sevilla - bayern múnich | el rival

Orden al servicio del talento

  • El Bayern llega con todo su arsenal y una trayectoria que mete miedo

Arturo Vidal, una de las incógnitas en el once del Bayern, salta al césped del Sánchez-Pizjuán. Arturo Vidal, una de las incógnitas en el once del Bayern, salta al césped del Sánchez-Pizjuán.

Arturo Vidal, una de las incógnitas en el once del Bayern, salta al césped del Sánchez-Pizjuán. / antonio pizarro

"No podemos subestimar al Sevilla, vamos a necesitar dos buenos partidos". La frase es de Karl-Heinz Rummenigge, algo más que el director gerente, el jefe de la junta directiva del Bayern Múnich. Él encabeza una expedición que llega a Nervión con la lección aprendida de lo que le sucedió al Manchester United de José Mourinho, una expedición que sólo con leer los nombres de sus integrantes mete miedo: Hummels, Kimmich, Javi Martínez, Arturo Vidal, James, Ribery, Robben, Thiago, Müller, Lewandowski... El Bayern que va a paso de oca en la Bundesliga, donde nadie le tose en las últimas décadas, sólo ha encontrado oposición en la Champions ante los más grandes... y de qué manera. Pero ahora tiene al frente a Jupp Heynckess, el viejo zorro alemán autor del triplete en 2013.

No viene de turismo un equipo que con su entrenador fetiche, que sustituyó a Ancelotti en octubre, ha cogido el carril de alta velocidad. Orden, disciplina, hambre, presión coordinada y adelantada, rápida circulación del balón y muchísima pegada y mordiente arriba. Todo ello, además de seguridad defensiva, gracias a una zaga que mezcla adecuadamente juventud y veteranía: Rafinha y Kimmich en la derecha; Hummels, Boateng y Süle para el eje; Alaba y Bernat a babor. Heynckes va rotando, sobre todo por fuera, para darles energía constante a sus laterales y sus alas. En la medular tampoco va mal de fuerza y calidad el Bayern: para labores de zapa, presión y distribución, Javi Martínez, Rudy y Arturo Vidal; para galvanizar el juego y darle velocidad y profundidad, Thiago y James; para dotarlo de remate y desborde, pique y pegada, Müller, Ribery, Robben... Y arriba Lewandowski y un veterano como el internacional Wagner, fichado en enero del Hoffenheim por 13 millones de euros.

Además, dos de los hombres que arrastraban problemas, el mediocampista Arturo Vidal y el lateral zurdo Bernat, están en la convocatoria de 21 y pueden entrar en la rotación. Es decir, que el Bayern llega con todo su potencial, salvo los lesionados Neuer y Coman. Pero además arriba a Sevilla con las orejas tiesas, sin engreírse por su rol de favorito y por su indudable papel de ogro europeo, como campeón de cinco Copas de Europa que quiere distinguirse de Barcelona o Liverpool y superarlos con una más.

"Va a ser una eliminatoria muy difícil y vamos a necesitar dos buenos partidos mañana y la próxima semana para poder avanzar a semifinales", indicó Rummenigge al subir al avión que trasladó al equipo bávaro hasta Sevilla, donde sus jugadores, a diferencia del United, sí entrenaron en el estadio. "Sabemos lo que son capaces de hacer y por eso el equipo va allí concentrado. Nuestro objetivo es seguir avanzando y perseguiremos este objetivo concentrados", añadió el teutón. El orden, la disciplina y el ánimo en perfecto estado de revista para un crisol de estrellas que sólo ha perdido cuatro partidos, sólo uno en la Champions, con Ancelotti aún ante el PSG en París (3-0). El Bayern en estado puro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios