Polígono Pisa

Desvalijan una tienda de cámaras y drones de Mairena del Aljarafe

  • La empresa cifra el valor de lo robado entre los 45.000 y los 50.000 euros

  • Los ladrones iban encapuchados y rompieron el escaparate a mazazos

Comentarios 2

Seis menos cinco de la tarde del domingo. Polígono Pisa. Mairena del Aljarafe. El recinto está cerrado y protegido. Sin embargo, un coche circula por el interior. Y no es el del vigilante. Es un BMW Serie 1 de color blanco. Dentro van cinco personas. Una de ellas se baja y se queda en la esquina del polígono más próxima a la carretera de Bormujos. El coche sigue la marcha unos metros y aparca frente a Provideo, una empresa de material audiovisual que ofrece las últimas tecnologías en el mundo de la imagen. Esta tienda es una de las dos autorizadas de la marca DJI en toda España. Venden drones, estabilizadores, cámaras y objetivos profesionales.

Los cuatro tipos restantes salen del coche y se dirigen al escaparate de la tienda. Cubren sus rostros con gorras y capuchas, de manera que no se les pueda identificar en las cámaras de seguridad. Se lían a mazazos con el cristal. Uno utiliza un pico y revienta el escaparate hasta hacer un boquete por el que puedan acceder todos al interior. Mientras, el que se bajó en un primer momento se queda vigilando en la esquina. Unos vecinos de los bloques de enfrente graban la escena.

El robo dura poco más de dos minutos. Los delincuentes entran por el escaparate y arrancan unos cables de acero que separan este espacio del resto de la tienda. Cargan con los drones que pueden y van limpiando todas las estanterías. Se llevan equipos de cine y estabilizadores. Un material que los responsables del negocio han valorado entre los 45.000 y los 50.000 euros. Los ladrones repiten la operación varias veces. Entran y salen del negocio y cargan el coche, colocado ya junto a la puerta, en marcha y con el conductor en su puesto para salir corriendo, pues la alarma del negocio ha saltado.

El ladrón que ejerce de aguador da el aviso. Viene alguien. Los delincuentes corren y cargan todo lo que pueden. Se meten en el coche a toda velocidad y se van corriendo. El vigilante del polígono y un patrullero de la Guardia Civil tardan apenas diez segundos en llegar al lugar de los hechos. Casi se han cruzado con los ladrones, que han huido apresuradamente.

Esta es la crónica del último robo con fuerza ocurrido en la provincia de Sevilla. Un golpe espectacular en el que los delincuentes tuvieron fortuna, y también se aprovecharon de algunas carencias de seguridad en el que se oferta como polígono industrial más seguro de Sevilla. La puerta por la que accedieron al recinto sólo estaba cerrada con una cadena, que los asaltantes cortaron fácilmente con un cortafrío. Así lograron abrir la puerta corredera que forma parte de la valla perimetral del polígono. Una puerta que no tiene ningún sensor que avise a la empresa de seguridad de que alguien ha accedido al recinto.

La cadena que cierra la puerta del polígono La cadena que cierra la puerta del polígono

La cadena que cierra la puerta del polígono / M. G.

Por el mismo lugar que entraron se marcharon unos minutos después. También hubo una desconexión de las cámaras de videovigilancia de una manzana entera entre las cuatro y media y las ocho de la tarde. La Guardia Civil investiga si los delincuentes utilizaron inhibidores de frecuencia que provocaron un apagón de estos equipos de filmación, puesto que parece demasiada coincidencia que el fallo se produzca el mismo día y a la misma hora que el robo.

Uno de los responsables de Provideo que reside en los bloques de enfrente de la tienda vio incluso cómo estaban robando en la tienda. Le saltó la alarma de la tienda y se asomó a la ventana al tiempo que llamaba a la garita de seguridad del polígono para comunicar cómo veía a un tipo encapuchado cargar a pulso con el dron más grande que tenía.

Es el cuarto robo que sufre Provideo en los últimos dos años. Éste precisamente ha sido uno de los menos lesivo, puesto que en una ocasión anterior entraron con un butrón por la nave colindante y desvalijaron todo el almacén. Los ladrones del domingo también quisieron acceder al almacén desde la tienda, pero no lo lograron, seguramente porque calcularon que no iban a tener tiempo suficiente para ello. La empresa calcula que el daño que les ha causado estos cuatro robos supera los 400.000 euros. El año pasado sufrieron dos robos en dos fines de semana consecutivos. De todo este material sustraído no han recuperado nada.

La Guardia Civil ha abierto una investigación sobre estos hechos. El equipo de Policía Judicial del puesto de Mairena del Aljarafe se ha hecho cargo del asunto y trabaja en la identificación de los autores. Se han tomado muestras para tratar de obtener algún perfil genético de los autores y se está visionando hecha por los vecinos, en la que se aprecia cómo los delincuentes entran en la empresa por el agujero practicado en el cristal a plena luz del día.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios