Nuevos ayuntamientos

El escenario de las alcaldías sigue abierto en Bormujos y Espartinas

  • En Espartinas, el ex alcalde del PP Domingo Salado ha pedido alternarse en la Alcaldía para entrar en el gobierno con sus antiguos compañeros 

  • En Bormujos, el PP, Cs y Vox siguen negociando 

El Ayuntamiento de Bormujos, donde podría gobernar un equipo formado por Cs, PP y Vox. El Ayuntamiento de Bormujos, donde podría gobernar un equipo formado por Cs, PP y Vox.

El Ayuntamiento de Bormujos, donde podría gobernar un equipo formado por Cs, PP y Vox. / José Ángel García

A dos días de que se constituyan los nuevos ayuntamientos y, en ese primer pleno, se vote a los que serán los alcaldes, el escenario sigue abierto en varios puntos estratégicos de la provincia de Sevilla. 

Los más destacables son Bormujos y Espartinas, donde el acuerdo que ha funcionado en otros ámbitos entre el PP, Cs y Vox, y por el que apuestan claramente estos tres partidos también en los ayuntamientos, podría repetirse y desplazar al PSOE, que ha sido la lista más votada en ambos casos. 

En caso de que no se logre una mayoría absoluta alternativa, serán los candidatos de los partidos más votados los que asuman el bastón de mando, aunque sea con mayoría relativa, tal y como marca la ley. 

En Espartinas, donde la mayoría absoluta está en nueve concejales, ese acuerdo entre los tres partidos es más complejo porque para la suma se necesita a un cuarto: el Grupo Independiente de Espartinas (GIES), que tiene dos ediles. 

El PP tiene cuatro concejales, Vox sacó dos y Cs, uno. Así, para que la candidata del PSOE no sea investida es necesario que el GIES, liderado por el ex alcalde popular Diego Salado pero en el que se han integrado distintas sensibilidades, se ponga de acuerdo con sus antiguos compañeros y la candidata popular, María Helena Romero, cuya designación provocó su salida del partido. 

Según ha hecho público el propio GIES a través de redes sociales, en la negociación con el PP, en la que ha participado la propia presidenta provincial, Virginia Pérez, ha exigido que haya una alternancia en la Alcaldía, de dos años para el PP y dos para el propio Domingo Salado. De momento no está confirmado, pero tampoco nadie descarta que al final logren entenderse. 

En cuanto Ángel Mayo, candidato de Cs, ha apuntado que seguirá las directrices de su partido. 

En el Pleno de Espartinas también habrá dos concejales de Adelante y uno de Vecinos por Espartinas, formación local en la que hay votantes de distintas ideologías y que anunció a última hora de miércoles que se abstendrá en ese pleno de investidura. 

En Bormujos, donde la mayoría absoluta está en once concejales, el PP, que empató a cinco ediles con Cis, elevó hace días una propuesta de gobierno a esta formación y a Vox, que tiene dos.

El partido de Albert Rivera es el único que mejoró en número de concejales con respecto 2015, porque Vox era la primera vez que se presentaba en el municipio.

El candidato de Cs, Manuel Romero, no ha precisado qué condiciones ha puesto para participar en ese gobierno y si ha reclamado la Alcaldía. El único mensaje es que todo sigue abierto.  Hay que esperar. 

El PSOE volvió a ser el más votado en las municipales, con siete ediles, pero bajó en ediles al igual que Adelante (antes Participa Bormujos), que quedó con dos, con lo que la izquierda no suma mayoría absoluta. El PSOE también ha intentando negociar con Cs. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios