Bilbao y Moscú dejan señalado a Ben Yedder

  • El nueve, muy por delante de Muriel en la rotación, pudo cambiar el rumbo de todo en ambas citas

Ben Yedder sufre la ruda entrada de Dzhikiya. Ben Yedder sufre la ruda entrada de Dzhikiya.

Ben Yedder sufre la ruda entrada de Dzhikiya. / YURY KOCHETKOV / efe

El delantero, como le pasa al portero, es una posición muy expuesta tanto al elogio como a la crítica. Todo depende de que el balón traspase o no la línea de gol. En el caso de Ben Yedder, lo que todo eran elogios a finales de septiembre, cuando se colocó con siete goles tras los que le hizo al Maribor, se han vuelto dudas por su falta de eficacia en las últimas citas. Si Berizzo está siendo pararrayos de muchas críticas, Ben Yedder también ha quedado señalado de las citas de Bilbao o Moscú, dos derrotas que pudo evitar el menudo delantero francés si hubiese colado dentro dos claras ocasiones que habrían cambiado el rumbo de ambos partidos.

En San Mamés fue el meta Kepa el que saliendo como un gato, rápido, le tapó su disparo a bocajarro, que realizó sin siquiera levantar la cabeza. Habría sido el 0-1 y hubiese coronado el buen juego y el dominio que estaba exhibiendo el Sev illa. En Moscú fue aún más grave, pues, con Selikhov batido tras otra veloz y felina salida del meta -se echa de menos en el Sevilla un portero con esa determinación al salir- que tapó el primer remate de Krohn-Dehli, Ben Yedder tuvo tiempo de mirar hacia dónde disparar para evitar la barrera de piernas de los dos defensores rusos bajo el larguero. Pero estrelló el balón en Kombarov. También podría haber coronado el gran juego que estaba mostrando el Sevilla en ese momento, pero no lo hizo. Acto seguido, empezaron a llover goles sobre la meta de Sergio Rico.

Contrasta la apuesta casi constante en Ben Yedder de Berizzo con su sistema de rotaciones, que no tiene equilibrio respecto a la posición de delantero centro. Quizá sea por el perfil de cada jugador, pues el colombiano parece un ariete más hecho a jugar al espacio, a campo abierto, que a ese fútbol casi de balonmano que está exhibiendo el Sevilla.

Lo cierto es que Ben Yedder lleva casi el doble de minutos que Muriel. El francés ha jugado 10 partidos, 5 de Liga y 5 de Champions, ha completado 773 minutos y ha marcado 7 goles, aunque sólo uno en Liga. El colombiano actuó en 8 partidos, 6 de Liga y dos de Champions, con 406 minutos y dos tantos, en Liga ambos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios