Entrevista

Susana Díaz: "Andalucía ha cambiado a peor"

  • La ex presidenta de la Junta asegura que trabaja y viaja tanto en la oposición como en el Gobierno: "Me lo tomo como un proceso de aprendizaje".

  • "Quiero volver a presentarme".

Susana Díaz sobre el cambio y la oposición

Susana Díaz lleva ocho meses en un papel inédito para un socialista en Andalucía: es la líder de la oposición. Decidida a volver a presentarse a unas elecciones andaluzas, la socialista se muestra muy dura con la gestión que está haciendo el Gobierno andaluz, especialmente en la crisis de la listeriosis, y considera su nueva función como un aprendizaje.

Susana Díaz, en la sede del PSOE andaluz. Susana Díaz, en la sede del PSOE andaluz.

Susana Díaz, en la sede del PSOE andaluz. / Juan Carlos Muñoz/Antonio Pizarro

–¿Qué ha cambiado en Andalucía en los últimos ocho meses?

–Hay una falta de liderazgo para los grandes temas que interesan a esta tierra, una falta de respuesta a los problemas que tienen los andaluces y una falta de planificación sobre el desarrollo económico y la redistribución por medio de los servicios públicos. Ha habido un cambio, pero los cambios no son siempre a mejor. Éste es claramente a peor.

–¿No comenzó el deterioro de los servicios públicos en su último mandato?

–En la última parte de mi mandato se notaron dos cosas. En primer lugar, hubo ataque brutal a la sanidad pública para hacer negocios. Y en segundo, nosotros cometimos algunos errores, como no explicar bien el porqué de las fusiones hospitalarias. E, incluso, no supimos rectificar en algunas decisiones que generaban desconfianza entre los ciudadanos. Pero nosotros teníamos claro que había que blindar los servicios públicos y, durante la crisis económica, impedimos que se tocasen la sanidad, la educación y la dependencia.

–¿Y la Junta las toca ahora?

– Sí. Le pongo dos ejemplos. Este año, por primera vez, el peso de la educación pública en el conjunto del sector ha bajado del 80% al 75%. Es la primera vez, no pasó ni en la crisis. Segundo ejemplo: también por primera vez, profesionales de Urgencias se han ido a Fiscalía a denunciar que estaban prestando servicios sanitarios en condiciones no adecuadas. Esto ha ocurrido este verano por primera vez. Nosotros recibimos críticas, muchas, pero los profesionales nunca fueron a los tribunales.

–¿Pero usted ve movimientos privatizadores en estos momentos?

–En muchos casos, sí. Si con menos alumnos en Andalucía, se cierran unidades en la educación pública y se abren en la concertada, es evidente que se apuesta por lo privado. Si en los hospitales públicos se abren las puertas a que las grandes empresas privadas ganen con lo que cuesta menos, que son las intervenciones quirúrgicas sin estancia, no están pensando en la listas de espera ni en el bienestar general de los andaluces, sino en esas compañías. Hay un ánimo, evidente, de beneficiar a lo privado frente a lo público. Hay mucho ejemplos más, como la bajada de impuestos.

–También usted los bajó.

–Cuando se bajan impuestos, hay que saber a quién se les baja. Y, en este caso, se está bajando a los ricos. ¿Quién va a sostener ese detrimento de los recursos públicos? Los trabajadores y las clases medias. Mi Gobierno bajó los impuestos, pero la diferencia es que fue para favorecer a quienes cargaron con el peso de la crisis, que eran los asalariados y las clases medias.

–La gratuidad de las matrículas universitarias no se ha tocado.

–Porque no han tenido el valor de hacerlo. Lo intentaron, hubo una amago real que le costó el puesto a la responsable de Universidades. Nos hemos acostumbrado muy pronto a que los ceses formen parte de este ecosistema política, llevan más de 20 dimisiones. Tan pronto. Bueno, la supresión de la gratuidad de las matrículas se frenó porque ellos se lo contaron a los alumnos, y los alumnos se lo contaron al PSOE, lo denunciamos en el Parlamento y hubo marcha atrás con esa dimisión.

–¿Andalucía está siendo un laboratorio de políticas de derechas que no se han aplicado en otros sitios?

–Sí, el ejemplo más nítido es el de la igualdad de género. Comenzamos el verano con una campaña nefasta, diría que indecente. A algo tan duro como la lacra del terrorismo machista no se le vence con la sonrisa y con ese tono desafortunado. Y hemos acabado el verano con la puesta en marcha de un teléfono de violencia intrafamiliar. Esa campaña no era causal. Estaban suavizando el problema, porque tienen pactado cambiar el concepto de violencia de género por el intrafamiliar por una imposición de la extrema derecha.

–Esta campaña en concreto partió de una consejería que es de Ciudadanos.

–Ciudadanos en Andalucía está entregado al bloque de derechas, está entregado en toda España, pero especialmente aquí. El pacto lo tiene con el PP, pero ha asumido que su Gobierno depende de la extrema derecha. Y si tiene que desprenderse de su aire liberal y europeo, pues lo hace, hasta el extremo de renunciar a las políticas de género.

–¿Este Ciudadanos no es el mismo que le dio estabilidad a su Gobierno?

–No. Le tengo respeto y cariño a Albert Rivera y a Juan Marín, pero éste no es el Ciudadanos que irrumpió en la política española como un partido que venía a dar estabilidad y a poner las instituciones por encima de los intereses partidarios. Ciudadanos se ha dejado arrastrar por un bloque muy de derechas.

–¿Cree que Vox condiciona tanto al Gobierno andaluz?

–Sí, y nos queda mucho por ver. Porque saben unos y otros cuánto se necesitan, y lo vamos a ver en los Presupuestos de 2020. ¿Cómo se pueden permitir blanquear una lacra que ha dejado más de mil mujeres muertas en los últimos años?

–Usted acusó el jueves pasado a este Gobierno de mentir en el caso del brote de listeriosis. ¿En qué ha mentido?

–Ha faltado a la verdad cuando dijo que todos los productos estaban retirados del mercado. Faltó a la verdad cuando dijo a los andaluces que quien no hubiese tomado carne mechada podía estar tranquilo, e inmediatamente después se inmovilizaron doce productos más. Faltaron a la verdad quienes dijeron que no fueran a Urgencias los que no habían consumido este producto. Faltaron a la verdad cuando dijeron que Magrudis era un ejemplo de empresa, y semanas después, cargaron contra ella. Faltaron a la verdad cuando comunicaron los hechos tarde y a cuentagotas al Ministerio de Sanidad. Faltaron a la verdad cuando tardaron todo el día 15 de agosto en dar la alerta, cuando el resultado estaba desde la mañana. Ese mismo día se estaba comiendo esa carne en Chucena y El Coronil. Faltaron al verdad cuando dijeron que sólo se había consumido en Andalucía, y todavía hoy no han dado explicaciones de cuáles serán las consecuencias en la industria cárnica y en nuestra propia marca exterior de Andalucía.

Susana Díaz y la listerioris

–Pero una cosa es no saber o equivocarse y otra mentir, manipular una información a conciencia.

–Si un día por la mañana se sabe ya que hay muestras que han dado positivo, ¿por qué se espera a la noche para dar la alerta? Y, además, se reconoce que no se ha hecho antes para preservar a una empresa, a la que después se critica. Eso no es una equivocación. Y, mientras tanto, a esas horas, decenas de andaluces y embarazadas toman esa carne en las ferias de Chucena y El Coronil. Aquí ha habido una buena gestión asistencial, de nuestro servicios públicos, y muy mala gestión de la crisis alimentaria.

Díaz sobre la responsabilidad por la listeriosis

–¿Ha actuado bien el Ayuntamiento de Sevilla en el ámbito de sus competencias?

–Han querido desviar el conflicto hacia el Ayuntamiento de Sevilla, pero hoy son ya tres provincias las que están afectadas, Paterna en Cádiz, Benaoján en Málaga y Sevilla, con Magrudis.

–¿Cree que el Gobierno hace bien en negarse a pagar los 1.350 millones de euros que demanda la Junta?

–Es que el Gobierno central no los ha negado. Yo he vivido esto en mis carnes, con anterioridad. Por eso pedí que hubiese Gobierno lo antes posible, en política la coherencia no se adquiere en un supermercado, se tiene o no se tiene. Cuando hay un Gobierno en funciones, no puede liquidar las entregas a cuenta, lo impide la Abogacía del Estado. La diferencia entre Pedro Sánchez y Rajoy es que Pedro está buscando soluciones, y Rajoy me dijo con claridad que él no podía con un Gobierno en funciones. Y Moreno Bonilla me dijo en el Parlamento que estaba reivindicando algo a un Gobierno que estaba atado de pies y manos. Inmediatamente, pedí un Gobierno que diese estabilidad al país. ¿Dónde está la petición de Moreno Bonilla para que haya un Gobierno cuanto antes en España?

–Parece que no lo habrá.

–Hasta el día de 23 de septiembre quiero tener esperanza.

–¿En qué? ¿Un cambio de posición del PP?

–Tengo la esperanza de que todos los que perdieron las elecciones ejerzan ahora su responsabilidad. Aquí perdieron las elecciones todos, menos el PSOE, que las ganó; por lo tanto, si no tienen una alternativa, que dejen gobernar. ¿Usted recuerda a la presión a la que se sometió al Partido Socialista en 2016?–

Sí, supongo que usted también.

–Yo tuve un coste personal y político importante. Muy grande, pero en ese momento, lo más importante para mí era España y Andalucía. Y me ha costado mucho. Echo en falta que hoy se le exija al PP esa misma responsabilidad: si no tiene una alternativa, deje gobernar. Pablo Casado y Albert Rivera están deseando que Pedro Sánchez sea presidente con el voto de los independentistas para hacerle daño, aunque eso tenga un coste enorme para España. Y Pablo Iglesias está pensando de qué manera puede reforzarse dentro de Podemos con una entrada en el Gobierno. Y Pedro está pensando en España. Y sabe que, aunque él quiera formar Gobierno, no lo puede hacer a cualquier precio, ése es el peso de la responsabilidad.

–Por eso vamos a elecciones.

–Hasta el día 23 de septiembre puede haber un golpe de cordura, de sentido común.

–Usted tuvo un Gobierno con consejeros de IU y, después, otro con el apoyo de Ciudadanos. ¿Por qué no puede puede haber un acuerdo en España?

–Porque el Rivera de esa legislatura no es el de hoy. El acuerdo de legislatura duró hasta que Rivera se desquició y optó por ir en un bloque de derechas; de hecho, el PSOE ganó las elecciones en Andalucía el 2 de diciembre y ya no fue posible el acuerdo. Y, ahora, es lo que vimos aquí el 2 de diciembre. Rivera tiene la llave y gira a la derecha. Bueno, es que no quiere ni sentarse con el presidente del Gobierno.

–Tampoco el presidente ha hecho gestos hacia Ciudadanos.

–Yo estuve en el debate de investidura, e hizo un discurso con el que se podían sentir bien quienes son europeístas y moderados. Pero Rivera no está en eso, él está en sumar con el bloque de derechas y, por cierto, le está haciendo un favor a Casado, porque nunca con tan pocos escaños el PP tuvo tanto poder. El liderazgo del bloque de derechas es del PP.

– ¿Habla mucho ahora con Pedro Sánchez?

–Tengo buena comunicación con él, y le digo que es el más interesado en que España tenga ya un Gobierno.

-¿Cuatro elecciones generales en cuatro años hacen mucho daño al sistema democrático?

–Hacen mucho daño al sistema, y ya dije que quizás deberíamos ir pensando en algunas reformas para impedir los bloqueos. O que no ocurran casos como el de Granada, donde se quería gobernar con cuatro concejales.

–¿Qué fórmula propone usted?

–En el plano municipal, siempre he defendido la doble vuelta. Yen las listas abiertas, que permitirán una mejor selección de representantes.

–¿Cómo se vive en la oposición?

–Bien, trabajo y viajo lo mismo. Me lo estoy tomando como un proceso de aprendizaje para cuando el PSOE vuelva al Gobierno y algunos errores que cometimos no vuelvan a suceder.

–¿Usted sigue pensando volver a presentarse a la Presidencia de la Junta?

–Si mis compañeros me apoyan cuando llegue el proceso de primarias, es mi deseo y mi ilusión, tengo ganas.

Susana Díaz, la candidata

–¿Y tiene opciones de ser presidenta? Para eso tendría que apoyarse o en Ciudadanos o en Adelante Andalucía.

–Después del resultado electoral del 2 de diciembre, no hago especulaciones. Nadie se planteaba que las tres derechas sumasen en Andalucía. Estamos trabajando para que, cuando lleguen esas elecciones, sean cuando sean, revalidemos una mayoría más grande. Por mucho que se haya hablado de la derrota del PSOE o de mi misma, el PSOE ganó pero con una mayoría insuficiente.

–¿Qué le ocurrió al PSOE en diciembre?

–Fueron muchos elementos, hemos hecho autocrítica durante mucho tiempo, hay un Gobierno ineficaz, poco humano, y nosotros vamos a hacer una oposición responsable, porque somos un partido de gobierno.

–¿Perjudicó la imagen de división que había entonces?

–Fueron muchos factores.

–¿Y ése en concreto?

–Fueron muchos, y desde la humildad los estamos corrigiendo.

–¿No se iría a Madrid a un Ministerio?

–Pedro sabe que quiero quedarme aquí, no me va a llamar.

–¿Por dónde comenzaría si volviese?

–Estábamos reforzando los servicios públicos. Ahora hay más recursos económicos y se reforzarán más la educación, la sanidad y la dependencia.

–¿Le preocupa la sentencia de los ERE? Puede salir en el plazo de un mes.

–Lo que quiero es que salga ya. En algunos casos se ha hecho mucho daño. Quien lo hace mal que lo pague pronto y quien no, que se libre de esto.

Díaz, sobre los ERE y Juanma Moreno

–¿Teme que la sentencia perjudique al PSOE en estas elecciones?

–Esta causa ha estado abierta durante muchos procesos electorales.

–¿Por qué sólo cambia a Mario Jiménez como portavoz?

–Si mira bien, toda la dirección del grupo parlamentario ha cambiado. Después de 37 años de gobiernos, cuando pasas a la oposición, debes hacer muchos cambios.

–¿Ha hecho algo bien este Gobierno?

–Cuando lo haga, lo voy a apoyar. Ya les he dicho que en asuntos en los que tenemos experiencia y que nos afectan a todos, como el del Brexit, tienen mi apoyo y mi colaboración.

–¿Sus relaciones institucionales con el presidente son buenas?

–Ni buenas ni malas, no existen. No me ha llamado desde que es presidente, pero si me llama, allí estaré para ayudar a Andalucía.

–¿Cree que la legislatura durará cuatro años?

–Estaremos preparados para todo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios