Infrarrojos para la calefacción del futuro

  • Una empresa sevillana lanza una placa ecológica para debajo de las mesas como alternativa al brasero convencional. Puede ahorrar en luz hasta un 50%.

 A la calefacción convencional le ha salido un duro rival. La empresa sevillana IR Radiant acaba de lanzar una tecnología revolucionaria que transmite energía térmica con infrarrojos. Los aparatos tradicionales para calentar el aire pueden pasar a la historia con este novedoso sistema que ha comenzado a fabricarse en la capital y en el que prima la sostenibilidad, el ahorro y el confort. La clave reside en el uso de rayos infrarrojos, que calientan los cuerpos con los que entra en contacto  directo, para  aumentar la temperatura ambiente. La novedad es que se adapta a todo tipo de mesas.

El sevillano Miguel Fernández es el protagonista de una historia de emprendimiento que se remonta a 2007, cuando el director de la empresa conoció un producto atípico en Corea del Sur. Los problemas respiratorios que genera el aire caliente de los sistemas tradicionales motivaron a Fernández a hacerse con los derechos exclusivos del artilugio en España. Tras más de siete años de trabajo y un intento fallido, IR Radiant arrancó en 2015 con la venta de estas planchas cerámicas. "El éxito fue tal que, tras ver que éramos los primeros en la distribución en España, decidimos montar una fábrica en Sevilla", narra Fernández. Una aventura empresarial que desde octubre abarca el proceso de elaboración en sus nuevas  instalaciones del polígono Parsi.

Pulse en la imagen para ampliar

La singularidad del aparato es su funcionamiento, con el que  homogeneiza la temperatura de las habitaciones. La radiación infrarroja se corresponde con la franja de rayos solares beneficiosos para el ser humano, detalla la Organización Mundial de la Salud. Su aplicación como calefactor implica dejar atrás los mecanismos que calientan el aire por capas pero no solucionan el efecto pies fríos. El aire caliente termina siempre en las zonas más altas por su bajo peso. Debido a este fenómeno, la placa centra su actividad en la emisión infrarroja de baja frecuencia y de larga distancia que reparte el calor de manera uniforme sin focalizar en objetos cercanos.

La empresa no sólo distribuye placas para exteriores, como establecimientos de hostelería. La nueva sede facilita la fabricación de modelos para interiores a partir de materiales nacionales que varían en función de la tipología del espacio: almacenes, oficina, invernaderos y hoteles. El tipo de pared y suelo suele influir en la redimensión del producto "al no calentar metros cúbicos, sino metros cuadrados". Pero la gran apuesta de IR Radiant con la que pretende desbancar al brasero de siempre es la placa para debajo de las mesas. ¿Su precio? 200 euros. "Es el futuro de la calefacción", apunta Fernández de sus ventajas. Con la llegada del invierno se multiplican cada año los incendios en hogares por el descuido y mal uso de los radiadores: "La seguridad de esta placa permite tener sobre ella hasta un papel de fumar durante horas sin que prenda". 

El ahorro es más que significativo en la alternativa calorífica. Estas placas pueden llegar a reducir la factura de la luz en un 30%, en las bombas de calor, y hasta un 50% si se equipara con una caldera. La potencia baja también de los 1.500 vatios de un calentador común de mesa camilla a los 250 vatios del producto fabricado. Las planchas se activan con la corriente eléctrica y no necesitan mantenimiento. Las de techo poseen, además, un termostato que permite programarlas y que se apaguen automáticamente cuando se alcanza la temperatura deseada. El producto cuenta con ventajas saludables. Se trata de un invento, explica Fernández, beneficioso para asmáticos y alérgicos, ya que "purifica el aire". 

Los efectos del cambio climáticos parecen consolidarse año tras año. Este invierno está siendo, como apuntan las estadísticas, el más cálido desde que se registran los datos del mercurio. Pero el fenómeno climatológico no afecta a las expectativas de IR Radiant. "No nos preocupa. El frío llegará seguro", indica Fernández. Aunque la trayectoria de la empresa se ha encontrado con esta inédita situación, el éxito en los números les permite aspirar alto. "Estamos calefactando los baños del hotel Puente Romano de Marbella", explica el director sobre su actividad actual, a lo que se une el hotel Meliá Don Pepe de la localidad malagueña y varios restaurantes de Sevilla. Llevar las placas para debajo de las mesas a las tiendas y grandes superficies se convierte en el próximo objetivo de los seis miembros que conforman el negocio. La venta de momento se realiza a través de distribuidores y de su página web. Una apuesta innovadora en la calefacción que no dejará indiferente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios