Consumo

Estos son los aspectos en los que debes fijarte a la hora de comprar una sartén

Las que son de teflón cuentan con la mejor antiadherencia.

Las que son de teflón cuentan con la mejor antiadherencia.

La sartén es uno de los utensilios básicos de nuestra cocina. La utilizaremos prácticamente a diario para preparar nuestros almuerzos y cenas, por lo que es conveniente que las que poseamos sean de buena calidad. Si vamos a adquirir una, por lo tanto, conviene conocer cuáles son los aspectos en los que debemos fijarnos antes de efectuar la compra, para así acertar con nuestra elección.

El material es uno de los elementos más importantes en los que tendremos que prestar atención antes de comprar una sartén, aunque también debe influir en nuestra decisión el peso, el tamaño y otros aspectos aspectos como el diseño de algunas partes del utensilio.

Y es que, como apuntan desde la página web de la Organización de Consumidores y Usuarios, el peso debe estar comprendido entre 0,5 y 1 kilogramo. El borde, por su parte, tendría que ser algo redondeando, para que así sea más cómodo verter los alimentos a los platos. 

El mango es uno de los aspectos más importantes. Tiene que ser cómodo y estar correctamente unido al resto de la sartén. Otro elemento del que debe disponer es de un pequeño tope para 'acomodar' nuestro pulgar cuando lo cojamos, sin riesgo de que este se queme. 

Las paredes y la base de la sartén no deben ser endebles, pues en el caso de lo que sean es probable que, debido al uso, se deformen. En cuanto al tamaño del utensilio, dependerá de nuestras necesidades.

Pros y contras de los diferentes materiales

El material de la sartén es un aspecto clave del utensilio y, seguramente, el que debamos analizar por más tiempo. Es importante conocer los pros y los contras de cada uno, para saber qué es lo que se adapta más a nuestros gustos y necesidades.

Las sartenes de teflón, como apuntan desde la OCU, son antiadherentes, propiedad que también presenta las que son de cerámica, aunque suelen perder esta cualidad antes. Las de acero inoxidable no cuentan con esta facultad, por lo que es más 'complicado' cocinar con ellas, sin embargo, son muy sencillas de limpiar.

Las de aluminio, como puede leerse en El País, son económicas y ligeras, aunque no se calientan tanto como las de hierro fundido, que, como punto negativo, presentan un peso demasiado elevado.

Como se puede leer en al web de la Organización de Consumidores y Usuarios, hay algunas sartenes que son aptas para el horno, algo interesante para darle a nuestro plato el toque final en el electrodoméstico. Si es lo que buscamos, señalan, podría ser interesante que acudamos a una de cerámica cuyo mango sea de acero inoxidable o extraíble.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios