Una oda al tiempo | Baile flamenco María Pagés y el ritmo de las vivencias

  • La sevillana ofrece este viernes y sábado en el Teatro de la Maestranza su último trabajo, Giraldillo al mejor espectáculo en la Bienal de 2018

María Pagés y sus ocho bailarines interpretando 'Una oda al tiempo'. María Pagés y sus ocho bailarines interpretando 'Una oda al tiempo'.

María Pagés y sus ocho bailarines interpretando 'Una oda al tiempo'. / David Ruano

María Pagés regresa al Teatro de la Maestranza de su ciudad, Sevilla, para ofrecer este viernes y sábado (20:00) como un regalo navideño uno de sus proyectos más personales y hermosos: Una oda al tiempo, Giraldillo al mejor espectáculo de la pasada Bienal de Flamenco. La bailaora impuso en 2018 su creatividad y enorme talento a la incertidumbre económica para afrontar, con su propia compañía privada, este impresionante ballet que reúne en escena a nueve músicos con un cuerpo de baile de ocho bailarines (cuatro hombres y cuatro mujeres) y que tiene como hilo argumental el paso del tiempo.

El montaje, que cuenta con el patrocinio de la Fundación Cofares, reflexiona sobre la vida de la propia bailaora y también sobre cómo experimentamos la música y asociamos a ella los momentos más intensos de la existencia. Con ese fin los instrumentistas e intérpretes en escena ofrecen una relectura de los paradigmas compositivos de Stravinski, Chaikovski, Vivaldi o Händel.

Con dirección de la propia coreógrafa, que ha vuelto a contar aquí con su fiel aliado el periodista y filólogo marroquí El Arbi El Harti, codirector de la compañía, Una oda al tiempo encadena seguiriyas, tonás y trillas, soleás, bulerías, alboreás, alegrías, vidalitas o peteneras, entre otros palos.

María Pagés, Premio Nacional de Danza en 2002, ha hecho de su carrera nacional y en particular, internacional, un arraigado proyecto de investigación en el flamenco y en la tradición dancística y musical española, una indagación siempre abierta al diálogo con los lenguajes culturales más universales. Para ello ha colaborado con artistas tan influyentes como Mikhail Baryshnikov, Sidi Larbi Cherkaoui, Tamara Rojo, Ángel Corella, Plácido Domingo, José Saramago y Oscar Niemeyer, entre otros.

Tras el estreno en la Bienal de 2018 de Una oda al tiempo, la crítica de danza de Diario de Sevilla Rosalía Gómez destacó que "por debajo del enorme esteticismo que ofrece la propuesta, está la experiencia vivida, el momento de madurez alcanzado. Desde esa madurez es desde la que María Pagés rebusca en el árbol de su memoria para encontrar los pilares que han hecho de ella la artista que es".

Una oda al tiempo es una pieza circular que comienza en una primavera jubilosa representada por el vitalista baile de trilla y se divide en doce escenas, como los meses del año, abarcando distintos estados anímicos y vivencias personales. Con un espectacular vestuario diseñado por la propia Pagés, que se reserva uno de los momentos más plásticos para bailar con su espectacular bata de cola roja, esta obra minimalista y magistralmente iluminada por Dominique You cerrará por todo lo alto el año coreográfico en el Maestranza. Ya quedan muy pocas entradas disponibles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios