la opinión invitada

La nueva ley alimentaria de EEUU: el desafío

  • El 30 de mayo entró en vigor un marco con más exigencias a las importaciones

La nueva ley alimentaria de EEUU: el desafío La nueva ley alimentaria de EEUU: el desafío

La nueva ley alimentaria de EEUU: el desafío

Actualmente, Estados Unidos constituye el primer destino para las exportaciones de productos agroalimentarios andaluces fuera de la Unión Europea. Sabemos que el mercado norteamericano ofrece interesantes oportunidades de negocio y expansión para las empresas andaluzas, pero también exige esfuerzos importantes de adaptación en un contexto actual marcado por cambios significativos en el marco normativo.

El año pasado entró en vigor la Ley de Modernización de la Inocuidad de los Alimentos (Food Safety Modernisation Act-FSMA) que afecta a todas aquellas empresas agroalimentarias que producen, procesan, envasan y/o almacenan productos para consumo humano en EEUU. Esta ley constituye la reforma más importante que experimenta la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) en más de 70 años y requiere que nuestras empresas adopten nuevas medidas e incorporen nuevas prácticas con el fin de cumplir con las condiciones y requisitos que establece este marco regulatorio.

"Aquellas empresas andaluzas que logren adaptarse culminarán con éxito su aventura"

La FSMA está articulada a través de siete regulaciones centrales y al menos cinco regulaciones específicas que afectan en distinta medida diversos aspectos del funcionamiento de las empresas exportadoras. Con su entrada en vigor, la FDA ha ampliado significativamente su mandato y poder dentro del sistema regulatorio estadounidense en cinco áreas específicas que comentamos a continuación.

En primer lugar, cabe destacar que la FSMA proporciona a la FDA nuevas herramientas que persiguen cambiar su enfoque tradicionalmente reactivo por un enfoque preventivo, otorgándole un mandato legal que, por primera vez, le permite exigir controles e inspecciones preventivas en cualquier punto de la cadena de distribución de alimentos.

FSMA también conlleva cambios en el programa de inspecciones a exportadores, al establecerse por primera vez un número de inspecciones obligatorias con una temporalidad precisa en el caso de los proveedores extranjeros. La FDA también adquiere una nueva autoridad de retiro obligatorio sobre todos los productos (anteriormente de carácter voluntario).

Uno de los cambios fundamentales para las exportaciones es la entrada en vigor de la regulación FSVP (Foreign Supplier Verification Programmes) el 30 de mayo de 2017. Esta regulación tiene como fin garantizar que las empresas importadoras estadounidenses y proveedores extranjeros apliquen los mismos estándares preventivos a los productos que producen e importan que las empresas agroalimentarias nacionales. Para ello, la regulación exige que los importadores verifiquen que cada uno de sus proveedores extranjeros cumple con los estándares de inocuidad alimentaria establecidos por la FDA.

Los importadores cubiertos por esta regulación deben proporcionar identificaciones específicas para cada línea de producto que acceda al mercado estadounidense, pasando así a ser los responsables de garantizar la inocuidad de los productos importados y a exigir mayores garantías a nuestras empresas agroalimentarias. Los requisitos que deben cumplir las empresas dependen de diversos factores (inc. tamaño de plantilla, volumen y/o tipo de producto).

Por ello es fundamental que las empresas exportadoras andaluzas logren familiarizarse con el nuevo marco de FSMA y tomen las medidas necesarias para no poner en riesgo sus exportaciones. Además de la documentación divulgativa, normativa y académica que la FDA pone a disposición de la industria agroalimentaria, existen cursos específicos desarrollados por la Food Safety Preventive Controls Alliance (FSPCA) y diseñados para formar a las empresas exportadoras en los nuevos requisitos, ya sea en materia de Buenas Prácticas de Manufactura y Controles Preventivos, Seguridad de los Productos Frescos o Programas de Verificación de Proveedores Extranjeros (FSVP).

Por último, cabe destacar que el enfoque preventivo de FSMA exige necesariamente una mayor colaboración entre actores locales e internacionales desde Andalucía hasta EEUU. Por ello además de apoyar a empresas locales, nacionales e internacionales en la adaptación a estos cambios, desde GOCA Consulting trabajamos con instituciones como Extenda, impartiendo jornadas de divulgación, formación y talleres técnicos que permiten a las empresas familiarizarse con estos cambios.

El último de estos talleres celebrado en la sede de Extenda en Sevilla abordó varias regulaciones que afectan al etiquetado y que constituyen un pilar clave para la exportación de nuestros productos. Este tema nos sirvió además para recordar que además de FSMA existen otros cambios normativos (tales como dichas regulaciones sobre etiquetado) que también debemos tener en cuenta.

En un contexto marcado por cambios significativos, los desafíos son numerosos pero las oportunidades son casi infinitas. Y como ocurre cuando soplan vientos de cambio, serán aquellas empresas andaluzas que logren adaptarse las que culminarán con éxito su aventura comercial estadounidense. El futuro es ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios