María Jesús Montero. Ministra de Hacienda

"Sigue siendo válido que a las comunidades les faltan 16.000 millones"

  • Defiende la fiscalidad como un instrumento para mantener los servicios públicos y las pensiones, ni descarta ni asegura que sea necesaria una subida de impuestos.

María Jesús Montero posa como nueva ministra de Hacienda en la Plaza de España. María Jesús Montero posa como nueva ministra de Hacienda en la Plaza de España.

María Jesús Montero posa como nueva ministra de Hacienda en la Plaza de España. / Antonio Pizarro

Comentarios 16

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero (Sevilla, 1966), acaba de llegar del primer Consejo que celebra el Gabinete de Pedro Sánchez. Ha nombrado a los cargos del segundo nivel del departamento y ha pasado la tarde del jueves con su sucesor, Cristóbal Montero, en lo que es un traspaso de poderes que ambos juzgan ejemplar. La entrevista se realiza en la Delegación del Gobierno en Andalucía, en la Plaza de España de Sevilla, donde aún no se ha procedido al relevo de Antonio Sanz, el cargo del PP. Montero, anterior consejera de la Junta, decidirá en los próximos días si es necesario aumentar o crear algún impuesto. Es pronto aún, pero le preocupa de modo especial el estado de la Seguridad Social.

-¿Pesa más la cartera de ministra que la de consejera?

-Cada ámbito tiene su tarea, pero no es lo mismo tener en la cabeza España que una comunidad que, además, conozco muy bien.

-¿Irá al Senado a defender el Presupuesto que le ha dejado Montoro?

-El lunes compareceré en el Senado, sí; se celebra el debate de los vetos y estaré allí, pero lo que voy a defender es la estabilidad de este país, que pasa por transitar por este trámite del Presupuesto de 2018.

-¿Le han llamado sus antiguos compañeros de las haciendas autonómicas?

-Sí, diría que todos.

-¿Y le han pedido dinero?

-No, todavía no ha llegado ese momento. Lo que sí he notado es un sentimiento de alegría ante una persona que viene de las comunidades y llega a la Hacienda estatal.

"Tengo que ver con detenimiento el impuesto de Sociedades, tiene grandes deducciones"

-¿Qué encargo específico tiene del presidente?

-En su propio discurso estableció como prioridad la aprobación de los Presupuestos de 2019. Por tanto, nos espera un mes de mucho trabajo, tenemos que ver cómo están evolucionando los ingresos y tenemos que aprobar el techo de gasto a mediados de julio, que es un dato que también necesitan el resto de las administraciones.

-Pero tendrá una idea de la evolución de la recaudación.

-Bueno, el Gobierno se ha encargado hasta ahora de aprobar el Presupuesto de 2018.

-Pero la coyuntura económica es bien distinta a de los años en los que tuvo que gestionar las cuentas andaluzas, la actividad ha venido creciendo y también la recaudación.

-Claro, la coyuntura es mejor, porque efectivamente estamos en un momento de recuperación económica, pero las reglas fiscales constriñen mucho la posibilidad de hacer un Presupuesto con un crecimiento como el que a mí me gustaría o como el que España necesita. Tenga en cuenta que el crecimiento del gasto viene limitado por Bruselas, y esto impone otros límites derivados a lo que demandarán los distintos departamentos ministeriales.

Montero, en un momento de la entrevista. Montero, en un momento de la entrevista.

Montero, en un momento de la entrevista. / Antonio Pizarro

-Serán expansivos, estos últimos lo han sido.

-Esto es prematuro, pero evidentemente la economía ha crecido y el Presupuesto debe crecer, pero los límites exactos dependerán mucho de cómo funcionan los ingresos y también cómo lo hace el Presupuesto de 2018, considerando sobre todo que hubo una ampliación final. Por eso digo que todo esto hay que verlo, aunque es cierto que hay una mejoría.

-Para aprobar el Presupuesto de 2019, se tiene que poner de acuerdo con Podemos, con el PNV y con los partidos independentistas catalanes. Es muy difícil, ¿no?

-Debo ponerme de acuerdo con una mayoría de la Cámara. Creo que es posible, porque es necesario para España. Si es cierto que hay compromisos de las partes de que lo primero es la estabilidad de este país, tendrán que acordar unas cuentas, aunque sepamos que esto siempre es complicado y más ahora porque son fuerzas de distintos colores. Pero se debe ser consciente de que 2019 tiene que servir para contar con un Presupuesto que aproveche la mejoría económica.

-Podemos pedirá un aumento del gasto social; el PNV, más para el País Vasco; los catalanes, para Cataluña, son intereses cruzados y que pasan por mayor gasto.

-No solamente, todos los departamentos ministeriales pedirán un aumento del gasto.

-Pero ésos son de los suyos.

-Pero es complicado también, todos los departamentos tienen unos requerimientos y no creo que se distancien mucho de lo que los grupos de la Cámara pueden plantear. Otra cosa es que el principio de realidad del cumplimiento de las normas de estabilidad nos obliga a marcar prioridades.

"Mi intención es autorizar el endeudamiento de la Junta en los mercados"

-¿Ciudadanos y el PP entran dentro de su objetivo de diálogo?

-Todos los de la Cámara debe ser llamados a acuerdos importantes para este país, no se va a excluir a nadie.

-¿Cómo son sus relaciones con Ciudadanos a nivel nacional?

-Ahora mismo no hay porque no he estado en ese nivel, pero en Andalucía he mantenido una magnífica relación.

-Uno de los objetivos es que España saldrá ahora del procedimiento de déficit excesivo. ¿Sigue pensando que se conseguirá?

-Claro, y esta salida conlleva que la Seguridad Social entra dentro del cálculo de la regla de gasto. A efectos de elaboración de las cuentas públicas, y a diferencia de lo que pasaba hasta ahora, la Seguridad Social queda dentro del perímetro de consolidación.

-¿Será necesario subir impuestos o crear nuevos tipos para financiar el déficit de la Seguridad Social?

-Tomé posesión ayer, pero siempre he sido partidaria de entender la fiscalidad como un modo de mantener los servicios públicos fundamentales. Es muy prematuro hacer alguna suposición, pero en Andalucía se ha visto cómo tiendo a crear equilibrios, muy difíciles, para acompasar el crecimiento del gasto público incluso con una bajada de la presión fiscal. La fiscalidad no es un objetivo en sí mismo, sino un instrumento para todo aquello que nos permite ser más justos e igualitarios.

-En principio, no piensa en una subida de impuestos.

-Tengo que mirar cómo se comportan las cuentas, no tengo apriorismo sobre esto. Hay un compromiso de estabilidad con Bruselas, pero también con las familias, éste es un Gobierno de corte social, es un Gobierno que también quiere trasladar que el rumbo se puede cambiar.

María Jesús Montero gesticula durante la entrevista. María Jesús Montero gesticula durante la entrevista.

María Jesús Montero gesticula durante la entrevista. / Antonio Pizarro

-¿Pero de qué políticas sociales dependientes del Gobierno central hablamos?

-La política de pensiones, las vinculadas al desempleo, las de becas, las de la dependencia. Hay políticas que tienen, como éstas, reflejo en el aumento del gasto, pero también hay otras que son muy importantes, como la recuperación de los derechos perdidos durante la crisis, que no se traducen en mayor gasto. Recortes que no sólo fueron económicos, sino ideológicos. La economía les sirvió como coartada para arrebatarlos.

-Le va a tocar armonizar el impuesto de Sucesiones.

-Eso dependerá del debate que vamos a abrir sobre el modelo de financiación autonómica. Mi posición es su armonización.

-¿A la baja o al alza?

-Hay que escuchar a las comunidades. En Andalucía hemos avanzado bastante, pero debemos pensar en la fiscalidad como un instrumento que persigue sostener el Estado de bienestar. La fiscalidad, subir o bajar impuestos, no es un objetivo en sí misma.

"La fiscalidad es un instrumento para la sostenibilidad de los servicios públicos"

-Usted ha sostenido que las comunidades necesitan 16.000 millones más para mantener sus servicios fundamentales. ¿Mantiene, ahora, esa cifra como un déficit válido?

-Andalucía puso sobre la mesa esta propuesta que es fruto de estudio riguroso, es lo que creemos que necesita el sistema de financiación de las comunidades, es válida para el conjunto. El Parlamento andaluz siempre sostuvo que esto era válido para Andalucía y para el resto de las comunidades.

La nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero. La nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

La nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / Antonio Pizarro

-¿Le sigue pareciendo válido, exportable?

-Sí. Es una aportación importante de Andalucía. Es un buen punto de partida para encajar las aspiraciones del resto de comunidades. A falta de una metodología para conocer el coste de los servicios, es necesario hacer una aproximación como ésta. Las comunidades autónomas tienen que mejorar su financiación, estoy abierta a ver otros datos, pero esa cifra me parece bastante aceptable.

-Para ello, proponía que las comunidades participasen en el 75% de los ingresos totales por IVA, no sólo en el 50% como ahora.

-Sí, lo que sigo manteniendo es que no se debe vincular una nueva fiscalidad al sostenimiento de las comunidades autónomas, eso sería demonizarlas. No es justo. El país necesita un volumen de ingresos para satisfacer los derechos sociales que entre todos hemos acordado.

-Pero si no hay subida de impuestos, esos 16.000 millones para las comunidades habrá que detraerlos de algún parte de la Administración central.

-Repito que tengo que ver cómo marchan los ingresos, cómo marcha la lucha contra el fraude fiscal y hay un impuesto que debo ver con mucho detenimiento, que es el de Sociedades, que no forma parte del paquete autonómico. Es un impuesto con unas deducciones muy altas y hay que ver cuál es el tipo efectivo.

-¿Va a convocar pronto el Consejo de Política Fiscal y Financiera?

-Claro. El presidente del Gobierno va a mantener ahora una ronda de contactos con todos los presidentes autonómicos, y no tengo ninguna duda de que éstos le van a trasladar la necesidad de abrir el debate del modelo de financiación autonómica porque hasta ahora el Gobierno de España ha hecho muy poco. No ha entregado, ni siquiera, una propuesta. Su objetivo era no llegar a ningún lado.

"Claro que es posible aprobar el Presupuesto de 2019, porque interesa al país"

-¿Es objetivo de esta legislatura aprobar el nuevo modelo de financiación?

-Veremos cómo deviene la legislatura. En la agenda está, pero los pasos hay que darlos con pie firme.

-Se acaba de levantar el control financiero de la Generalitat.

-Se acaba de levantar el último mecanismo del artículo 155, pero las comunidades siguen sujetas a la Ley Orgánica de Estabilidad. Cataluña está dentro de ella y, además, con controles reforzados, porque sus indicadores económicos evolucionaban de un modo no adecuado. Ese control permanece, pero no la autorización previa del gasto, que cae con el 155. Es lo que nos indicó la Abogacía del Estado.

-¿Andalucía podrá endeudarse en los mercados privados?

-Lo que me preguntó es por qué no se ha autorizado todavía. Mi primera intención es autorizarla.

-¿Está de acuerdo con la quita de deuda que solicitan algunas comunidades? Usted no era partidaria.

-Sé que el ministro Montoro tenía un interés en una reestructuración, aunque no me lo haya dicho así. Lo había planteado como un sustituto del nuevo modelo de financiación, no sé cuál es el planteamiento de otras comunidades, pero debo ver cómo se está comportando la amortización de la deuda, incluida la del FLA, porque parece que hay mucha acumulación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios