Resultados Elecciones Andalucía

PSOE de Andalucía: ¿Cómo se pierden 400.000 votos?

Susana Díaz y su vicepresidente dejan la sala donde compareció la noche electoral. Susana Díaz y su vicepresidente dejan la sala donde compareció la noche electoral.

Susana Díaz y su vicepresidente dejan la sala donde compareció la noche electoral. / Julio Muñoz/EFE

Comentarios 20

El PSOE andaluz ha perdido en estas elecciones autonómicas 400.000 votos con respecto a los comicios de 2015, cuando ya obtuvo el peor resultado de su historia. Aquí se explican algunas de las razones de esta debacle:

1.- Desmovilización electoral. Susana Díaz diseñó una campaña en exceso tranquila, tanto el PSOE, como organización, como el Gobierno andaluz no han movido al electorado andaluz en general.

Y, al final, son los votantes socialistas los que han decidido quedarse en casa. El PSOE sufre por la abstención de los suyos, aunque también padece trasvase de votos.

2.- Malestar interno. Susana Díaz no incluyó a ningún pedrista en las listas provinciales. A pesar de que Pedro Sánchez obtuvo casi un 30% de votos en Andalucía en las primarias y que, después, se convirtió en el presidente del Gobierno, sus partidarios quedaron relegados.

La movilización del partido, por tanto, no ha sido la de otras elecciones. En algunos colegios, por ejemplo, no había interventores del partido. A esto se une que la dirección andaluza no ha querido ni a ministros ni a otros dirigentes nacionales en esta campaña. Pedro Sánchez sólo ha estado en dos ocasiones.

3. Hiperliderazgo sin base. La valoración de Susana Díaz entre los andaluces no supera el aprobado. La última encuesta que realizó el Egopa hace un año (Universidad de Granada) mostraba que la puntuación de la presidenta aumentaba a medida que el encuestado se situaba más a la derecha.

Susana Díaz ya perdió, de modo clamoroso, las primarias en su partido, y a pesar de ello ha diseñado una campaña que la ha tenido casi como la única protagonista.

4. Ceguera en el análisis. Tal como le sucedió con motivo de las primarias, la dirección del PSOE andaluz desconocía el clima de insatisfacción que había en Andalucía con la Junta. Y si lo detectó, aplicó la estrategia equivocada: adelantó elecciones y no hizo el empeño en revertir la situación.

5. 36 años de gobiernos. Es la causa que más pesa. Desde 2012, los sondeos indicaban que los andaluces querían un cambio en la Junta. Griñán perdió ese año las elecciones con 47 escaños, son los que mantuvo Susana Díaz hasta 2015. Ahora, ha profundizado en ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios