Una cantera flamenca que arma revuelo

  • La Pasarela Wappíssima volvió a celebrarse de manos de la Escuela Sevilla de Moda y mostró el talento de sus jóvenes promesas

El pasado viernes se celebró una nueva edición de la Pasarela Wappíssima, evento de moda flamenca que organiza la Escuela Sevilla de Moda con el patrocinio del Grupo Joly.

En una tarde donde la lluvia dio una tregua, el Parque Empresarial Arte Sacro se vistió con sus galas más flamencas y llenó sus espacios de lunares, volantes, flores y mucho color.

Dos diseñadoras profesionales abrieron la jornada de desfiles: Caridad Pastor (ver galería), con trajes de cortes clásicos resaltando la figura de la mujer, de patronaje más tradicional y muy favorecedor, complementados con mantones bordados y ramilletes de colores vivos adornando el pelo. Y Aurora Ruiz (ver galería), que hizo del blanco la base de su colección para brindarle el protagonismo a los accesorios en tonalidades cálidas, mantones y chalecos tejidos, y a las enaguas llenas de volumen.

En el ya tradicional desfile de Ikea, los alumnos hicieron uso de su creatividad para confeccionar trajes con tejidos de la marca sueca que originalmente están destinados a usos más decorativos, estuvo caracterizado por la mezcla de texturas y formas más vanguardistas, apreciándose unas siluetas y combinaciones más arriesgadas (ver galería)

En los desfiles colectivos de la Escuela Sevilla de Moda, los futuros talentos hicieron del traje de flamenca una obra propia llena de identidad. Se explayaron en originalidad y dieron rienda suelta a la imaginación, combinaron tejidos de lo más variopintos: cuadros de estética de tartán inglés, tules, crepes, satenes, telas tornasoladas y el popelín entre otros. Desde cremalleras a pedrerías, y con técnicas como el plisado o el patchwork, los alumnos de la ESSDM no escatimaron a la hora de llenar de su personalidad los diseños que expusieron en la pasarela.

>>Ver desfile colectivo de 1º>>

>>Ver desfile colectivo de 2º y 3º>>

No faltaron los trajes de flamenca y los elementos más clásicos, como el color rojo, los mantones sobre los hombros, estampados de lunares, y los diseños sueltos, que se siguen coronando esta temporada como una de las tendencias más vistas en moda flamenca, y que además destacan por su comodidad.

En la tarde del viernes se palpaban las ganas de crear, de hacer algo diferente e innovador en un mundo como el de la costura del traje de flamenca, que aunque lleno de tradición siempre ha estado abierto a nuevos aires. Eso es algo que hace único a nuestro traje regional, que no solo habla de las fiestas de nuestra tierra, de nuestras costumbres y folclore, sino que habla del estilo propio, de la esencia de cada uno, habla de moda, en su máximo exponente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios