La constructora sigue adelante con el derribo del chalé de Nervión

  • La empresa recuerda que el edificio no está protegido, tiene visado el proyecto de demolición y solicitado el permiso de obra

El edificio de Aníbal González en la calle Cristo de la Sed, 35. El edificio de Aníbal González en la calle Cristo de la Sed, 35.

El edificio de Aníbal González en la calle Cristo de la Sed, 35. / diego caballos neyra

Comentarios 15

La constructora que adquirió el chalé del número 35 de la calle Cristo de la Sed sigue adelante con los planes de demolición del edificio, que no cuenta con ninguna protección. Se trata de una obra de estilo regionalista de Aníbal González, que fue adquirida en marzo por la sociedad Building Sevilla & Construcciones por 1.365.000 euros. La intención de esta empresa es demoler el edificio y construir viviendas en esta finca de Nervión. Mientras, el Ayuntamiento trata de impedir el derribo con una moción llevada al pasado Pleno municipal para proteger este inmueble y otras villas regionalistas del barrio que están amenazadas por la piqueta.

La empresa que adquirió el chalé de Aníbal González ya ha presentado el proyecto de demolición, que obtuvo el visado del Colegio de Arquitectos el pasado 27 de julio, mientras que el 3 de agosto solicitó a la Gerencia de Urbanismo el permiso para proceder con el derribo. En su proyecto, la empresa recuerda que la finca no tiene ningún nivel de protección y detalla que el edificio presenta un "significativo deterioro". Se aprecian "grietas de cierta entidad motivadas por acciones mecánicas externas (asientos continuos de cimentación), que han motivado la ejecución en el pasado de algunas obras de estabilización".

La sociedad Building Sevilla adquirió la villa por 1,36 millones para hacer viviendas en ella

El proyecto contempla la demolición del chalé regionalista y también de un edificio anexo situado a la espalda del mismo, más moderno. "Se plantea la demolición de los dos edificios situados en la parcela de referencia, por no adecuarse a las necesidades programáticas y funcionales de la actual propietaria de la finca", apunta el proyecto de derribo. La parcela tiene una superficie de 799 metros cuadrados y una geometría irregular. Cuenta con un frente de fachada de 22 metros y una profundidad máxima de 44,80 metros.

La medianera este es casi perpendicular a la fachada, al contrario que la medianera oeste, formada por una quebrada que va estrechando la parcela hasta los 8,45 metros de fondo. En ella hay dos edificaciones aisladas, con una superficie construida total de 1.120,19 metros cuadrados, repartidas en ambos inmuebles. El chalé tiene tres plantas y con una superficie construida de 408 metros cuadrados. El otro edificio cuenta con cuatro plantas y un sótano. Su superficie sobre rasante es de 488,99 metros cuadrados y bajo rasante de 223,20 metros. Este segundo inmueble presenta un estado de conservación "mucho más adecuado a su antigüedad" y no padece "ningún problema reseñable".

El proyecto describe someramente la construcción que se pretende demoler. "Se trata de una edificación de principios del siglo XX, de estilo regionalista, ejecutada con muros de carga y cerramientos de fábrica de ladrillo visto. Las particiones interiores están resueltas con fábrica de ladrillo guarnecido y enlucido de yeso acabado pintado. Las carpinterías tanto exteriores como interiores son de madera y la solería de piedra natural y gres (en núcleos húmedos". El informe añade que "su estado de conservación no es muy bueno y son evidentes las transformaciones que la edificación ha sufrido en el proceso de adecuación de sus espacios al uso que la anterior propiedad la tenía destinada". Hasta su compra por esta constructora, el chalé fue la sede de Albatros Promotora Empresarial, una compañía especializada en el equipamiento de vehículos industriales que entró en concurso de acreedores en 2014.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios