FERIA Toros en Sevilla hoy en directo | Morante, Castella y Rufo en la Maestranza

Andalucía

El Gobierno aprueba el nombramiento del sevillano Enrique Ojeda como embajador en Marruecos

Enrique Ojeda, nuevo embajador en Marruecos.

Enrique Ojeda, nuevo embajador en Marruecos. / Diego Radamés / EP

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el nombramiento del diplomático sevillano Enrique Ojeda como nuevo embajador en Marruecos. Ojeda, que fue director de la Fundación Tres Culturas y hasta ahora era director de la Casa de América,  releva a Ricardo Díez-Hochleitner, quien lleva en el cargo más de ocho años y se jubila.

Ojeda ha ocupado distintos puestos desde que ingresó en la Carrera Diplomática en 1994, en general muy ligados a Iberoamérica. Así, ha sido embajador en Chile, Bolivia y El Salvador, además de haber estado destinado en las embajadas de Guatemala y Bolivia. Desde julio de 2021, era el director de Casa de América, puesto para el que fue nombrado con el respaldo del Gobierno, el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid.

Entre 2004 y 2008 dirigió la Fundación Tres Culturas, con sede en Sevilla y que tiene como sus altos patronos al rey Felipe VI y al monarca marroquí Mohamed VI, además de contar entre sus patronos con miembros de los gobiernos de España y Marruecos así como de la Junta de Andalucía, entre otros. El objetivo de esta fundación es "promover el diálogo, la paz y la convivencia entre pueblos del Mediterráneo".

Tras ello, Ojeda fue secretario general de Acción Exterior de la Junta de Andalucía cuando aún estaba el socialista Manuel Chaves al frente y a continuación pasó a ocupar el puesto de director general de Cooperación Autonómica en el Ministerio de Política Territorial entre 2009 y 2011 cuando este pasó encabezarlo.

La salida de Díez-Hochleitner se produce además después de que este alcanzara ya hace unos meses la edad de jubilación de 70 años prevista a priori para los funcionarios, aunque en el caso de los embajadores su nombramiento y cese es a discreción del Consejo de Ministros, algo que se ha materializado ahora.

Su caso es atípico puesto que Marruecos es uno de los destinos delicados y que suele decidir el ministro de Exteriores de turno y su nombramiento se produjo en mayo de 2015, con Mariano Rajoy en el Gobierno.

Con la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa, se le mantuvo inicialmente en el puesto y tras el estallido de la crisis diplomática con Marruecos como resultado de la acogida por motivos humanitarios del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en abril de 2021 y la postura del Gobierno respecto al Sáhara, se optó por su permanencia.

En esta decisión pesó también el hecho de que Díez-Horchleitner, un veterano diplomático, fue entre 2002 y 2011 secretario general de la Casa del Rey, por lo que gozaba por ello de una buena relación de larga data con la Casa Real alauí debido a la cercanía entre ambos reyes, entonces Juan Carlos I y Mohamed VI.

Una vez reconducidas las relaciones con Marruecos, a raíz de la carta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Mohamed VI en la que respaldaba el plan de autonomía marroquí para el Sahara como "la base más seria, creíble y realista" para resolver el conflicto, se optó por su continuación mientras se iba aplicando la hoja de ruta trazada entre los dos gobiernos y ante la proximidad de su edad de jubilación, para que completara así su trayectoria en Rabat.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios