Mairena del Aljarafe

La odisea final de la pasarela del PISA: seis meses para trasladarla de Jerez a Sevilla

  • El Ministerio de Transportes exigió informes técnicos y económicos que acreditaran que no podía llegar a la zona en barco o en tren

  • Finalmente, autorizó el traslado por carretera con una composición que alcanza los 52 metros

  • La construcción está proyectada desde el año 2017 y acumula retraso tras retraso

La estructura de la nueva pasarela peatonal y ciclista, ya en Mairena del Aljarafe. La estructura de la nueva pasarela peatonal y ciclista, ya en Mairena del Aljarafe.

La estructura de la nueva pasarela peatonal y ciclista, ya en Mairena del Aljarafe. / M. G.

La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio inició la madrugada del martes al miércoles el traslado de la pasarela del PISA desde el taller de Jerez en donde se ha construido a Mairena del Aljarafe, cuya autorización se ha demorado seis meses y ha supuesto un nuevo retraso en la culminación del proyecto.  

El proceso de instalación de este puente,que conectará del parque empresarial y la parada de la línea del Metro de Sevilla en Ciudad Expo, requiere cortes nocturnos de tráfico en la glorieta que hace de intersección entre la carretera A-8057 y A-8068. La pasarela tiene una longitud de 167 metros sobre la A-8057 y supone una inversión de 752.591 euros. La pasada noche ya se instaló el primero de los vanos.

Las dimensiones de la estructura, con vigas de 40 metros de largo y algo más de cuatro metros de ancho, implican su traslado en un transporte especial con una composición que llega hasta los 52 metros. Para el traslado y montaje, se efectuarán cortes totales del tráfico en horario nocturno (de 22:00 a 6:00 horas) hasta el viernes 20 y entre el lunes 23 hasta el jueves 26 de noviembre.

Este traslado ha provocado el enésimo retraso con una infraestructura demandada por los empresarios y trabajadores del PISA desde hace muchos años y que ya en 2017 se adjudicó una vez. Se hizo de nuevo en noviembre de 2018, cuando se dijo que estaría terminada para el siguiente verano y, tras un primer parón, para finales de 2019, que tampoco se cumplió

Ahora, la Junta ha achacado la demora final al tiempo que se ha tardado en tramitar el permiso para el trasladado por parte de la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Transportes, que se ha alargado más de seis meses: de marzo a septiembre, una odisea de idas y venidas de informes entre administraciones. 

Tramitando permisos desde marzo

El proceso se inició el 5 de marzo. Fomento pidió permiso a la Dirección General de Carreteras del Ministerio en Sevilla y la DGT en Cádiz, que dieron su visto bueno dos meses después, el 22 de mayo.

Según lo previsto, se pidió autorización a la Dirección General de Carreteras con sede en Madrid, a la que, según ha informado Fomento, se remitieron distintos informes y un estudio específico que acreditaba la indivisibilidad de la estructura, para minimizar la afección al tráfico y hacerla más estable, al no tener que hacer soldaduras in situ.

Pero este departamento solicitó más documentación: otro informe sobre por qué no se hacía un traslado marítimo o ferroviario. Hubo que buscar a empresas especializadas en ese traslado ferroviario o fluvial (las piezas tendrían que llegar a Sevilla desde la Bahía de Cádiz por el Guadalquivir).

El 17 de julio, se remitió otro informe que acreditaba un coste 15 veces superior al previsto si se hacía por el Guadalquivir y que si se recurría al traslado por tren habría que desmontar la catenaria, con las implicaciones que ello suponía para el tráfico ferroviario.

Carreteras informó el 27 de julio favorablemente a hacerlo por carretera, solicitando un informe técnico de viabilidad que se entregó al día siguiente.

La autorización llegó finalmente el 15 de septiembre de la Delegación del Gobierno en Andalucía, pero entonces se puso una condición: había que desmontar biondas, farolas y demás mobiliario afectado y volver a instalarlo cada vez que llegara una de las vigas.

Al final se llegó a un acuerdo por el que esos elementos se retirarán en el traslado de la primera viga y se colocarán provisionalmente para agilizar el montaje, hasta que se acabe. 

El proceso de montaje de los seis vanos del puente peatonal durarán hasta el viernes de la semana que viene. Una vez culminado, hay que echar el hormigón sobre el tablero, que tiene cuatro metros de ancho, dos para la zona peatonal y dos para el carril bici.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios