Sevilla FC

Una noche de sinsabores

  • José Castro vivió el respeto de su afición al himno y las quejas al final

Iniesta levanta la Copa del Rey en el palco de autoridades. Iniesta levanta la Copa del Rey en el palco de autoridades.

Iniesta levanta la Copa del Rey en el palco de autoridades. / antonio pizarro

No fue una noche fácil para el presidente del Sevilla, un José Castro que sí se las había prometido muy felices por la mañana. Para empezar, el primer foco de atención minutos antes del inicio del encuentro estuvo en el palco de autoridades, donde el Rey de España, Felipe VI, hizo acto de presencia acompañado de diferentes ministros. El monarca saludó a los aficionados y aguantó con firmeza los silbidos al himno que se pudieron escuchar desde el sector de hinchas azulgrana. Mientras tanto, los seguidores del Sevilla, apoyados por otra buena parte del público que asistió al Wanda Metropolitano a presenciar la final de la Copa del Rey, atenuaron esos silbidos de la grada azulgrana, en una atmósfera menos hostil que en años anteriores.

Los hinchas del conjunto de Nervión tararearon el himno con el ya habitual "Lo, lo, lo, lo..." que acompaña en la grada cada vez que juega la selección española, que se escuchó con fuerza al ritmo de los acordes que despedía la megafonía del nuevo estadio del Atlético de Madrid. De hecho, resultó significativo contemplar cómo en la grada del Barcelona ondeaban más banderas españolas que en otras ocasiones.

Pero lo peor para Castro llegaría durante el partido y tras el mismo. Desde los gritos de la afición sevillista pidiendo su dimisión a esos jugadores destrozados sobre el césped. El presidente, dolido como todos los sevillistas, sólo pudo guardar silencio, a la espera de una noche larga antes de volver a Sevilla.

Todo lo contrario aparecían los dirigentes del Barcelona, que respiraban aliviados tras la debacle de Roma. "Tenemos al mejor del jugador del mundo que es Messi, pero Iniesta marca una época en la historia del Barça y del fútbol. Estamos muy satisfechos. Hemos visto al mejor equipo del mundo. Llevamos una era excepcional en todos los sentidos", manifestó Josep Maria Bartomeu, presidente del conjunto barcelonista, muy contento por haber conquistado el trofeo copero después de la eliminación en la Liga de Campeones a manos de la Roma. "Veníamos de un resultado malo en la Champions y hemos demostrado que este es el mejor equipo del mundo", añadió Bartomeu, con una cara muy distinta a la de su homólogo sevillista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios