El póquer moscovita

  • El Spartak completa el cuarteto de rivales del Sevilla en la capital de Rusia tras Torpedo, Lokomotiv y CSKA

  • El cuadro de Carrera juega con intensidad en un estadio con ambiente

Correa sonríe ante un panel informativo que señala el destino del vuelo que tomó el Sevilla a mediodía de ayer. Correa sonríe ante un panel informativo que señala el destino del vuelo que tomó el Sevilla a mediodía de ayer.

Correa sonríe ante un panel informativo que señala el destino del vuelo que tomó el Sevilla a mediodía de ayer. / juan carlos muñoz

Masticando aún la derrota de Bilbao ante el Athletic y las causas de la misma, el Sevilla volaba este domingo a Rusia con la intención de olvidar cuanto antes. Destino Moscú, una ciudad que no es desconocida para los sevillistas. La expedición, este domingo comandada por José Castro y Eduardo Berizzo, no es la primera vez que aterriza oficialmente en la capital de Rusia, pues ya disputó tres partidos de competiciones europeas con anterioridad. El Spartak completa un póquer de rivales que antes integraron el Torpedo, el Lokomotiv, ambos en la Copa de la UEFA, y el CSKA, también en la Liga de Campeones.

Los resultados han sido dispares en las tres ocasiones anteriores, pues, paradójicamente, los sevillistas acumularon una victoria, un empate y una derrota en el pasado. Ahora el Spartak, el club que vio nacer a un mito que se vistió también la camiseta sevillista como Rinat Dassaev, será el adversario de la escuadra blanquirroja.

Y lo primero que llama la atención respecto al Spartak es que este partido no tendrá nada que ver, en lo ambiental, con lo vivido en el presente siglo con el Lokomotiv y el CSKA. Si se tiene como referencia al reciente encuentro contra el Liverpool del cuadro moscovita, el calor del público en el coqueto Otkrytie Arena, un recinto inaugurado hace tres años para 45.360 espectadores, es bastante elevado. En ese partido, al menos, el público no dejó de animar durante todo el encuentro y la atmósfera era ideal para la práctica del fútbol.

Trasladando el foco desde la grada hasta el terreno de juego, allí se centra bastante en la figura del entrenador. El italiano Massimo Carrera, que se formó en la misma escuela que Antonio Conte, con el que compartió vestuario en la Juventus como futbolista y después lo sustituyó como entrenador durante el periodo en el que estuvo sancionado por amaño de partidos, prácticamente se puede decir que ha creado una obra de autor en el cuadro moscovita. Carrera fue fundamental para que el Spartak volviera a conquistar el título de la Premier League de Rusia después de 16 años, ya que no lo lograba desde 2001.

Las tres visitas del Sevilla a Moscú Las tres visitas del Sevilla a Moscú

Las tres visitas del Sevilla a Moscú

El Spartak, fiel a los principios de Carrera o de Antonio Conte, no es un equipo brillante en su fútbol, bonito como se pregona ahora en los círculos balompédicos, pero sí es capaz de adaptarse a cualquier circunstancia y de hacerse fuerte en diferentes configuraciones tácticas. Por ejemplo, en esa última referencia del duelo contra el Liverpool, el campeón ruso se movió bajo un esquema de cinco defensas y llegó a poner en serios aprietos al histórico equipo inglés.

Esa noche, Carrera colocó a los suyos con cinco zagueros en los que el alemán de origen turco Tasci era el eje de la defensa. Curiosamente, Tasci ya se enfrentó al Sevilla en Liga de Campeones cuando era un joven que destacaba muchísimo en las filas del Stuttgart de su país. Entonces, antes de que fuera zarandeado por continuas lesiones, algunas de gravedad, fue incluso pretendido por Manolo Jiménez para que reforzara a la plantilla sevillista.

Los laterales de ese partido, Eshchenko y Dzhikiya, partían como defensas y no se alineaban como centrocampistas, aunque posteriormente sí fueron ganando metros para apoyar a un centro del campo con el brasileño Fernando y el croata Pasalj en el eje, mientras que en los interiores recibían el apoyo de Samedov, que también jugó contra el Sevilla hace más de una década en las filas del Lokomotiv, por la derecha, y Popov, por la izquierda. Arriba, destacaba la movilidad y la velocidad de Luiz Adriano, un delantero que brillara en el Shakhtar antes de su gris paso por el Milan. El brasileño sí jugó mucho más descolgado arriba.

La expedición sevillista quería olvidar cuanto antes las formas de la derrota en Bilbao

¿Quiere esto decir que ése vaya a ser el esquema utilizado por Carrera contra el Sevilla? En absoluto, eso lo sabrán el técnico italiano y sus futbolistas, pero la realidad es que habitualmente el dibujo táctico que suele utilizar en la Premier League es un 1-4-2-3-1 en el que tienen bastante presencia el lateral izquierdo Kombarov, uno de sus mejores futbolistas, y el recién llegado brasileño Pedro Rocha, un excelente jugador que fue su último fichaje procedente del Gremio. En Brasil jugaba como extremo izquierdo a pierna cambiada, pero aquí su calidad está siendo aprovechada más por el medio cerca de su compatriota Luiz Adriano.

Menos presencia está teniendo últimamente el holandés Quincy Promes, otro de sus futbolistas destacados y máximo goleador de la presente campaña con sus 6 goles en los 10 partidos que ha disputado en la actual Premier League. También lo fue en la anterior temporada con 12 goles en 26 partidos de liga.

Ya sea con cuatro futbolistas atrás o con cinco, como contra el Liverpool, sí es seguro que el Spartak de Carrera que se encontrará el Sevilla será un equipo agresivo, sobre todo de mediocampo hacia atrás, donde sus hombres entran con mucha fuerza al rival para tratar de recuperar el balón. En una definición algo vulgar, se podría calificar a los rusos como un equipo "pesado" en su concepción futbolística, pues no permite al rival un control fácil del balón. A partir de ahí, si recupera, la salida siempre es muy rápida, buscando hacerle daño al rival a pesar del riesgo que puedan asumir de pérdidas de la pelota.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios