FERIA Toros en Sevilla en directo | Cayetano, Emilio de Justo y Ginés Marín en la Maestranza

Comunicación

De lo convencional a lo digital

  • Las cuentas de RTVE siguen sin estar claras, ya que su presidente admitió que acumulará un déficit de 66 millones en 2010

Francisco Andrés Gallardo

Cerca de 6,2 millones de andaluces, vecinos de 462 municipios, dejaron atrás la televisión de toda la vida, la de recepción analógica, el 10 de marzo de 2010 para entrar en la fase definitiva del llamado encendido digital de la Televisión Digital Terrestre (TDT), una operación que supuso la inversión de 380 millones en centros emisores y antenización de control autonómico.

La transición del apagón analógico se culminó sin grandes estridencias, ya que más del 95 por ciento del público se pertrechó a tiempo de un decodificador y apenas hubo despistados ante las pantallas analógicas en negro. Sí hubo zonas de la provincia de Cádiz y de la Axarquía que tuvieron problemas en la recepción digital durante todos estos meses, sobre todo por interferencias con el espacio marroquí. Ya en mayo de 2009 iniciaron el camino televisivo sin retorno las demarcaciones de la provincia onubense y del norte de las provincias cordobesa, granadina y almeriense; y en el último trimestre de dicho año, el Campo de Gibraltar y el entorno de Almería. La revolución tecnológica en el electrodoméstico más popular arrancó sus emisiones en abierto en octubre de 2005 y la incorporación a los sintonizadores y receptores de TDT se hizo de forma lenta, con acelerón en 2010.

La siguiente fase a la vista es la de la popularización de la alta definición (HD en sus siglas en inglés). Telecinco y Antena 3 entraron en pugna en octubre, sumándose al canal en pruebas de TVE y a la posterior incorporación de La Sexta, con Canal Sur en un canal HD aún en mantillas. La HD terminará de poner en valor a la TDT, tras la fragmentación de la oferta en cerca de cuarenta canales, de los que ocho llegaron en el último trimestre. En 2010 vieron la luz los canales Nitro (de Antena 3), Marca TV, de la concesión de Unedisa, MTV y La 10, ambas de la concesión de Vocento, Boing, de Telecinco, La Sexta 2 y La Sexta 3, y por parte del Grupo Prisa la incorporación de la oferta de pago Canal + 2, que apenas ha tenido calado. Con la confirmación de la compra de Cuatro por Telecinco, a finales de año, llegaba también la desaparición de CNN+, sustituido por Canal Gran Hermano 24 Horas. El canal de noticias desaparecía tras 11 años de emisión por exigencia del nuevo socio de la ‘súper-endeudada’ Prisa, la inversora norteamericana Liberty, para abaratar costes, dejando el control de todas las concesiones en manos de su socia audiovisual, Telecinco. La absorción rubricada en 2009 se hizo efectiva un año después: Cuatro pasaba a ser propiedad de Telecinco y éste junto a Telefónica se incorporaban al accionariado del gigante de Prisa, Digital +.

El organismo de Competencia ponía sólo limitaciones en el control de decisiones a los socios digitales de Prisa. Telecinco se reforzó en 2010 con este protagonismo empresarial, que vino a sumarse a las audiencias, con la emisión del Mundial de fútbol, lo más visto en la historia de la televisión en España, y además logró mejorar sus ingresos respecto a 2009 con la supresión publicitaria en TVE. Los canales de la cadena pública funcionaron sin anuncios todo el año y su montante de 500 millones de euros anuales en publicidad fueron a parar sobre todo a las dos grandes privadas. RTVE se topó con un dictamen desfavorable de la Comisión Europea sobre la ley de financiación, que está a la espera de una resolución definitiva tras las reclamaciones del Gobierno, que entiende que es más una apreciación de forma que de fondo de la legislación. Las empresas de telecomunicación fueron las que demandaron al Ejecutivo por esta ley que les obliga a financiar con un 0,9 por ciento de sus ingresos a los presupuestos de RTVE. Las cuentas, pese a todo, siguen sin estar claras ni cuadran ya que el presidente de la corporación admitió que acumulará un déficit de 66 millones en las cuentas de 2010. La crisis económica vino a complicar el panorama del apagón analógico y tras la reforma de todo el entramado de Prisa y Telecinco, la gran fusión que parece restar sería la de Antena 3 y La Sexta. Los canales temáticos de Antena 3 fueron los primeros en asentarse plenamente en el espectro de la TDT. Neox y Nova además de ser los más veteranos, son los que han arañado más puntos desde la implantación digital.

El más visto de todos los nuevos canales es el infantil y juvenil de TVE, Clan, que ha llegado a superar en audiencia a La 2 (por encima del 3 por ciento de share). Teledeporte y Canal 24 Horas, otras dos marcas veteranas de TVE, completan el abanico de la cadena pública, que se vio obligado a retirar el proyecto de Cultural.es y sus contenidos pasaron al segundo canal. La Siete, dedicada a realities y redifusiones, y Factoría de Ficción, además del mencionado Boing, forman la oferta de Telecinco, que junto a Cuatro y Canal GH supera el 25 por ciento de la audiencia tanto en Andalucía como España. Todos los canales temáticos de la nueva TDT reúnen a su vez ya una cuarta parte de la audiencia. También están en esta batalla, por encima de los 2 puntos, Disney Channel (de la concesión de Vocento), en torno al punto y medio, Intereconomía (socia de Vocento) y peleando por 1 punto de share, Veo 7. La oferta de pago de Gol TV, de Mediapro, socio de La Sexta, añadido al canal de series AXN, va tomando proyección en un mando muy fragmentado y en el que las grandes perjudicadas del apagón analógico fueron las cadenas locales. Entre las que desaparecieron por no contar con licencia de los gobiernos autonómicos, y las que se fueron quedando alejadas de las primeras opciones de los espectadores, las locales pasaron de tener sobre el 3 por ciento de la audiencia en 2009 a ser invisible, con un 0,2% en el nuevo panorama.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios