siniestros forestales | varios focos en huelva

El incendio de Almonaster ya es el peor del año en toda la región

  • Las llamas cercan 9.000 hectáreas y avanzan sin control por el viento, con dos focos "preocupantes" en las inmediaciones de Valverde del Camino y Zalamea

El incendio declarado el pasado jueves en el paraje de Olivargas, en Almonaster la Real, sigue devorando la vegetación de la Sierra y la Cuenca Minera onubense. Su perímetro rebasa a estas alturas las 9.000 hectáreas, pero es "muy irregular y dentro del mismo hay zonas que no han resultado quemadas", precisaron ayer desde el Infoca en la estimación preliminar.

Lo que seguro es una realidad es que es el "peor incendio del año en Andalucía", como aseguran desde el Servicio de Extinción de Incendios Forestales de Andalucía. Queda lejos todavía de la tragedia del incendio de Riotinto, que arrasó 34.291 hectáreas de monte de Huelva y Sevilla en 2004. Pero se acerca -y lo hace en tiempo récord- al desastroso resultado del incendio que acabó con 10.300 hectáreas de Doñana a finales de junio de 2017. Aquel duró 11 jornadas.

El fuego originado en Almonaster, es "un gran incendio con muchos pequeños incendios dentro", según el Infoca. Y preocupan especialmente los dos focos más violentos, los del frente sur, que acechan a los municipios de Valverde del Camino y Zalamea la Real y obligó ayer (de nuevo) al desalojo preventivo de miles de vecinos en la zona.

El viento está siendo clave en esta lucha sin cuartel por doblegar el fuego, en la que ayer participaron 355 efectivos del Infoca, la Unidad Militar de Emergencias (UME) y el Consorcio Provincial de Bomberos. No hay quien dome a las llamas con semejantes rachas, cambiantes de dirección y que ayer llegaron a rebasar los 50 kilómetros por hora. "Tumba las columnas de humo y vuelve a prender áreas donde ya el fuego estaba apagado", apuntaba el Infoca.

Los medios aéreos se retiraron a las 20:30. La previsión era que el viento aminorara su fuerza a esas horas de la tarde, y la consejera de Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, manifestaba a la prensa que "los vehículos pesados y los hombres en tierra hacen una labor magnífica, cuando la humedad está ahí apoyan y dan posibilidades increíbles. Vamos a confiar en ellos y vamos a dejar que trabajen".

Es por ello que la representante de la Junta pidió "tranquilidad y un poco de paciencia, estamos en las mejores manos, son profesionales magníficos, estamos trabajando de forma coordinada todas las administraciones y estamos haciendo mucho por este incendio con un perímetro muy grande y con una dificultad que han visto".

La consejera detalló que en la madrugada del sábado "se juntaron el viento de sur con el del norte, el cálido con el frío, y fue un momento muy complicado, tuvimos que actuar rápido".

No obstante, "se están tomando decisiones cada minuto en el puesto de mando avanzado, donde no se para de realojar equipos donde están apareciendo nuevos focos. Confíen que las mejores decisiones son las que se están tomando".

La delegada del Gobierno central en la región, Sandra García, expuso por su parte a mediodía de ayer que "al subir el incendio a nivel 2 se pidió por parte de la Junta de Andalucía la incorporación de la UME y fue automático, era urgente porque estaba afectando a bienes y sobre todo a personas".

Preguntada sobre las causas del siniestro, concretó que es el Seprona de la Guardia Civil quien lleva las riendas de la investigación y que de su resultado todavía "no podemos decir nada, pido discreción y mucha prudencia en ese sentido, y cuando tengamos ya las cosas mejor argumentadas y con datos más concisos, entonces se darán".

En paralelo, trasladó un mensaje de "tranquilidad a la población, y de paciencia y de confiar en la propia dirección de la extinción del incendio. Aquí no se va a poner en peligro a nadie y cuando se pide un desalojo, que hay algunas personas que son reticentes porque es su vida, su casa y sus animales, por encima de todo está la vida de las personas y cuando se pide un desalojo es fundamental".

En esta línea, García agradeció la labor de la Guardia Civil a la hora de "informar a la gente, de concienciarla, de convencerla incluso para poder hacer esa evacuación. Y también a todos los alcaldes, porque están actuando muy bien".

Tanto Crespo como García destacaron la coordinación mantenida por las distintas administraciones para atajar un siniestro "que nos gustaría tener estabilizado, pero no podemos decir que sea así" por el momento.

Ambas pusieron de relieve la profesionalidad de los efectivos desplegados en la zona perjudicada. "Tenemos profesionales como la copa de un pino tanto en el Infoca, como en la UME como en el Consorcio Provincial de Bomberos, los alcaldes que están colaborando muchísimo, también la Administración del Estado y la autonómica, todo el mundo de todos los dispositivos del 112, de Protección Civil", concluyeron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios