cómics

¡¡¡Por Crom!!!

  • Las primeras aventuras llevadas al cómic del cimmerio más famoso de todos los tiempos regresa en su edición definitiva de la mano de Panini

Detalle de la portada del volumen. Detalle de la portada del volumen.

Detalle de la portada del volumen.

Si tuviera que hacer una lista de los diez personajes de ficción más famosos de la literatura de género, estoy seguro de que Conan, la creación del escritor norteamericano Robert E. Howard, estaría entre los primeros puestos. Curiosamente, su popularidad no le viene dada precisamente por el puñado de relatos que surgieron de la imaginación de su padre literario, sino, sobre todo, por dos razones: la primera, su versión fílmica, dirigida por el siempre incomprendido John Milius y con un, por aquel entonces, desconocido protagonista de origen austriaco, el Sr. Schwartzenegger, que encarnó a la perfección (en la mejor versión aún no superada) a este bárbaro bruto como ninguno, pendenciero, imparable con la espada que, cabalgando sobre las notas del compositor Basil Polidouris, convirtió a esa película en un clásico indiscutible.

La otra razón, claro está, son los tebeos. Estoy seguro de que casi ninguno de nosotros conocería al bárbaro si no fuera por su traslación a las viñetas. Y toca regocijarse, ya que en esa encomiable labor recopilatoria que está ejerciendo la editorial Panini, debemos agradecer que acabe de publicar en un nuevo sello bautizado como Marvel Omnibus, aquella primera tanda de historias protagonizadas por Conan.

Realmente, este descomunal tomo, cuyo volumen y peso desafiará a las muñecas más fornidas, es una auténtica joya editorial. Constatación de este hecho está tan solo al principio, con un prólogo único, en el que uno de los editores y guionistas más clásicos de la Casa de las Ideas, Roy Thomas, nos va a narrar, en primera persona, como muchas veces las cosas ocurren por simple casualidad. Concretamente, el hecho de comprar un librito de segunda mano en el que pudo conocer las primeras peripecias del personaje. Aunque tal vez nunca se hubiera fijado en éste volumen si no fuera por la espectacular portada que le daba rostro y cuerpo a su protagonista, que venía firmada por Frank Frazetta.

Este hecho, unido a la voluntad de querer publicar cómics que se salieran de la onda superheroica, fueron determinantes a la hora de que Thomas se pusiera en acción, y con el beneplácito de Martin Goodman y, sobre todo, Stan Lee, empezara a pergueñar lo que sería una colección protagonizada por Conan, a cuyo nombre, claro está, acompañaría el apelativo El Bárbaro…

Ahora tan solo quedaba elegir al artista que llevaría a las viñetas estas historias. Cosa fácil en una editorial poblada de grandes talentos, ¿verdad? Pues más bien no, ya que en aquellos ya lejanos años 70, Marvel tenía en nómina a grandes ilustradores, pero a la vez todos y cada uno de ellos trabajaban ya en colecciones que contaban con el favor de los lectores, por lo que la ruleta de la fortuna se inclinó hacia un joven dibujante de origen británico que, aunque ya había realizado algunos trabajos para la editorial, no terminaba de despegar en su carrera.

Su nombre era Barry Smith, y la elección no pudo ser más acertada, ya que su estilo de dibujo, aunque aún cargaba con una fuerte influencia de Jack Kirby en algunas poses y expresiones, fue evolucionando hacia otros terrenos, convirtiéndose en único y maravilloso.

Resulta muy estimulante comprobar, desde la primera página del número 1 de Conan El Bárbaro como el estilo de Smith se va a adaptando a la colección, como ya dio muestra de su talento en otra cabecera titulada Chamber of Darkness, donde tuvo al experiencia de dibujar a un bárbaro llamado Starr, que curiosamente compartiría el casco con dos cuernos que Conan portaría sobre su cabeza durante muchas aventuras posteriores. Sus viñetas y forma de narrar gráficamente fue regalándonos, número a número, momentos inolvidables, hasta desembocar en las auténticas maravillas del noveno arte (no las puedo considerar de otra manera) con las que se remata este tomo, y que fueron publicadas en blanco y negro, demostrando que a Barry Smith no le hacía falta ningún aditamento para ser lo que es, uno de los mejores dibujantes de cómics de todos los tiempos.

Así fueron publicadas en la revista Savage Tales, una adaptación del relato de Howard titulado La hija del Gigante de Hielo, y El habitante de la oscuridad, ambas guionizadas por Roy Thomas.

Y por si todo lo expuesto anteriormente no fuera razón suficiente para apreciar esta joya de volumen recopilatorio, comentar que las ausencias de Smith en la colección fueron cubiertas por otros dos grandes, grandísimos autores, Gil Kane y John Buscema (que tanto tendría que ver con el personaje). Con estilos totalmente diferentes al de Smith, supieron darle cuerpo y cara a este bárbaro, mercenario, ladrón, al que vamos a acompañar durate ¡26 números! en su aventuras a lo largo y ancho de la Edad Hyboria, a través de diferentes ciudades en las que Conan se mediará con forzudos oponentes, siempre con un objetivo relacionado con el latrocinio en mente. Conocerá a curvilíneas mujeres, y será traicionado por mucha de ellas. Sin embargo, una lo dejará especialmente marcado, la heroína de pelo rojizo a la que todos aclaman por su nombre, Red Sonja.

Y esto no será todo a lo largo de su periplo, ya que taimados hechiceros se opondrán a su afilada espada, mientras impías monstruosidades surgirán de los oscuros rincones de la imaginación de sus autores para hacerle la vida imposible al protagonista.

El contenido de este tomo es una oportunidad única para revivir las clásicas aventuras de este personaje, restauradas, con sus colores originales, y que concluye con una serie de extras de primerísima calidad (páginas de guion, innumerables textos de Roy Thomas, etc…)

Parafraseando a Conan, ¿Qué estáis esperando para haceros con él, por Crom?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios