interesantes, históricos, que posiblemente desconozcan".

Sin olvidar los temas y noticias de plena actualidad, El devenir de la ciencia pone especial mimo en "divulgar la historia de la ciencia en España y particularmente en Andalucía". En nuestro país, asegura, "ha habido momentos de esplendor y de decadencia y frecuentemente han trabajado los científicos en difíciles condiciones, con gran escasez de recursos y con las autoridades dándoles la espalda". Esto hace, continúa, "que tengamos la obligación de no olvidar a aquellos que han jugado un papel notable en la historia de la ciencia, casi héroes". En Sevilla destaca la labor del médico renacentista sevillano Nicolás Monardes, "uno de los padres de la farmacología y estudioso de las plantas del Nuevo Mundo", y de Antonio de Ulloa, "quien entre otros méritos científicos tiene el de ser el descubridor del platino".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios