Coronavirus

Los test rápidos de antígenos comienzan a aplicarse en las residencias de mayores de Andalucía

El consejero Jesús Aguirre, esta mañana, en la puerta de una residencia. El consejero Jesús Aguirre, esta mañana, en la puerta de una residencia.

El consejero Jesús Aguirre, esta mañana, en la puerta de una residencia. / R. S.

La Consejería de Salud y Familias ha comenzado a aplicar los test rápidos de antígenos en residencias de mayores y discapacidad de toda Andalucía.

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha anunciado esta nueva medida “que constituirá una herramienta fundamental para contener la propagación del virus gracias a su alto nivel de efectividad y rapidez ya que permite detectar una proteína del virus en el momento actual y sus resultados se obtienen en tan solo 15 minutos”. 

Acompañado del director general de Cuidados Sociosanitarios, José Repiso, el consejero ha destacado que “la vocación de la Consejería es seguir priorizando las residencias de mayores y discapacitados como espacio de vulnerabilidad”.

El consejero ha añadido que “este tipo de pruebas permitirá un cribado sistemático en la población que se está demostrando más frágil frente al virus".

Se realizarán test sistemáticos a los trabajadores de cada centro que no hayan pasado la infección por Covid-19 en los 6 meses previos; en el caso de existir algún positivo se realizará el test a la totalidad de residentes.

También se realizará un cribado aleatorio de residentes de cada centro que no hayan pasado la enfermedad los últimos 6 meses. Asimismo, se realizarán los test a los ingresos y retorno de usuarios y trabajadores 48 horas previas a su entrada. 

¿Qué son los test rápidos de antígenos?

Los test rápidos de antígenos permiten la sustitución de pruebas PCR por su similar garantía en la determinación diagnóstica del COVID-19. La muestra se obtiene a través de un hisopo introducido por la nariz con la ventaja de que no requiere instrumentos de lectura, por lo que se puede realizar fuera del laboratorio. Andalucía cuenta con un estocaje de un millón de unidades.

Además de la rapidez y la fiabilidad, el test de antígenos informa de si el paciente ha estado infectado con el virus que causa la COVID-19, incluso si una persona sólo ha experimentado síntomas leves o no ha tenido ningún síntoma, algo que se antoja vital a medida que se expande la segunda ola del coronavirus.

El test de anticuerpos de Abbott tiene una especificidad del 99.63% y una sensibilidad del 100% a la hora de detectar anticuerpos transcurridos 14 días o más desde la aparición de los síntomas. Esto significa que 14 días después de la aparición de los síntomas, el test identificará a un individuo que haya desarrollado anticuerpos frente al virus de la COVID-19 (SARS-CoV-2) el 100% de las veces.

La especificidad del test de Abbott indica que los anticuerpos que detecta son anticuerpos frente al virus de la COVID-19 en un 99.63% de las veces. Es decir, si una persona se realiza un test de anticuerpos frente a la COVID-19 de Abbott y los detecta, hay una gran certeza de que esos anticuerpos son frente al virus de la COVID-19 y no frente a otros virus a los que hayan estado expuestos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios