sevilla fc

A Villarreal no vale ir a hacerse retratos

  • El Sevilla, espoleado por lo del martes, debe zanjar ya la amenaza de otro mal viajero para no descolgarse

Foto oficial en el salvador.Lleva ya un buen puñado de años haciéndose la foto oficial de la temporada el Sevilla en algún lugar emblemático de la ciudad o incluso la provincia. El Patio de Banderas, la Plaza de España, el Muelle de la Sal, el Monumento de San Juan... y El Salvador.

El tren de la Liga retoma su máxima velocidad después de una semana plena de emotividad que coronó el Sevilla con una jornada de fotos familiares. Se hizo el retrato oficial de la presente temporada 17-18 en la emblemática Plaza del Salvador antes del entrenamiento y posó luego con la plantilla del Sevilla femenino para apoyar la lucha contra el maltrato y la violencia de género. Pero hoy parte la expedición sevillista hacia Villarreal con la obligación de olvidar todo lo que no sea centrarse en un partido de máximo nivel competitivo, en el feudo de un rival directo que lo antecede en la clasificación y que llega lanzado a la cita, pese a su largo viaje hasta Kazajistán, en el corazón de Eurasia.

Casi 14.000 kilómetros se ha metido entre ida y vuelta el rival del Sevilla este domingo, si bien lo hizo en un avión de lujo asiático, que hasta sofás había en la cabina de viajeros. Aun así, el Villarreal ha tenido menos días de descanso como denunció su entrenador, Javi Calleja. "Vamos a ver cómo llegamos al partido del Sevilla, tenemos gente con golpes y con problemas, es un viaje muy largo, y estamos en desventaja porque ellos tiene más días de descanso", dijo el técnico tras la cita de Astaná. La moral de su clasificación para la siguiente fase de la Liga Europa y la magnífica trayectoria liguera desde que el ex jugador del Villarreal tomase las riendas del equipo solapan el largo viaje. Y el Sevilla, más descansado y espoleado por el suceso del martes ante el Liverpool y por el impulso emocional de conocer la enfermedad de su entrenador, está obligado a competir y abandonar cualquier atisbo de relajo.

Tras un inicio a domicilio prometedor, más por los resultados que por el juego, gracias a los triunfos en Estambul, Getafe y Gerona, y también por el empate en Liverpool, el Sevilla de Eduardo Berizzo comenzó a dar preocupantes señales de sufrir un nuevo mal viajero, como el que lo tuvo sin ganar fuera de casa en Liga entre el 23 de mayo de 2015 y el 15 de octubre de 2016. Toda la temporada 15-16 sin ganar lejos de Nervión en la Liga fue la fea mancha que dejó el Sevilla de Emery en una temporada que coronó con el título de Basilea ante el Liverpool y, cuatro días después, el subcampeonato de Copa frente al Barcelona. Entre medio, apenas ganó tres partidos de Copa, en Logroño, Heliópolis y Miranda de Ebro, y en los cuartos de final de la Liga Europa, en San Mamés.

Con Jorge Sampaoli tampoco empezó bien el Sevilla a domicilio, al perder en la vuelta de la Supercopa de España en el Camp Nou. Pero los empates en Villarreal y Turín dieron la idea de una nueva era, que se confirmó, tras otro empate en Éibar y una derrota en San Mamés, en Leganés, gracias a un golazo de Sarabia (2-3). El Sevilla había zanjado un mal viajero que duró 510 días naturales, una eternidad...

El Sevilla de Berizzo ha jugado diez partidos a domicilio hasta ahora, con cuatro triunfos (1-2 al Basaksehir, 0-1 al Getafe, 0-1 al Girona y 0-3 al Cartagena), un empate en Liverpool (2-2) y cinco derrotas (Atlético, 2-0; Athletic, 1-0; Spartak, 5-1; Valencia, 4-0; y Barcelona, 2-1). El conjunto hispalense, para no descolgarse más en la Liga de esa pista del cuarto puesto, necesita ganar ya en el feudo de un equipo importante. Y necesita hacerlo con o sin N'Zonzi, con o sin Kjaer -ninguno se entrenó ayer con el grupo-. Porque el Villarreal, además, es un rival directo. De no ganar corre el peligro de volver a las andadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios