Andalucía

Un hombre muere en Almería al beber alcohol mezclado con un pesticida

  • La víctima, un marroquí de 30 años, cogió una botella de whisky que un grupo de jóvenes había dejado en una zona de 'botellón'

Un hombre de nacionalidad marroquí de 30 años (J. E. R.) murió en la madrugada de ayer en Almería después de beber de una botella de whisky que contenía algún producto tóxico, probablemente pesticida. El envase había sido dejado momentos antes por un grupo de jóvenes en la zona de Las Cuatro Calles, donde hacían botellón. Otras seis personas están ingresadas en el centro hospitalario de Torrecárdenas, cuatro de ellas en la Unidad de Cuidados Intensivos.

El Cuerpo Nacional de Policía en Almería se ha hecho cargo de las investigaciones y se está a la espera de conocer el resultado de la autopsia, así como de los análisis que se le están efectuando al cuerpo del fallecido para determinar con exactitud la naturaleza y la procedencia de la sustancia que causó su muerte.

A las 02:25 de la madrugada se dio el aviso de que en la calle Trajano varios jóvenes se encontraban en el suelo, al parecer debido a una intoxicación etílica. Al lugar se desplazaron una patrulla de la Policía Local, una ambulancia y una dotación del Cuerpo Nacional de Policía, que acordonaron la zona y asistieron a las cinco personas. Ante la gravedad de las lesiones de los jóvenes se requirió una ambulancia medicalizada y la colaboración de más dotaciones policiales, debido la gran afluencia de gente en el lugar de los hechos.

Los primeros reconocimientos médicos en seguida demostraron que no se trataba de un coma etílico. Un joven, compañero de los que afectados, dijo a los agentes que habían comenzado a sentirse indispuestos nada más ingerir el líquido de la botella con el logotipo de una conocida marca de whisky, mezclándolo con algunos refrescos.

Los cinco jóvenes, con edades comprendidas entre los 22 y 23 años y domicilio en el municipio de El Ejido, y un quinto de origen magrebí, fueron trasladados al hospital Torrecárdenas, donde quedaron ingresados, al menos cuatro de ellos, en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Pero lo peor estaba por llegar. Una vez que se hubieron marchado las ambulancias, los agentes fueron avisados de que dos personas más se encontraban en las inmediaciones con síntomas muy parecidos a los de los jóvenes afectados. Era mucho más grave: dos hombres se encontraban inconscientes y arrojando espuma por la boca.

Los sanitarios no pudieron hacer nada por uno de ellos. J. E. R., de 30 años, murió en la calle. Al igual que su compañero, también de nacionalidad marroquí, había ingerido de la misma botella de whisky. La víctima mortal residía en la barriada San Isidro de Níjar, mientras que el otro afectado, de 37 años, vivía en la localidad granadie de Albolote. También fue trasladado al hospital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios