Adolfo Suárez

Un referente para los tiempos que corren

  • Susana Díaz dice que la herencia de valentía y espíritu de consenso de Suárez debe ser aprovechada

Comentarios 2

El adiós de personalidades de la política y la sociedad civil a Adolfo Suárez se prolongó en el día de ayer, y la mayoría de los que opinaron apelaron a aprovechar sus valores para renovar el espíritu de consenso que él mismo protagonizó.

Así, la propia presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, expresó ayer que España tiene futuro, pero "necesita del trabajo, de la generosidad, de la entrega y de la dedicación que nos dejan como herencia personas como el presidente Adolfo Suárez". En un mensaje institucional para reconocer en nombre de todos los andaluces la labor del presidente Suárez, Díaz afirmó que "es un referente de lo que necesita la vida pública, la política y España". E indicó que España necesita dirigentes con "valentía" para interpretar el momento actual y de "consenso" para diseñar un proyecto de país para los próximos 20 ó 25 años.

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, destacó por su lado que incluso "después de muerto", Suárez "está rindiendo un servicio a España". "No hay más que ver la colas (de ciudadanos que visitan la capilla ardiente) como la unidad de los políticos".

Los que fueron colaboradores suyos, o adversarios, continuaron aportando sus impresiones. La defensora del pueblo, Soledad Becerril, recordó al ex presidente como una persona "muy sensible hacia la condición de la mujer", y cómo Suárez era "físicamente asaltado por las pocas diputadas que había" en los años 1977-78 para lograr la reforma del Código Civil y el Penal y que se eliminaran las discriminaciones de la mujer. "Nos escuchaba pacientemente, con interés, y nosotras insistíamos en todos los plenos, todas las semanas, y aquello se logró". El gaditano José Pedro Pérez-Llorca, ex jefe de la diplomacia española y uno de los padres de la Constitución, bajó al terreno personal al definirlo como "muy simpático, muy cordial y muy seductor" y recordó como anécdota que solo desayunaba "café con leche y alguna tortilla francesa".

Un encarnizado adversario fue Alfonso Guerra. El ahora diputado socialista aseguró que tuvo "la fortuna de tener una buena relación con Suárez durante su mandato y posteriormente". Las dificultades no procedían" de los que estaban frente al partido de Suárez, recordó, sino "de dentro del propio grupo".

En el plano internacional destacó la reacción de la canciller alemana, Angela Merkel, que reconoció el papel clave de Suárez en la "exitosa transición a la democracia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios