Actualidad

Ana Obregón da la primera entrevista tras la muerte de su hijo

Ana Obregón da la primera entrevista tras la muerte de su hijo. Ana Obregón da la primera entrevista tras la muerte de su hijo.

Ana Obregón da la primera entrevista tras la muerte de su hijo. / M. G.

"Los últimos meses fueron de una crueldad que no se puede explicar", así se sincera Ana Obregón en una entrevista exclusiva en la revista ¡Hola!, medio año después de la trágica pérdida de su hijo Álex. Ahora, la actriz, que intenta poco a poco recomponer los pedazos de un corazón ya roto para siempre, se desgarra por completo en la que es su primera entrevista y donde habla de la importante lección de vida de su hijo, de su importante legado y del profundo dolor que la acompaña desde que Alex no está. "Ya no me quiero ir porque quiero hacer cosas que Álex quería hacer y no pudo terminar. Quiero seguir su legado", confiesa la actriz en la revista ¡Hola!

Después de dos años y medio de lucha contra el cáncer, Álex Lequio fallecía en una clínica de Barcelona el pasado mes de abril y a Ana Obregón se le paraba el mundo para siempre. La actriz se desgarra y muestra su dolor en la entrevista al hablar de la pérdida del que para siempre será el amor de su vida. "Yo no creo que pueda aceptar jamás que no pueda volver a abrazar a mi Álex. Me imagino que algún día aceptaré y aprenderé a vivir el resto de mi vida con este dolor", cuenta Ana Obregón en la revista.

La actriz profundiza en sus sentimientos y los expone a lo largo de la entrevista de una forma desgarradora. "Una vez hablando con mis hermanas, antes de que pasara todo esto les dije: Yo no voy a sufrir nunca si le pasara algo a Álex, porque yo, al día siguiente, me voy con él. Y no te voy a mentir. Lo he pensado hacer, me quería ir. No podía soportar el dolor ni la realidad y lo he estado pensando dos o tres meses", se sincera. Pero Ana es capaz de reponerse y de sacar una lección de vida de su hijo. "¿Y sabes por qué no me quiero ir? Porque quiero hacer cosas, cosas que Álex quería hacer y no pudo terminar. Quiero seguir su legado", explica. Y una de las cosas que Obregón quiere llevar a cabo es la creación de una fundación para la investigación contra el cáncer.

Su entrevista más difícil y desgarradora

A lo largo de la entrevista, Ana Obregón habla de su relación con Alesandro Lequio, el mayor apoyo que ha tenido durante todo la enfermedad de su hijo y ahora después de su pérdida. "Estamos unidísimos, hablamos continuamente, lloramos al teléfono y es increíble porque sé que estamos hablando el mismo idioma. Hablamos de Álex... pero yo no he llegado aún al punto de poder recordar anécdotas de mi hijo porque hay demasiado dolor todavía", cuenta. "Nosotros nos vamos a reencontrar, seguro", afirma Obregón en una de las partes más emotivas de la entrevista.

La entrevista más complicada de Ana Obregón le sirve a la actriz para abrirse en canal y sincerarse y hablar del momento más difícil y duro de toda su vida: el día que Álex se fue. "Hasta dos días antes yo estaba segura de que se iba a curar. Tuve cuarenta y ocho horas para hacerme a la idea de que mi niño se iba para siempre. La última noche se puso Alessandro a un lado de su cama y yo al otro, le agarramos la mano... y así se fue. Yo me quedé mucho tiempo abrazada a él, como cinco horas. Si no llegan mis hermanas no sé qué hubiera hecho", confiesa Ana Obregón e un testimonio completamente desgarrador.

Las Campanadas, una decisión que tomó hace una semana

A pesar de lo duro de la entrevista, Ana Obregón también habla sobre una de las últimas noticias que la acompañan. La actriz presenta este año las campanadas en TVE junto a Anne Igartiburu, una decisión que, asegura, tomó sólo una semana antes de que se anunciase el acontecimiento. "No sé si veréis a la Ana más guapa, pero lo que sí vais a ver es el corazón más bonito porque lo estoy trabajando tanto para que se vuelva a unir todo", afirma. Ana Obregón dio las uvas en TVE en 1994 con Joaquín Prat (dando la bienvenida al año en el que falleció el veterano presentador), en el 95 con Ramontxu y su capa, y de nuevo con él, en 2004.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios