Champions League: Spartak de Moscú- SEVILLA | la previa

Turno para los mejores

  • El Sevilla se mide al Spartak con la intención de consolidar su liderato europeo y borrar la mala imagen de Bilbao

  • Pese a las rotaciones, las piezas más valiosas deben dar la cara

Comentarios 1

No hay tiempo para lamerse las heridas, tampoco para saborear los éxitos, conste, en la espiral competitiva en la que se halla inmerso el Sevilla Fútbol Club en su denominación completa para quienes gustan nombrar a los equipos con toda la nomenclatura. La escuadra de Nervión visita esta noche el caliente estadio del Spartak de Moscú con la intención de sacarse la espina de la última derrota en San Mamés contra un Athletic muy venido a menos, cierto es. No va a ser fácil la empresa y eso lo saben todos los que hayan visto algún partido del actual campeón de la Premier League rusa, pero siempre habrá quien apele al cliché de las frases comunes sin haberse detenido siquiera a ver el juego del rival.

Se litiga la tercera jornada del Grupo E de la Liga de Campeones, la cita está programada en el espectacular Otkrytie Arena, un moderno recinto de sólo tres años de vida que acoge los partidos del Spartak y donde éste recibe un apoyo que nada tiene que ver con lo que pueda pensarse de la frialdad de los rusos. Si la referencia es la anterior comparecencia continental del Spartak contra el Liverpool, está claro que tampoco en ese sentido va a ser fácil para los sevillistas.

Pero el juego se desarrollará en el césped, que por cierto presenta un estado óptimo por lo que se pudo ver durante el entrenamiento, y ahí no tendrá tanta trascendencia el calor ambiental y sí lo que sean capaces de hacer los profesionales que se enfunden la casaca blanca de la entidad nervionense. El nivel debe ser muchísimo más elevado del mostrado el pasado sábado en Bilbao, pues de lo contrario la primera derrota europea después de cuatro partidos, sumando los del play off con los de la fase de grupos, podría llegar en la gélida noche moscovita.

Pero el nivel de este Sevilla es muchísimo más alto del que enseñó en San Mamés y de eso no tienen ni la menor duda ninguno de los profesionales que reciben la soldada del club sevillista. Tampoco albergan ninguna duda en ese sentido ni los consejeros ni el propio José Castro, presidente de la entidad, y, por supuesto, debe carecer de ella el director deportivo, Óscar Arias, que también se desplazó con el resto de la expedición como en él es habitual. Más complicado en ese aspecto es el pensamiento de los aficionados que se han venido hasta aquí cuando se pulsa su opinión. El sevillismo recibió un jarro de agua fría con el gol de Mikel Vesga y la incapacidad de los suyos para reaccionar y en estos momentos no sabe muy bien qué pensar al respecto.

Con Banega, Mercado, Escudero, Sarabia y Nolito el once volverá a ser muy diferente

¿Y por dónde vienen las dudas? Muy fácil, el equipo demostró una falta de carácter preocupante, no fue tanto la carencia de fútbol, que lo tuvo en algunas fases del último partido, como la incapacidad para manejar las situaciones que se dan a lo largo de un litigio balompédico. Eso lo condujo, sin duda, a la derrota y ni siquiera el propio Eduardo Berizzo, aunque defiende a sus futbolistas a muerte tanto en las conversaciones públicas como en las privadas, es ajeno a esa situación que tiene que resolver por la vía de urgencia.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

El técnico argentino jamás huye de su responsabilidad, no lo hace en las ruedas de prensa y tampoco en las conversaciones que mantiene con sus más allegados. Él carga en sus espaldas con las culpas que se puedan tener y no tiene ningún problema en adoptar un tono autocrítico cuando se trata de analizar una derrota. Pero, claro, también en su sueldo va la obligación de ir dando soluciones para que este tipo de situaciones se produzcan el menor número de veces posible. Para evitarlo, entre otras cosas, es necesario que el entrenador sevillista acuda en mayor número de ocasiones a los mejores elementos de su plantilla y minimice algo los efectos de esas rotaciones que está utilizando prácticamente desde su llegada.

Jesús Navas y Nolito se ejercitan en el césped del estadio moscovita Jesús Navas y Nolito se ejercitan en el césped del estadio moscovita

Jesús Navas y Nolito se ejercitan en el césped del estadio moscovita / ivan kolya

Esto no quiere decir, obviamente, que el cambio de piezas de un partido a otro vaya a desaparecer, en absoluto, pero tal vez haya llegado el momento de no cambiar los equipos de un día para otro de manera tan tajante. Ésa será una de las cuestiones que deberán comenzar a resolverse a partir de esta noche en el estadio del Spartak. N'Zonzi, uno de los futbolistas top de la plantilla, no estará por culpa de ese esguince de tobillo sufrido en el contacto con Mikel Vesga, pero, en cambio, sí volverán los argentinos Banega y Mercado, que descansaron en la Liga. También parecen seguros tanto el lateral izquierdo Escudero como el extremo Sarabia, que fueron reservados pese a su viaje hasta Bilbao. Son cuatro novedades más o menos seguras para afrontar el encuentro contra el Spartak.

A partir de ahí, por ejemplo, llega la incógnita de dónde jugará Mercado. En teoría, debe ser el lateral derecho pese al buen partido de Corchia, pero también está abierta la posibilidad de que releve a Kjaer si la tibia de éste se resintiera. El danés entrenó ayer con normalidad y todo indica que está en condiciones físicas para jugar. Otra cosa es que Berizzo, a la vista de la situación con las lesiones de los centrales, opte por no correr riesgos y prefiera dejarlo para el enfrentamiento que establece el calendario para el próximo sábado contra el emergente Valencia, aunque no parece probable.

La principal duda estaría en la delantera, donde, si se cumple el principio de las rotaciones, también debe tener su sitio esta vez el colombiano Muriel. Entre él y Ben Yedder se reparten el puesto y el sábado le tocó al francés, por lo que todo indica que esta vez le corresponde el turno al fichaje más caro de la historia del Sevilla. Pero eso no está tan claro a tenor de los diálogos del técnico al final del entrenamiento. Si el centro del campo se integra por los argentinos Pizarro, Banega y Franco Vázquez, sólo restaría la incógnita de las dos bandas en ataque. Una, la derecha en este caso, debe ser para Sarabia y en la otra parece que parte con ventaja esta vez Nolito. Berizzo es el que debe elegir y en la delantera estarán Sarabia, Nolito y Muriel, o Ben Yedder. Son las cábalas habituales al tratar de adivinar los pensamientos de Berizzo para cada litigio, algo que no es nada fácil.

Enfrente estará un Spartak en el que también resulta complicado saber hasta si saldrá con tres, cuatro o cinco defensas como base de su dibujo táctico. Hasta ahora, en Champions, Massino Carrera ha apostado por los cinco zagueros atrás y por un estilo futbolístico que les complica mucho las cosas a los rivales con su juego pegajoso. No parece que eso vaya a cambiar con el Sevilla enfrente.

Por lo demás, la climatología deparará una temperatura extremadamente fría, ya que en Moscú difícilmente se está subiendo de los 5 grados en estos días. Está en juego la posibilidad de borrar la mala imagen de Bilbao, pero, sobre todo, el prestigio de la Champions. Son puntos y millones y eso sólo se puede conseguir jugando este torneo, algo que el Sevilla hace por tercer año consecutivo. Si además aspira a consolidar el liderato de su grupo... Ésa es la cuestión y los mejores de la plantilla son quienes deben tratar de conseguirlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios