sevilla fc

De sábado a martes, todo

  • El equipo de Montella se juega sus objetivos en Liga y Champions en 3 días ante Valencia y Manchester United

Comentarios 1

Excepción hecha de la escandalosa derrota que sufrió en la visita del Atlético de Madrid de Diego Simeone (2-5) al Ramón Sánchez-Pizjuán, el Sevilla parece haber logrado en las últimas semanas la anhelada continuidad que se le negaba a su rendimiento. Girona, Las Palmas, Málaga y Athletic, cuatro victorias en la Liga entre las que se coló ese punto negro difícil de digerir como siempre es una manita en contra, ponen al conjunto entrenado por Vincenzo Montella en órbita en todos los frentes posibles y, por descontado, en la Copa del Rey, torneo en el que ya ha logrado ni más ni menos que meterse en la final.

Y así, con esa velocidad de crucero que demostró el pasado sábado ante uno de los rivales más flojos que han pasado esta temporada por el césped del estadio ubicado en Eduardo Dato, el Athletic de Ziganda, llega el equipo nervionense posiblemente a uno de los momentos más decisivos del curso y en el que se va a poner a prueba la resistencia del bloque que el entrenador italiano ha elegido como la base de su proyecto.

En el breve espacio de tiempo de tres días, el Sevilla se va a jugar su futuro en las otras dos competiciones que marchan al margen de esa cita ante el Barcelona en el estadio Wanda Metropolitano que ya está reservada el próximo 21 de abril, fecha muy señalada para el sevillano por ser sábado de Feria.

El próximo sábado debe visitar Nervión el Valencia, el rival que precede a los blancos en la clasificación y al que le ha recortado dos puntos en las dos últimas jornadas en la lucha por la cuarta plaza. Y sólo tres días después, el martes, la tropa de Montella tendrá en su mano hacer historia en la Liga de Campeones con la comparecencia en un escenario mítico como es Old Trafford, donde espera un Manchester United que ya comprobó en la ida en el Sánchez-Pizjuán que el Sevilla está dispuesto a todo y que tiene calidad para eliminar a cualquier coloso de la Premier.

Queda la duda de si las fuerzas aguantarán en dos duelos tan exigentes y tan cercanos en el tiempo teniendo en cuenta cómo está exprimiendo el preparador napolitano a un bloque prácticamente inamovible y en el que sólo entran piezas nuevas cuando llega algún contratiempo mayor en forma de lesión o expulsión. Montella, pese a que el del Athletic fue el partido más cómodo desde su llegada (incluidos los dos ante el Cádiz en la primera eliminatoria de Copa), no refrescó a su once ideal salvo en el caso obligado del lesionado Jesús Navas, retardando además los cambios hasta los últimos minutos pese a que con 2-0 en el marcador y el rival dominado, la situación estaba muy controlada.

Valencia y Manchester United están ahora mismo en la mente de los blancos. El equipo de Marcelino, cuyo gran bajón en el torneo liguero coincidió también con el del Sevilla en esa fase de serias dudas en Montella (derrotas ante Betis, Alavés, Eibar...), no se distanció lo que lo hubiera convertido en inalcanzable para los sevillistas, se recuperó después en cuanto a resultados, aunque se dejó dos puntos en la jornada inmediatamente anterior a la pasada en San Mamés, donde empató (1-1) y propició que el Sevilla se le colocara a ocho puntos, ventaja que mantiene tras vencer ayer al Betis (2-0). Por ello, si el Sevilla alberga alguna esperanza de alcanzarlo en la tabla, deberá ganar el enfrentamiento directo entre ambos. No hay más.

Y sin tiempo para recuperarse del esfuerzo, los discípulos de Montella tienen la ocasión de dar la campanada en el Teatro de los Sueños ante el todopoderoso Manchester United de Mourinho. Entrar en cuartos sería hacer historia en la Liga de Campeones y no encajar un gol en la ida hace que cualquier empate pueda valer para pasar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios