Andalucía

Una pica morada en Cortes

  • El Consejo Ciudadano de Podemos Andalucía avala a Maribel Mora y Antonio Manuel Rodríguez en sus primarias para elegir al primer senador del partido

Comentarios 2

Hace poco más de un año, Podemos era un partido casi televisivo liderado por un profesor a quien sus contrincantes en las tertulias catódicas llamaban el coletas. Varias convocatorias electorales después el CIS coloca a los chicos de Pablo Iglesias en una pugna con los dos partidos hegemónicos del sistema. El cacareado "año del cambio" alcanza su ecuador con Podemos como bisagra en varios gobiernos autonómicos y con un papel protagonista en las candidaturas ciudadanas, que han permitido a la izquierda recuperar ayuntamientos como el de Madrid.

A pesar de su éxito, Iglesias y sus compañeros sólo se han acercado a la Carrera de San Jerónimo para acudir a la tribuna de invitados del Congreso de los Diputados y el Senado sigue siendo terreno vedado para ellos. Esta situación está a punto de cambiar y será posible gracias a los 590.011 votos que recibió la candidatura liderada por Teresa Rodríguez en las elecciones andaluzas del 22 de marzo. Los 15 parlamentarios conseguidos permiten a Podemos elegir a uno de los nueve senadores que pueden acudir a la Cámara Alta por designación autonómica. Como es ya casi tradición en la formación morada, el puesto lo ocupará el ganador de unas primarias abiertas que se celebrarán entre hoy y mañana y a las que se han presentado 37 candidatos, sobre los que destacan las dos figuras avaladas por el Consejo Ciudadano de Podemos Andalucía: el profesor cordobés Antonio Manuel Rodríguez Ramos y la abogada onubense Maribel Mora.

Ambos se presentan como independientes, pero los dos tienen pasado político de una forma u otra. Rodríguez Ramos (Almodóvar del Río, 1968) se presentó en la lista del Partido Andalucista en Córdoba para las elecciones generales de 2011 y vuelve a la actividad con el objetivo de ser la voz que "deje claro el papel de Andalucía en esta segunda transición".

Además de ser profesor de Derecho Civil de la Universidad de Córdoba, donde forma parte del Laboratorio Jurídico sobre Desahucios, Rodríguez Ramos se ha erigido como uno de los grandes defensores del carácter público de la Mezquita de Córdoba. Sin embargo. el componente andalucista continúa presente en sus reivindicaciones, pues considera que la región debe retomar el papel principal que tuvo en la configuración del modelo autonómico en los primeros años de la democracia. Y en su opinión, Podemos es el partido político que luchará por conseguir esta meta, ya que son "herederos del espíritu del 4 de diciembre del 77, actualizado con el movimiento del 15M".

Para cumplir con el objetivo que se propone, Rodríguez Ramos considera que el Senado "debe ser la Cámara autonómica del Estado o dejar de ser". Su rival coincide plenamente en la necesidad de reformar la institución de la que pretende formar parte y que asegura conocer bien. "Llevo veinte años trabajando por los derechos humanos y he presentado propuestas en el Parlamento andaluz, en el Congreso y también en el Senado", apunta Mora, que dice ser consciente de la limitación de competencias que tiene la Cámara Alta.

Doctora en Derecho Penal y Procesal, Maribel Mora (Huelva, 1971) procede de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, "una entidad neutral" que hace incompatible la militancia de esta abogada en cualquier formación. Su objetivo es "defender los derechos de los más excluidos", para lo que quiere valerse de los mecanismos que le proporcionaría su condición de senadora, como un mayor acceso a información de interés para los ciuadanos.

El resultado de las votaciones se sabrá el domingo y será al día siguiente cuando el grupo parlamentario de Podemos anuncie el nombre del primer representante de su partido en Cortes. Sin embargo, hay que tener en cuenta que tanto Mora como Rodríguez Ramos pueden resultar vencedores de las primarias y quedarse sin el puesto, ya que el grupo de senadores andaluces seleccionados por designación autonómica debe ser paritario, es decir, el género del senador de Podemos depende de los políticos que elijan PP y PSOE para ocupar sus sillas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios