GEORGIA O'KEEFFE | MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA O'Keeffe más allá de las colinas

  • El Museo Thyssen reivindica a la artista de culto estadounidense con una mirada que indaga en su actitud nómada y revela a una pintora para la que el viaje es parte esencial del proceso creativo

'Paisaje de Black Mesa,' Nuevo México, 1930. Georgia O'Keeffe Museum

'Paisaje de Black Mesa,' Nuevo México, 1930. Georgia O'Keeffe Museum / Georgia O'Keeffe Museum, VEGAP, Madrid, 2021

Artista fundacional del modernismo estadounidense, Georgia O'Keeffe (Sun Prairie, 1887-Santa Fe, 1986) viajó por primera vez a España en 1953 y, además de admirar las cuevas de Altamira y las obras de Goya en el Museo del Prado, tuvo tiempo de visitar Sevilla en Semana Santa e ir a los toros, donde le fascinó el arte de Manolo Vázquez. Era tan meticulosa que guardó sus pasajes, billetes y recuerdos de aquel periplo, entre ellos numerosas postales de matadores con el traje de luces haciendo desplantes. El interés por la tauromaquia y por el enfrentamiento entre el hombre y el animal atrajo a todas las vanguardias de su época y la estadounidense, a la que el Museo Thyssen-Bornemisza descubre en toda su complejidad hasta el 8 de agosto con una reunión excepcional de 90 obras que cubren todas sus etapas creativas, no fue una excepción. A O'Keeffe le interesaban las expresiones culturales ligadas a lo ancestral, a la tierra; la naturaleza salvaje y las pasiones más puras. En 1954, animada por las corridas, regresó a España, y esas dos visitas desencadenaron numerosos viajes internacionales que inspirarían sus últimas obras.

'Georgia O'Keeffe', 1920-22, retratada por Alfred Stieglitz. 'Georgia O'Keeffe', 1920-22, retratada por Alfred Stieglitz.

'Georgia O'Keeffe', 1920-22, retratada por Alfred Stieglitz. / Georgia O'Keeffe Museum, VEGAP, Madrid, 2021

La comisaria Marta Ruiz del Árbol, conservadora de Pintura Moderna del Thyssen, viajó a Santa Fe, en Nuevo México, para armar este ambicioso proyecto -con el que la pinacoteca soñaba desde hacía dos décadas- y encontró todos aquellos recuerdos viajeros y postales preservados del tiempo en el museo que gestiona el legado de la artista. Ante aquella naturaleza dura y árida que O'Keeffe convirtió en su hogar definitivo a partir de 1949, tras enviudar de su marido y promotor Joseph Stieglitz, Ruiz del Árbol halló la rendija por la que mirar a la artista para presentarla a solas, sin la sombra del que fuera su mentor ni del resto de fotógrafos que, como Paul Strand o Ansel Adams, la convirtieron en uno de los iconos más poderosos de Estados Unidos. "Su gran amiga Anita Pollitzer, que publicó la correspondencia que mantuvieron, decía que O'Keeffe se había sentido muy bien en su casa pero siempre se preguntó qué había al otro lado de la colina. Y esa metáfora guía esta exposición: su deseo de explorar nuevos territorios, ya fuera caminando por los sitios donde vivía -a la manera de Thoreau y los trascendentalistas- o viajando al otro lado del mundo", detalla la comisaria.

El Thyssen-Bornemisza tiene la mayor colección de obras de O'Keeffe fuera de Estados Unidos

"Hay algo inexplicable en la naturaleza que me hace sentir que el mundo es mucho más grande que mi capacidad de comprenderlo", escribió O'Keeffe, que aspiraba "a intentar entenderlo tratando de plasmarlo". El reflejo que todos esos viajes tienen en su arte, los temas que propician e inspiran, es lo que hace tan especial esta muestra respecto a las anteriores -la ambiciosa que la Tate Modern le dedicó en 2016, rodeándola de fotógrafos como Stieglitz, 23 años mayor que ella y que la retrató 300 veces; o la primera presentación en España de su obra, a cargo de la Juan March-, y otro mérito no menor es descubrir el proceso creativo de Georgia y su técnica introduciendo al espectador en los secretos de su estudio, que se recrea en la última sala, incluido el alféizar de la inmensa ventana que ella abrió en el muro de su casa de Abiquiú y donde reposaban las hojas, piedras y calaveras blanqueadas por el sol que recogía en sus paseos y plasmaba en sus cuadros; lienzos donde siempre invitaba a mirar más allá, usando incluso el cráneo o la pelvis de una vaca para obligar a contemplar a través de los huesos la línea del horizonte.

'Pueblo de Taos', 1929-1934. 'Pueblo de Taos', 1929-1934.

'Pueblo de Taos', 1929-1934. / Georgia O'Keeffe Museum, VEGAP, Madrid, 2021

"Era una mujer muy reservada y no le gustaba que la vieran trabajar, por eso los estudios técnicos que hemos realizado de los cinco cuadros que posee el Thyssen revelan cómo pintaba, lo meticulosa que era, y que cuando se lanza sobre el lienzo es decidida y sabe de antemano todo lo que va a hacer", explica Ruiz del Árbol, que admira su habilidad para definir las texturas y lograr esas transiciones de color "tan suaves, casi imperceptibles".

La muestra revela también su técnica y recrea su estudio de Nuevo México

Ese resultado tan armonioso que parece logrado sin esfuerzo obedece a un dibujo meticuloso, al trabajo previo y a la técnica wet -into-dry: aplica un color, lo deja secar, usa la paleta de cristal para modificar ahí ligeramente el color y cuando el primero está seco aplica ese segundo tan sutil, como un degradado. No mezcla nunca el pincel en el lienzo, lo hace en la paleta para que los colores sean limpios y hasta usa un pincel distinto para cada tono.

'Estramonio. Flor blanca nº 1', 1932. 'Estramonio. Flor blanca nº 1', 1932.

'Estramonio. Flor blanca nº 1', 1932. / Georgia O'Keeffe Museum, VEGAP, Madrid, 2021

O'Keeffe sigue siendo la pintora más cotizada del mundo desde que en 2014 su Flor blanca. Estramonio nº1 se rematara en 44 millones de dólares en subasta, y el Museo Nacional Thyssen Bornemisza es la pinacoteca con más obra suya fuera de EEUU (cinco en total de distintas épocas y géneros, alrededor de las cuales pivota este proyecto que llegará luego al Pompidou y la Fundación Beyeler). 35 colecciones  han apoyado esta muestra, extraordinaria como su catálogo y aplazada un año por la pandemia, que el fin del estado de alarma permitirá que sea apreciada como se merece: es una reunión irrepetible y no hubiera sido posible sin la generosidad del Georgia O'Keeffe Museum de Santa Fe, que ha prestado 37 piezas.

Monumentalizó las flores y las pintó "como inmensos edificios" para obligar a mirarlas

La exposición tiene un eje cronológico que en algunas salas se vuelve temático para mostrar su evolución en un género, como ocurre con el ala central dedicada a esas flores que ella monumentaliza para obligar al espectador a contemplarlas, "pintándolas como si fueran grandes edificios", decía. O'Keeffe quiere que no nos pase desapercibida la belleza cotidiana, la de los pequeños motivos -calas, amapolas, lirios- que convierte en gigantes cambiando la escala y asumiendo técnicas fotográficas.

'Calle de Nueva York con luna', 1925. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en Museo Thyssen-Bornemisza. 'Calle de Nueva York con luna', 1925. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en Museo Thyssen-Bornemisza.

'Calle de Nueva York con luna', 1925. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en Museo Thyssen-Bornemisza. / Georgia O'Keeffe Museum, VEGAP, Madrid, 2021

La muestra viaja así por los lugares fundamentales para esta pintora de alma nómada nacida en una granja de Wisconsin que siempre fue fiel a la llamada de la naturaleza, pese al impacto que su obra abstracta y su personalidad tuvieron en el Nueva York de los años 20 y 30, que inspiraron algunas vistas urbanas que aquí se pueden admirar casi como una anécdota entre sus espléndidos paisajes, desde el lago George donde veraneaba con la familia Stieglitz a los desiertos que descubrió en 1929 y convirtió en su último hogar.

'Puerta negra con rojo', 1954. 'Puerta negra con rojo', 1954.

'Puerta negra con rojo', 1954. / Georgia O'Keeffe Museum, VEGAP, Madrid, 2021

Ruiz del Árbol arranca su relato con los primeros dibujos abstractos en carboncillo sobre papel (1915) de una joven entonces desconocida -aunque de formación académica e instruida por su maestro Arthur Wesley Dow en el japonesismo, la sinestesia de Kandinsky y el paisajismo- y que irrumpirá como una sacerdotisa en los círculos modernistas cuando Stieglitz, a través de su galería 291 -que introdujo las vanguardias y a Picasso-, la encumbre como una pionera autóctona de la no figuración.

Su lenguaje pictórico osciló siempre entre figuración y abstracción, sin encuadrarse nunca, porque fueron los aspectos formales los que realmente le interesaban para plasmar su visión del mundo. En los años 20 reside en Nueva York pero el protagonismo de la naturaleza regresa con fuerza hacia 1929 cuando O'Keeffe descubre Nuevo México y se lanza a conquistar su peculiar Oeste americano. Este remoto estado será primero el tema de sus visitas culturales hasta que, en 1949, ya viuda, se establece allí definitivamente. Durante dos décadas había vivido la mitad del año con su marido y los seis meses restantes, sola en el desierto.

'Carretera en invierno, I', 1963. National Gallery of Art, Washington. 'Carretera en invierno, I', 1963. National Gallery of Art, Washington.

'Carretera en invierno, I', 1963. National Gallery of Art, Washington. / Georgia O'Keeffe Museum, VEGAP, Madrid, 2021

La naturaleza sublime americana, el reflejo de lo auténtico, explican las grandes composiciones de O'Keeffe, que se recrea en las formas y los colores con total desinhibición, una actitud que es más audaz en su obra final: por un lado, en las vistas aéreas que toma desde la ventanilla de los aviones a los que se sube tras cumplir 62 años -abstracciones que captan los cauces de ríos serpenteantes- y en las recreaciones del patio de su casa de Abiquiú. La artista global y la local, frente a frente en el Thyssen.

O'Keeffe procuró componer buscando la armonía a través de las sombras y el color, persiguiendo eso tan difícil llamado equilibrio. "Es indudable que es una gran artista -más allá de su género y su nacionalidad- pero cuando descubres su vida todavía te gusta más lo que ves. Esa personalidad libre y consecuente, que se alejó de lo que no le gustaba y se deshizo de las convenciones artísticas y sociales, comunica mucho con nosotros", subraya la comisaria de esta oportunidad única de conocer a una pionera en su tiempo que, aún hoy, nos sigue fascinando. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios